Málaga

Un seísmo de 4,2 grados en Gaucín se deja sentir en toda la comarca

  • El temblor se notó tanto en distintos municipios de la Serranía de Ronda como en algunos puntos de la Costa del Sol

Bomberos y efectivos del Ayuntamiento de Benaoján inspeccionan una zona tras el terremoto. Bomberos y efectivos del Ayuntamiento de Benaoján inspeccionan una zona tras el terremoto.

Bomberos y efectivos del Ayuntamiento de Benaoján inspeccionan una zona tras el terremoto. / M. H.

Los municipios de Cortes de la Frontera, Benaoján, Jimera de Líbar, Estepona, Marbella, Algatocín y Manilva sintieron ayer un terremoto de magnitud 4,2 en la Escala de Richter registrado al noroeste de Gaucín. "El suelo se movía bajo los pies", relataba un vecino de Cortes de la Frontera que en ese momento se encontraba en un campamento infantil en la localidad de Cortes de la Frontera. "Los padres y madres han bajado para ver cómo estaban los niños porque en la zona alta se notó más", explicaba este mismo vecino.

Los testimonios se repetían en los diferentes municipios de la Serranía de Ronda en los que se notó con mayor intensidad, mientras las redes sociales se llenaban de ellos, incluso en algunos se apuntaban a que se había notado como una "bomba". De igual modo, también mensajes de preocupación por lo posibles daños que hubiese podido causar, aunque, según Emergencias 112 Andalucía, no hay constancia hasta el momento de que el seísmo haya provocado daños personales ni materiales.

El terremoto se produjo a las 13:13 y se registró al noroeste de Gaucín con una profundidad de diez kilómetros, explicó el Instituto Geográfico Nacional (IGN), que lo localizó a una latitud de 36,5372 grados al norte, y una longitud de -5,3727 grados al oeste.

Eran alrededor de las 13:15 cuando el teléfono del 112 recibió la primera de varias llamadas de ciudadanos indicando haber sentido un temblor, situación que confirmó el IGN. Por su parte, desde Emergencias 112 Andalucía detallaron una serie de medidas de prevención para disminuir los riegos y contribuir a la seguridad de la población en caso de episodios de movimientos sísmicos o terremotos.

En primer lugar, aconsejan a los ciudadanos mantener la calma y permanecer atentos a las indicaciones de las autoridades y organismos que intervienen en la resolución de la emergencia, transmitidas a través de sus efectivos desplazados al lugar o de los medios de comunicación. Durante el seísmo indican que lo más adecuado es permanecer en el lugar donde uno se encuentra, tanto si se está dentro de un edificio o en la calle, ya que al entrar y salir de los edificios pueden ocurrir accidentes.

En caso de encontrarse dentro de un edificio es necesario buscar estructuras fuertes donde cobijarse, como una mesa o una cama, bajo el dintel de una puerta, junto a un pilar, una pared maestra o en un rincón para tratar de evitar posibles daños.

Tras la sacudida, el 112 recomienda salir ordenada y paulatinamente de los edificios a través de las escaleras y, bajo ningún concepto, usar el ascensor para la evacuación. En el caso de encontrarse en el exterior, se aconseja alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales y demás elementos que puedan sufrir roturas o desprendimientos a causa del movimiento. En cambio, si el terremoto sorprende a los ciudadanos en mitad de un viaje en el interior de un vehículo, es necesario pararlo de inmediato donde permita el tráfico y permanecer dentro del mismo hasta que finalice el temblor.

Una vez pasado el temblor, se debe comprobar que nadie ha resultado herido, así como examinar a las personas cercanas por si han sufrido alguna herida. Además, han recordado que es fundamental no mover a los heridos graves a no ser que se tenga conocimiento de cómo hacerlo o en caso de empeoramiento grave o peligro inminente, como fuegos o derrumbamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios