Málaga

Una madre le rompe el brazo a una profesora del instituto Miraflores

  • La expulsión de clase de la alumna fue el detonante en la agresión El lunes han convocado en la puerta del centro escolar una concentración contra cualquier tipo de violencia

El pasado 3 de octubre una madre esperó a la salida del centro escolar a la profesora de su hija, que cursaba tercero de Secundaria en el IES Miraflores de los Ángeles. Al parecer se produjo una discusión entre la docente y la progenitora que acabó con la agresión de ésta, que le pisó y le retorció la mano hasta el punto de provocarle fracturas en el brazo de las que ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente. Aunque aún se está elaborando el expediente por un instructor del centro, consideran que la expulsión de clase de la alumna fue el detonante. El centro ha convocado una concentración contra la violencia en el ámbito escolar para el próximo lunes a las 19:00.

"Lo más duro fue cuando la profesora trataba de coger su móvil del suelo y la madre le pisó la mano y le retorció el brazo", comentó ayer el catedrático de Filosofía José María Atencia, profesor de Bachillerato del centro e instructor del expediente. Esto ocurrió en presencia de la profesora que acompañaba a la docente supuestamente agredida y de algunos vecinos, "aunque algunos se resisten a colaborar con nosotros", agregó José María Atencia.

Ante lo ocurrido, acudió la Policía y detuvieron a la presunta agresora. Se celebró un juicio rápido aunque no aceptó el acuerdo que proponía el juez y se emplazó para un nuevo proceso judicial que se llevará a cabo en diciembre, según informan desde el instituto. La profesora está de baja médica desde ese día por la gravedad de las lesiones y la familia llegó a un acuerdo con la dirección del centro para matricular a la niña en otro instituto, por lo que tampoco asisten desde entonces a clase en el IES Miraflores de los Ángeles.

"La conducta disruptiva de la alumna cuando fue expulsada del aula empezó en clase y culminó en la calle, probablemente esto motivó la discusión", explicó el instructor del expediente que se entregará a la Delegación de Educación y que no será documento judicial de no ser requerido por el juez que instruye el caso, puesto que se trata de una agresión entre adultos que trasciende a la administración educativa. Este informe recoge testimonios de los testigos presenciales.

"Para la profesora y para el centro ha sido una experiencia terrible, que nunca habíamos tenido", subrayó José María Atencia. También destacó el catedrático de Filosofía que "nunca había vivido nada que se le pareciese a esto, es un instituto totalmente normal, los problemas de disciplina son mínimos", añadió el docente que lleva más de 20 años impartiendo clase en este centro público.

"No suelen ser cosas que merezcan otro tipo de actuación, hay niños disruptivos, está claro, pasan seis horas metidos en un instituto a esas edades y eso les agota, es lógico", indicó Atencia. Pero normalmente los padres "han sido muy comprensivos y tan sólo hemos tenido alguna discusión o discrepancia, lo habitual es la colaboración de las familias", señaló el instructor del expediente que nunca ha conocido casos de violencia entre adultos o agresiones de alumnos a profesores del centro.

El próximo lunes de 19:00 a 20:00 el centro ha convocado una concentración en la rotonda situada en la puerta del instituto -confluencia entre las calles Arroyo de los Ángeles y Nuestra Señora de los Clarines- "para rechazar en los términos más rotundos el recurso a la violencia como medio para solucionar las desavenencias y desacuerdos que de manera natural se producen en la vida", según expresó ayer el director del centro, Jorge Arrabal, en un comunicado invitando a la participación del profesorado de los centros educativos de Málaga, alumnos y padres, así como de vecinos del barrio. También intentarán "mostrar nuestra más absoluta solidaridad con la profesora afectada y desearle un rápido restablecimiento de las lesiones sufridas", señaló Arrabal. Tras la agresión, el centro solicitó inmediatamente a la Subdelegación del Gobierno en Málaga autorización para celebrar la concentración.

Lo que también quiso dejar claro el instructor del expediente es que esta concentración "no es contra la familia, no queremos hacer nada que pueda perjudicar a la familia, sino que se trata de una concentración contra cualquier tipo de violencia en el entorno educativo y también fuera, tolerancia cero ante esto", añadió Atencia. Por el momento, también están poniendo mucho empeño en que la actividad lectiva se siga desarrollando con normalidad. "La dirección ha procurado que esto no influya en alumnos y profesores, todo está en perfecto funcionamiento", subrayó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios