Málaga

Los promotores adeudan millones a las comunidades de propietarios

Comentarios 2

La crisis económica también está apretando a las arcas de muchos bloques de pisos de la provincia de Málaga. Ya no sólo es el vecino el que deja de pagar la mensualidad de la comunidad por problemas económicos, sino que las promotoras se están desentendiendo de su obligación ante el stock de viviendas sin vender, según explicó el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla, Marcelo Francisco Cambló Mora. Pese a no poder cuantificar el dinero adeudado, Cambló afirmó que “son muchos millones de euros los que se deben y lo peor de todo es que se prevé que esta deuda no dejará de crecer en los próximos meses”. De esta forma, no sólo los inquilinos están en el punto de mira de  los administradores de fincas, sino también las promotoras, que ante la falta de compradores tuvieron  que hacerse cargo de las viviendas y, por tanto, incluirse en la comunidad de vecinos.

“Ante la no venta de viviendas de un bloque de pisos, la promotora está obligada a pagar la comunidad”, relata el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla. El problema es que en muchas ocasiones no ocurre así y son los inquilinos del resto de viviendas los que tienen que hacer frente al pago.

Una de las zonas más afectadas por el impago de las cuotas es la costa occidental de la provincia. “Lugares como Marbella y Estepona fueron testigos directos del boom inmobiliario, con la construcción de viviendas de lujo. Las piscinas, pistas de padel y demás servicios hacen que la cuota de la comunidad se eleve y sea mucho más alta que la media. Ahora y con las consecuencias de la crisis, estas cuotas se convierten en todo un problema económico para los propietarios”, afirma Cambló.

Muchas de las promotoras que no hacen frente a estos pagos se encuentran en una “delicada situación económica” y otras incluso se encuentran inmersas en concursos de acreedores”, reconoce el presidente del Colegio.

 El perfil de los inquilinos que  no cumplen con su obligación de pagar la cuota de la comunidad suele ser una persona joven, de entre 20 y 30 años, que está desempleada y no considera el pago de esta cuota entre una de sus prioridades económicas, aseveró Cambló.

A este perfil se les une el de aquellos propietarios que se han visto agobiados ante el pago de hipotecas y demás gastos y optan por vender la vivienda. “Muchos de estos vendedores particulares se desentienden de los pagos en el mismo momento en el que cuelgan el cartel de ‘se vende’. La comunidad no vuelve a recibir sus cuotas hasta que la vivienda tiene un nuevo propietario”, puntualizó Cambló. Por su parte, las personas mayores suelen cumplir el pago de las cuotas. “Tienen una idea muy clara de que la comunidad es un gasto que hay que pagar y pese a tener unas pensiones bajas, priorizan este pago”, afirmó el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla.

Por su parte, la gerente de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga, Violeta Aragón, afirmó que desconoce si las promotoras cumplen o no con el pago de las comunidades de propietarios. Asimismo, recalcó que las promotoras están viviendo una situación muy compleja y puntualizó que muchas empresas tienen grandes problemas económicos.

Al final son los inquilinos los que tienen que hacerse cargo de esa deuda de la promotora y de los morosos, incrementando su cuota hasta en mucho casos duplicarla,  aprobando derramas extraordinarias y reduciendo los gastos de las zonas comunes de la urbanización. Esto incluye una merma de servicios como la limpieza, el mantenimiento o el horario de disfrute de instalaciones como las piscinas o pistas deportivas, si las hay.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios