Málaga

El proyecto de las torres obligará a trasladar el rastro de Martiricos

  • Urbanismo lo llevará frente a su localización actual, en la zona donde se levantarán 200 VPO · La actual ubicación del mercadillo se destinará a una zona verde de "calidad"

Comentarios 3

Uno de los espacios más transitados en las mañanas de los domingos, el rastro de la zona de Martiricos, se cambiará de acera. A ello se van a ver obligados las decenas de comerciantes ambulantes que semana tras semana levantan sus puestos en la explanada situada al borde del río Guadalmedina y en la que en unos años se levantarán dos grandes torres de uso residencial de 30 plantas y una gran zona verde. Esta circunstancia ha hecho que los responsables del equipo de gobierno del PP hayan puesto sobre la mesa el desplazamiento del mercadillo justo a la acera de enfrente, dentro de la pastilla de suelo donde hasta hace apenas unas semanas se concentraban las antiguas naves de Citesa.

El del rastro será uno de los muchos cambios que sufrirá este espacio, localizado entre el estadio de fútbol de La Rosaleda y el Parque de Bomberos, en el que se proyecta una transformación urbanística de gran calado, debido al convenio que en su día suscribió Telefónica y el Ayuntamiento de la ciudad. Objeto del mismo, los antiguos usos industriales dan paso a nuevos equipamientos sociales, deportivos y educativos, oficinas, zonas verdes y unas 200 viviendas de protección oficial (VPO), mientras que la parcela del rastro será ocupada por los dos bloques en altura, con unas 474 viviendas de renta libre, y un gran parque.

Todas ellas son piezas de una actuación que requerirá, según fuentes próximas al proyecto, de una inversión de unos cien millones de euros. A ella tendrán que hacer frente la inmobiliaria Espacio, del Grupo Villar Mir, y Acinipo, de la entidad financiera Unicaja, propietarias en este momento de los terrenos sobre los que se sustentan los diseños elaborados por el estudio Pei Cobb Freed & Partners, junto con el despacho malagueño Dorronsoro Arquitectos.

Desde este último estudio, justificaron la lentitud con la que avanza la intervención en la necesidad de que previamente sea aprobado de forma definitiva el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de la ciudad. "El proyecto va de la mano del Plan General", indicaron.

En relación al destino final del popular rastro, confirmaron que el proyecto arquitectónico "no da una solución" al mismo, dado que se entiende que "no es compatible con una zona verde de calidad", que es justamente la que se contempla en su actual emplazamiento. La visión aportada desde el estudio coincide con lo expuesto por el concejal de Urbanismo a este periódico. Manuel Díaz Guirado admitió que el mercadillo de Martiricos, una vez desarrollada la intervención, no se mantendrá en su actual ubicación, sino que será desplazado "a la acera de enfrente".

No obstante, cualquier movimiento en este sentido no será inmediato. Las fuentes consultadas precisaron que una vez el planeamiento general de la capital sea aprobado, el proyecto de Martiricos deberá someterse a los correspondientes trámites, proceso que se demorará, aproximadamente, un par de años.

100

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios