Málaga

Un restaurante coloca mesas en la puerta del Museo Carmen Thyssen de Málaga

Varias mesas colocadas en la puerta del Museo Carmen Thyssen.

Varias mesas colocadas en la puerta del Museo Carmen Thyssen. / Alberto Sarria (Málaga)

Hasta tres mesas distintas con platos y una cubitera con botella de vino a la entrada del Museo Carmen Thyssen. No es que la entidad cultural haya pedido una nueva licencia de terraza a fin de diversificar el negocio, sino que el restaurante que se encuentra en las proximidades, Canela Fina, las mudó al mismo umbral del Palacio de Villalón este sábado mientras pasaba el traslado del Mutilado. 

En la imagen tomada por un vecino se aprecia la calle despejada y a uno de los camareros del local tomando nota a los comensales de una de las mesas instaladas. El Ayuntamiento de Málaga, en un mensaje en sus cuentas de redes sociales, ha asegurado que se debió "al desplazamiento momentáneo de mesas". Pese a ello, afirman que desde el área de "Vía Pública ha requerido a Policía Local que nunca permita la colocación ahí, ni siquiera momentánea, de mesa alguna". 

Fuentes de la Policía Local confirman que el desplazamiento de las mesas hasta la proximidad del Palacio de Villalón –uno de los mejores ejemplos de la ciudad de la arquitectura doméstica del Renacimiento que data del siglo XVI– fue una decisión unilateral de un agente "que no consultó con los superiores" y aseguran que las mesas estuvieron "unos 15 minutos". Asimismo, destacan que desde este domingo la imagen no podrá volver a repetirse "de ninguna manera" ya que el itinerario está planificado con precisión "y todas las terrazas están notificadas". 

Desde la Asociación de Hosteleros (Mahos), han respondido al mensaje del vecino que compartió la imagen, aseverando que "puede resultar chocante, pero se debe a una indicación de concreta de la Policía Local". Además, añaden que "una foto malintencionada puede hacer mucho daño" y que la hostelería "sigue comprometida con la normativa". 

A Carlos Carrera, presidente de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico de Málaga, le parece "inaceptable que Mahos señale a la persona que ha hecho pública la denuncia y lo califique como malintencionado, muchos vecinos del Centro sufren coacciones cuando denuncian incumplimientos". Matiza Carreta que entiende que la asociación "no puede controlar a todos sus socios o que algunos de los incumplidores posiblemente ni siquiera sean socios". 

Pese a ello, también carga contra el comunicado en redes del Ayuntamiento, "que digan que es momentánea evidencia descoordinación entre Vía Pública y Policía y nace del marco que venden de flexibilidad, entendimiento y diálogo con la hostelería que n es más que una cesión de la ocupación de la vía pública". 

Los traslados enfrentan a cofradías y hosteleros 

En vísperas de la Semana Santa, la capital malagueña vivió el pasado viernes 25 de marzo los primeros traslados y, con ellos, los primeros encontronazos. La Agrupación de Cofradías Semana Santa lamentó "profundamente" las escenas que viven las hermandades y cofradías que, durante sus procesiones, tienen que convivir con mesas de negocios de hostelería que no se retiran ni levantan a su paso.

"Esta imagen proyecta falta de sensibilidad y responsabilidad por parte de algún negocio, generando un ambiente negativo que ensombrece al conjunto de la ciudad y al cofrade en particular", señaló en un comunicado la Agrupación de Cofradía.

Desde la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) manifestaron que el sector malagueño "desconoce, valora y respeta la Semana Santa como una expresión religiosa y cultural de primer orden", pero también apuntaron que se trata de un "acontecimiento económico y turístico básico para el empleo y la generación de riqueza".

Además, la asociación defiende llevar "meses trabajando con las instancias municipales adecuadas (Vía Pública y Seguridad) para garantizar una correcta celebración de la Semana Santa que beneficie a todas las partes implicadas", además de mantener "una relación constante y cordial de colaboración con la Agrupación de Cofradías de Málaga". 

Aseguran que renuncian cada año a buena parte de la ocupación de vía pública que tienen autorizada y pagada en una fecha básica para la facturación de las empresas y afirman que, incluso, "se dan casos de negocios que tienen prohibida la instalación de terrazas en calles por las que no pasan tronos en toda la Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios