Málaga

La provincia, llena de edificios fantasmas

  • Málaga está salpicada de edificios acabados · En algunos, incluso los últimos ladrillos se pusieron en tiempos de crisis, pero ahora las administraciones no tienen fondos para abrirlos · La cárcel de Archidona y el Hospital de Cártama son los más emblemáticos

Comentarios 3

Lo más difícil y caro de un proyecto no es acabar su edificio, sino llenarlo de contenido, dotarlo de tecnología, costear su personal y mantenerlo en funcionamiento. Con una crisis que va para largo, todas las administraciones tienen alguna iniciativa bloqueada. El resultado es que la geografía malagueña está salpicada de edificios fantasmas que no se abren. Algunas autoridades admiten que no tienen fondos, otras ponen excusas; pero la realidad es que la crisis amenaza proyectos emblemáticos en Málaga. La segunda cárcel y el Hospital del Guadalhorce son, sin duda, los más destacados.

Archidona el municipio que cuenta con una de las mayores edificaciones públicas con un futuro más incierto. La segunda cárcel de la provincia sigue a la espera de convertirse en un refuerzo a la actual prisión de Alhaurín de la Torre. Su presupuesto es de 117 millones de euros, aunque las dudas surgen a la hora de financiar el coste de personal.

Igual que la cárcel de Archidona, también vacío está el Hospital del Guadalhorce. El compromiso de la Junta de Andalucía era abrirlo este año. Con cuatro años de retraso con respecto a la fecha inicial y en plena crisis, finalmente la Administración autonómica ha logrado acabarlo. Pero ahora el Ayuntamiento de Cártama, que según el convenio suscrito en 2005 debía hacer la acometida eléctrica, reconoce que no tiene los 2 millones que cuesta ese servicio. Así que sin suministro eléctrico, la Consejería de Salud no recepciona el inmueble.

La ciudad de Ronda cuenta también con un buen puñado de los llamados edificios fantasmas, aunque algunos de ellos se encuentran en estos momentos en proceso de recibir un destino. El más emblemático de ellos es el llamado Mueble Rondeño, en el que la Junta de Andalucía gastó 1,2 millones para un proyecto que pretendía recuperar el mueble tradicional de la ciudad, aunque nunca llegó a abrir sus puertas. Ahora, con una reforma valorada en unos 400.000 euros, la intención es que se convierta en una escuela de hostelería.

A estos edificios se suman otros dos no menos llamativos. El denominado Centro Neotecnológico está finalizado y con sus puertas cerradas. Tampoco podrá tener este destino por falta de fondos para su equipamiento. Ahora se le busca nuevo destino. Además, también se cuenta con un centro astronómico, que estuvo abierto por un corto espacio, aunque sus problemas de construcción obligaron a cerrarlo, estado en el que permanece en estos momentos.

Mientras tanto, la ciudad del Torcal cuenta con algunos de los edificios fantasmas de mayor porte. Entre ellos se cuenta el inacabado Palacio de Ferias o el terminado Centro de Tecnificación Deportiva, que está cerrado ante la falta de acuerdo entre el Ayuntamiento de Antequera y la Junta de Andalucía para hacer frente a los costes que supone su apertura.

La rehabilitación de la antigua casa de peón caminero para el Museo de las Artes Marineras de Torre de Benagalbón finalizó en junio de 2010 bajo el gobierno de PSIRV-PSOE. Faltaba el equipamiento para el cual el Ceder Axarquía aprobó una subvención económica de 100.000 euros. El nuevo equipo del PP -que decidió rechazarla ya que su uso no tenía un "contenido definido" y sugería alguno que tuviese "más utilidad para los vecinos"- apuesta por una sala de lectura. De momento, permanece cerrada.

Tampoco el consultorio de Torre de Benagalbón abre sus puertas. Las obras finalizaron a finales del pasado año. El edificio fue ejecutado por el Ayuntamiento con cargo al II Plan Zapatero. Está pendiente de la acometida de los suministros por parte de la Junta de Andalucía.

En Vélez, el edificio fantasma por antonomasia es el Parque Tecnoalimentario. Fue inaugurado hace dos años por la entonces consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Clara Aguilera. Se firmó un convenio con la Universidad de Málaga y se han desarrollado en su interior algunas jornadas relacionadas con los subtropicales. De momento, ninguna empresa se ha instalado en el recinto. "Hay problemas de comercialización", reconocen los representante veleños que apuntan a que hay dos empresas interesadas y que instalarán en el parque un vivero de empresas.

En la lista de proyectos paralizados de la provincia está también el Museo de la Piedra de Sant Pitar. Se trata de un complejo arqueológico y monumental ubicado en la antigua cantera de Valle-Niza que lleva cerrado más de cinco años. Incluía un centro de interpretación, que entre otras curiosidades, recogía el material que se utilizó para construir la catedral de Málaga entre 1727 y 1755. La rehabilitación del edificio costó 250.000 euros.

Torrox también tiene su edificio sin uso. Es el Teatro Municipal. Fue inaugurado en marzo del año pasado, sin embargo, todavía no se ha estrenado ninguna obra ni ha habido ningún concierto. Quedaban pendientes algunos informes técnicos relacionados con los suministros y las condiciones de seguridad. La obra tuvo un coste de 7,5 millones de euros de los que la Diputación y la Junta de Andalucía aportó 1 millón cada uno.

Suma y sigue en Mijas. A finales de enero el Ayuntamiento recepcionó las obras de la nueva escuela infantil de La Cala, una instalación que supuso una inversión de 1,4 millones de euros a cargo de los Fondos Estatales de Inversión Local. Sin embargo, y a pesar de los meses transcurridos, el inmueble permanece cerrado, pues no se ha convocado el concurso público para ceder su gestión.

El Consistorio afirmó hace pocos días que está a la espera de lo que decida la Junta de Andalucía en lo que se refiere a las plazas conveniadas para poner en marcha el proceso de licitación. No obstante, la Administración autonómica mostró sus dudas sobre este posible convenio, pues informó de que el Gobierno había suprimido un programa que posibilitaba nuevos conciertos. Por el momento, el Ayuntamiento está a la espera de una confirmación oficial que despeje la situación.

Por ello, la concejal de Educación, Lourdes Burgos, mostró su descontento ante esta posibilidad, pues informó de que si no hay acuerdo para concentrar las plazas habría que explotar el centro de forma privada, por lo que el interés por gestionarlo sería menor. Sea como sea, lo cierto es que el centro educativo mantiene sus puertas cerradas y su futuro es incierto para el próximo curso.

Benalmádena no es una excepción en este largo listado de proyectos que se quedan en el tintero. En el centro de Arroyo de la Miel, justo al lado de la estación de Cercanías, se asienta el nuevo edificio de Servicios Sociales del Ayuntamiento. Las obras del centro terminaron a finales del año pasado, aunque hoy por hoy permanece cerrado a cal y canto. Esta situación se debe, sobre todo, a la necesidad de instalar un transformador que se encargue de dar servicio al inmueble y al parking subterráneo que hay ubicado bajo el centro. Fuentes municipales indicaron que el contrato necesario para esta instalación ya se ha formalizado, por lo que se van a poner en marcha los trámites burocráticos necesarios para que el Área de Bienestar Social se traslade a estas nuevas instalaciones. Se espera que se abra al público próximamente, aunque por ahora no se ha facilitado una fecha. Para construir el edificio se contó con una subvención de 600.000 euros de la Junta de Andalucía, aunque también fue necesario que el Ayuntamiento destinase una partida cercana a los 300.000 euros. El centro dispone de tres plantas, incluido el bajo, y una superficie aproximada de 1.500 metros cuadrados.

En Marbella, la obra más importante paralizada por la crisis es la ampliación del Hospital Costa del Sol, que debería haberse culminado en 2011. El proyecto, presupuestado en 50 millones de euros, acumula 15 meses de demora. La financiación es mixta. Una parte son fondos que aporta la Junta de Andalucía y otra es privada a través de recursos que obtiene la concesionaria por la explotación de algunos de los aparcamientos del centro hospitalario. El problema es que el Ayuntamiento obligó a la adjudicataria a levantar las barreras de parte de los estacionamientos, lo que ha reducido los fondos que la concesionaria logra por esta vía. El recinto ampliado tendrá 34.000 metros cuadrados de superficie y aportará 150 camas en habitaciones individuales. El hospital cuenta en la actualidad con 400 camas. El bloqueo de este proyecto está afectando la atención de los enfermos mentales. En la ampliación va una unidad para enfermos psiquiátricos graves, dispositivo del que carece la costa occidental. El resultado es que esa demora colapsa periódicamente la unidad de agudos del Hospital Clínico que en numerosas ocasiones tiene que colocar a pacientes en los pasillos porque está desbordada.

No es un edificio fantasma, pero sí un proyecto que no termina de arrancar: el tren litoral, cuyo retraso afecta a varios municipios. Últimamente se empieza a dudar también de lo que puede pasar con la ampliación del puerto de La Bajadilla, promovido en su mayor parte por capital privado -del jeque Al-Thani- y en el que participa minoritariamente el Consistorio.

Hay otros proyectos a medio acabar. Es el caso del soterramiento de la A-7 a su paso por San Pedro Alcántara, que se inauguró a finales de junio. Precisamente por problemas de financiación, se abrió al público con varios años de retraso sobre la fecha inicial. Aún así quedan algunas rotondas por abrir completamente al tráfico rodado, como la de Guadalmina, próxima con el límite con el municipio de Estepona. Desde Fomento no dan fecha, pero señalan que "en breve" terminarán las obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios