La trabajadora de una tienda de compraventa de oro de Málaga roba 30.000 euros y simula sufrir un atraco

La sospechosa, que actuó junto a su pareja, anuló el sistema de videovigilancia apelando a un supuesto problema de suministro eléctrico

El Grupo de Atracos de la Policía Nacional ya ha detenidos a los presuntos responsables

Irrumpen en una casa de lujo de El Candado con la dueña dentro: roban 200.000 euros en joyas y relojes

Efectos intervenidos por la Policía Nacional tras resolver el atraco. / Policía Nacional

Trabajaba como dependienta en una tienda de compraventa de oro. Conocía la clave de la caja fuerte y el valor de las joyas colocadas en los expositores. Junto a su pareja, urdió un plan para robarlas y simular un atraco. Fue ella misma la que dio aviso a la Policía Nacional. Los agentes que se desplazaron hasta el comercio, no encontraron ni rastro en las inmediaciones del lugar del presunto responsable. Las pesquisas realizadas permitieron averiguar que la denunciante era la delincuente y que, además, no había actuado sola.

La actuación policial partió de un aviso a la Sala del 091. La trabajadora de un establecimiento de compraventa de oro situado en la capital malagueña alertó sobre un atraco. Varias patrullas acudieron al lugar y se entrevistaron con la empleada, tratando de localizar en las inmediaciones al autor con la descripción que ella misma facilitó. También explicó a los agentes que fue asaltada al realizar el cierre del comercio e introducir un cartel publicitario, asegurando que el ladrón iba encapuchado y esgrimía un arma blanca, solicitándole joyas y la recaudación de la caja fuerte.

El Grupo de Atracos de la Comisaría Provincial de Policía Nacional de Málaga inició así una investigación para tratar de esclarecer el hecho. Los agentes llevaron a cabo a cabo la reconstrucción de los hechos, encontrando las primeras diferencias entre las declaraciones manifestadas por la supuesta víctima.

Anuló el sistema de video vigilancia para no ser grabada

El día del atraco, a mediados del pasado noviembre, la sala donde se ubicaba la caja fuerte estaba a oscuras y el sistema de videovigilancia de la empresa sin red. La trabajadora apeló a un problema de suministro eléctrico, que la dirección del establecimiento desconocía. Este extremo levantó las sospechosas de los investigadores, pues dudaba sobre cómo el presunto delincuente logró sustraer el botín si el lugar se encontraba sin luz.

Durante el desarrollo de las indagaciones policiales, los agentes también tuvieron conocimiento de que, tras los hechos, la que se creía víctima del atraco y su pareja habían adquirido una motocicleta que abonaron en efectivo. De esta manera, los responsables de la investigación llegaron a la determinación de que tanto la empleada como su pareja, que trabajaba temporalmente en el comercio durante la época estival, habrían organizado el asalto, saqueando un total 31.000 euros entre joyas, efectivo y lingotes de oro.

Finalmente, ambos fueros detenidos por su presunta implicación en un delito contra el patrimonio y simulación del delito. Durante el registro efectuado en su domicilio, los agentes, además, recuperaron varias piezas de joyería que formaban parte de los efectos denunciados como sustraídos en el establecimiento de compraventa de oro.

No hay comentarios
Ver los Comentarios

También te puede interesar

Lo último