Málaga

Los restos arqueológicos del Astoria enfrentan a los socios de gobierno del Ayuntamiento de Málaga

  • La portavoz de Cs y concejala de Cultura cree que es "imposible" ejecutar el auditorio proyectado sin profundizar en la excavación arqueológica

Excavación arqueológica en el solar del Astoria. Excavación arqueológica en el solar del Astoria.

Excavación arqueológica en el solar del Astoria. / Javier Albiñana

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, empieza a quedarse solo en su aspiración de impulsar la construcción de un auditorio con dos plantas bajo tierra en la misma parcela sobre la que se levantaron los antiguos cines Astoria y Victoria. A las exigencias formuladas por los grupos de la oposición, que reclaman de manera clara la continuación de las excavaciones arqueológicas ya realizadas en el solar, se suma el discurso de su socio de gobierno, Ciudadanos, que es igualmente taxativo en esta misma demanda.

Si bien la portavoz del grupo naranja y concejala de Cultura, Noelia Losada, insistió en dejar a los técnicos elaborar los correspondientes informes, también puso sobre la mesa un detalle que puede resultar determinante. Según expresó, la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía señala que un edificio nuevo planta sólo puede ejecutarse hasta donde hayan llegado los sondeos arqueológicos.

De ser así, como mencionó Losada, la apuesta municipal para ocupar el vacío del Astoria solo podría alcanzar los 5,5 metros bajo tierra, al ser el punto alcanzado por los arqueólogos. Una dimensión muy inferior a los 10 o 12 metros que requerirían las dos plantas soterradas del auditorio previsto.

"Es imposible que se haga el auditorio si solo se ha excavado hasta esa cota", vino a decir la integrante del equipo de gobierno, en un discurso que colisiona con los intereses del regidor del PP. "Somos partidarios de ampliar la excavación; esto no lo vamos a volver a encontrar como está ahora, qué más nos dan seis meses más, a lo mejor hay que bajar hasta lo fenicio", apostilló. Y dio a entender que la intervención arqueológica autorizada por la Junta no era para un auditorio, sino para dos plantas bajo tierra.

La afirmación de Losada respecto a la obligación de bajar, según pudo saber este periódico, coincide con la realidad, aunque existen excepciones que tienen que tomarse en consideración a la hora de aplicar esta máxima. Sobre ello, fuentes consultadas apuntaron: "La teoría es así, pero tiene matices, porque puede haber obstáculos que impidan profundizar".

Restos de enterramientos romanos en la parcela del Astoria. Restos de enterramientos romanos en la parcela del Astoria.

Restos de enterramientos romanos en la parcela del Astoria. / Javier Albiñana

Supuestos en los que entraría la existencia de agua, de líneas de alta tensión… "Los arqueólogos de la promotora pueden determinar que a partir de una cota ya hay sustrato que indica que no van a encontrar nada o puede que haya restos más superficiales cuyo valor sea importante y eso impide profundizar más para no poner en peligro lo más superficial", añadieron.

Con todo, el futuro de este espacio dependerá de lo que determine la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, cuyos técnicos, tras recibir el informe de la dirección arqueológica de los trabajos, decidirán qué hacer. Y en este punto otras fuentes confirman la posibilidad cierta de que el Ayuntamiento tenga que retomar la excavación arqueológica.

Una maniobra que obligará a incrementar la inversión destinada a esta fase de la intervención, dada la necesidad de reforzar las medidas de seguridad para evitar movimientos de tierra, pero sobre todo, abrirá un escenario de incertidumbre respecto a la envergadura de lo que se pueda encontrar superado el punto actual del sondeo.

A los 5,5 metros, según los datos dados a conocer por los especialistas el pasado lunes, en el extremo sur han sido localizados enterramientos romanos, que podrían estar junto a una vía de entrada a la ciudad, mientras que en la parte norte hay unas instalaciones supuestamente relacionadas con aceite y vino. Ambos hallazgos pertenecientes a los siglos I y II después de Cristo.

El interrogante es si bajo este nivel seguirán apareciendo restos romanos y, más abajo, incluso fenicios, o será un espacio afectado por la confluencia en este sector de varios arroyos, una duda expuesta el pasado lunes por una de las integrantes del equipo de arqueología, Ana Arancibia. Lo que parece claro es que el asunto del Astoria, fricción de los socios de gobierno incluida, tiene aún más episodios por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios