Rubén Manso Olivar | Programa económico de Vox “Nosotros venimos a salvar el Estado del Bienestar, los demás lo abocan a la quiebra”

  • El económico de Vox plantea reducir el gasto público, bajar el IRPF y subir el IVA

  • Su artífice defiende que el Estado no tiene que ser “proveedor” de la sanidad, la educación ni las pensiones

Rubén Manso Olivar, coordinador del programa económico de Vox y número dos por Málaga, ayer en la capital. Rubén Manso Olivar, coordinador del programa económico de Vox y número dos por Málaga, ayer en la capital.

Rubén Manso Olivar, coordinador del programa económico de Vox y número dos por Málaga, ayer en la capital. / Javier Albiñana

–Usted es el artífice del programa económico de Vox, ¿cuáles son sus ejes principales?

–Primero una reducción de impuestos fuerte a la clase media y baja; segundo una reducción del gasto público superfluo en dos ejes, uno de 16.000 millones de reducción en la administración central del Estado y Seguridad Social, y otros 8.000 en las administraciones autonómicas y locales. Y luego lo que queremos potenciar es la renta disponible en favor de las familias y la capacidad de estas de generar ahorro, porque al final creemos que eso, a parte de ser bueno para la economía familiar, les permite generar un patrimonio que es la mejor salvaguarda que tienen para los momentos difíciles. Queremos ir a la responsabilidad individual, es decir, que la gente no esté tan pendiente de que el Estado les saque de esos momentos malos que todos tenemos a lo largo de nuestra vida.

–Ese recorte del gasto público, ¿cómo se consigue?

–Hay muchas duplicidades. Sobran las televisiones y las radios públicas, porque al final se convierten en aparatos de propaganda del que gobierna en cada momento. Eso no quiere decir el cierre, se pueden privatizar. El Estado concede subvenciones a los partidos políticos, que se deben autofinanciar, y a los sindicatos, que se deben financiar con sus afiliados... Y hay todo un gasto en propaganda ideológica, por ejemplo, no sé qué hace Madrid ahora mismo lleno de marquesinas contra la ablación del clítoris... tal vez es mucho más interesante gastar en policía, judicatura y servicios sociales que en anuncios.

–¿Sanidad y educación se deben privatizar?

–En principio, frente a lo que se ha dicho, no nos planteamos ni privatizar la educación ni privatizar la sanidad. Lo que planteamos es darle la posibilidad a las familias de elegir entre educación pública y privada, y entre sanidad pública y privada. Creo que somos los únicos que entendemos el mandato constitucional, que no dice que el Estado tenga que ser el proveedor de determinados servicios básicos, sino que dice que el Estado tiene que asegurar. ¿Qué quiere decir esto de asegurar? Que el que no se pueda pagar la sanidad o la educación, habrá que pagársela, pero lo que no tiene que ser el Estado es el provisor ni el fabricante. El Estado le va a ayudar, pero les va a ayudar a ir a la educación privada y a la sanidad privada si quieren.

–Eso en la sanidad, ¿cómo se materializa?

–Pues lo mismo que tienen los funcionarios, que eligen entre sanidad publica o privada, y el Estado paga a las compañías proveedoras de esa sanidad privada el gasto de esos funcionarios. Lo que queremos es hacerlo extensivo a toda la ciudadanía. Eso y permitir al que quiera descolgarse totalmente de la sanidad pública. Estamos es ampliando la libertad y abriendo debates que no se abrían en España.

"En los colegios públicos se adoctrina a los niños en muchas ocasiones sobre orientación sexual”

–Con esos debates, ¿no se da a entender a la ciudadanía que la sanidad y educación privadas funcionan mejor que las públicas?

–Lo que decimos es que los españoles decidan con qué servicio están más a gusto. Es muy distinto. ¿Porqué tenemos tanto miedo a que la gente elija? Además, eso con el tiempo va reduciendo las obligaciones del Estado.

–¿Cuáles son, entonces, los servicios de los que el Estado sí debe proveer?

–Hay servicios que solo puede proveer él. La defensa, porque no vamos a tener ejércitos privados, o la justicia y la policía.

–¿Y las pensiones?

–El Estado no necesariamente tiene que ser el proveedor de unos ingresos mínimos de los españoles en la vejez. A la gente que ya está jubilada habrá que respetarla, y los que estamos cercanos a la jubilación pues no nos pueden cortar.

–¿Qué sistema de pensiones plantea Vox?

–Uno mixto de capitalización, en el que por un lado usted aporte a la Seguridad Social con el fin de constituir un sistema de pensiones en una parte solidario, y otro componente de capitalización, donde los españoles vayan constituyendo un fondo de pensiones del que cobrar. Estamos abocados a eso. Además, el sistema de pensiones, al no permitir al trabajador movilizar sus derechos como sí me permiten en uno privado, se acerca muchas veces a un sistema feudal donde se ata la población al territorio.

–Todas estas cosas dibujan un Estado del Bienestar muy distinto al que tenemos ahora...

–Uno que cubriría lo mismo que cubre ahora mismo, donde las familias tendrían más renta disponible, más capacidad de elección y donde mucha parte de esa renta se tendrá que dedicar, voluntariamente, a educación, a sanidad y a pensiones. Nosotros venimos a salvar el Estado del Bienestar, no a cargárnoslo, los demás hasta ahora han actuado de manera irresponsable y lo están abocando a la quiebra.

–En cuanto a la bajada de impuestos, ¿cuáles se tocarían?

–En el IRPF vamos a un sistema de dos tramos, uno del 22% hasta 60.000 euros y otro por encima de 60.000 euros del 30%, con una reducción de la base imponible por las necesidades básicas del contribuyente. Queremos bajar las cotizaciones a la seguridad social, en el plano empresarial, que genera es un abaratamiento del coste laboral. Eso hay que financiarlo de algún modo, y lo haríamos con una subida del IVA.

–En caso de que Vox sea necesario para formar gobierno, ¿alguna de estas medidas económicas sería una línea roja?

–Las líneas rojas yo no las fijo, eso es puramente político y lo decidirá el comité ejecutivo nacional. No olvidemos que estas son unas elecciones muy políticas. A nosotros ahora nos importa mucho más lo político puro... la unidad de España, decir que los varones no somos culpables de nada por nacer varones... adoctrinar a los niños sexualmente en las escuelas me parece fatal...

–¿Eso se hace?

–Sí. En los colegios públicos se adoctrina a los niños en muchas ocasiones sobre orientación sexual, y nosotros creemos que los padres tienen derecho a elegir la educación sexual de sus hijos e impartírsela ellos. No podemos confundir el respeto al homosexual con el homosexualismo activo. Son dos cosas distintas.

–¿Creen que enseñar a los niños en las escuelas que hay que respetar a los homosexuales es orientarles sexualmente?

–Los homosexuales merecen todo nuestro respeto. Pero es que no se les enseña eso, perdone, se les enseña algo más. Por ejemplo, se les enseñan técnicas de masturbación. En colegios públicos de Madrid se está haciendo, y en Andalucía creo que también.

–Va de número dos por Málaga, ¿cuál es su vinculación con esta provincia?

–Que llevo 45 años veraneando en la provincia.

–¿Estar en esta lista ha sido una petición suya o una oferta de la dirección?

–Una oferta de la dirección, cuando yo acepto el programa económico me piden que debería salir de diputado, y como en todos los partidos, se reservan unas plazas de segura salida. Yo dije que prefería un dos y que me gustaba Andalucía. Entonces fue Málaga.

–Las encuestas hasta ahora les dan uno como posible, pero no el segundo...

–Pero el partido sí lo da.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios