Málaga

La simulación de 'tsunamis' en tiempo real de la UMA, premiada en EEUU

  • Los investigadores han recogido en Silicon Valley los 100.000 dólares del galardón Nvidia

El profesor malagueño Jorge Macías recoge el galardón en Silicon Valley el pasado martes. El profesor malagueño Jorge Macías recoge el galardón en Silicon Valley el pasado martes.

El profesor malagueño Jorge Macías recoge el galardón en Silicon Valley el pasado martes. / m. h.

Tan sólo se necesitan seis minutos para saber el alcance del desastre. Desde hace años, investigadores de la Universidad de Málaga capitaneados por el profesor del Departamento de Análisis Matemático Jorge Macías trabajan en un pionero Sistema de Alerta Temprana de Tsunamis, un programa que permite ver en tiempo real el impacto de un tsunami en la costa y dar un nivel de alerta para saber a qué se expone la población. Los resultados del estudio han convertido al grupo Edanya de la UMA en el primer equipo europeo ganador del premio Nvidia Global Impact Award, un prestigioso reconocimiento internacional por el que ha recibido una cuantía de 100.000 dólares.

El profesor Jorge Macías recogió el galardón el pasado lunes en Silicon Valley, California, en un acto en el que también se reconoció con otros 100.000 dólares a la Universidad de Princeton por un proyecto de Astrofísica. Desde que estos galardones se pusieron en marcha en el año 2015, para reconocer a investigadores que utilizan la tecnología Nvidia en busca de resultados innovadores a problemas sociales y humanitarios, hasta ahora, los tres proyectos premiados habían sido procedentes únicamente de Estados Unidos.

"Es un premio muy prestigioso, es de creación reciente pero no había salido de Estados Unidos, es la primera vez que cruza sus fronteras y es para venir a venir a Málaga", reconoce Jorge Macías. "En nuestro campo somos el grupo líder en Europa y estamos en la primera línea del mundo", añade el investigador cuyos primeros trabajos se remontan a los años 2008 y 2009. Pero fue en 2011 y de la mano del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia cuando las simulaciones se volcaron en el Mediterráneo para calcular los efectos de la actividad sísmica marina en menos de seis minutos. "Italia el primer país que ha incorporado nuestro código", relata Macías.

Tsunami-HySEA utiliza algoritmos matemáticos de gran eficiencia computacional, muy robustos, que se han implementado en arquitecturas GPU (en tarjetas gráficas de las que emplean los ordenadores y videojuegos). Características de vanguardia que permiten realizar simulaciones de la evolución de un tsunami en todo el Mediterráneo en unos pocos minutos.

"En España trabajamos con Instituto Geográfico Nacional, responsables de la red sísmica, ya que tienen un sistema de vigilancia de 24 horas, 365 días al año y por la misma razón recae en ellos la alerta de estos fenómenos", explica el profesor y señala que "lo primero es detectar el movimiento sísmico que provocaría las olas y calcular su posible daño dependiendo de la magnitud y la distancia a la que se encuentra de la costa el epicentro". También apunta el investigador que en el Mediterráneo "tenemos mucha sismicidad pero la magnitud es pequeña para la producción de algún tipo de ola".

No se tiene constancia de un tsunami tan grande como el de Japón en las costas españolas. Sí que en Cádiz, en 1755, se produjeron grandes inundaciones tras el famoso terremoto de Lisboa, la mayor catástrofe natural sufrida en Europa. Lo que ocurría en el siglo XVIII es que las poblaciones en la costa eran mucho más escasas de las de hoy día. "El Atlántico es de menor sismicidad pero sí que cuenta con antecedentes de mayor magnitud y existe ya una primera directriz en España, la costa atlántica andaluza es la que tiene obligación de poner unos planeas de actuación de riesgos de tsunamis", comenta Jorge Macías. Si Cádiz y Huelva están en un nivel rojo, Málaga se encuentra en el naranja. "La zona de influencia de Málaga, la más activa, está en la costa argelina, pero la zona de falla está muy cerca de la costa y mueve menos cantidad de agua ya que una parte se encuentra en tierra", agrega el profesor. El nuevo reto del equipo malagueño está ahora en las costas chilenas. "Acaban de adquirir las máquinas para realizar los cálculos, para ellos es una prioridad, necesitan que las alertas sean lo más precisas posibles porque para ellos las fuentes sísmicas están muy cerca de la costa y en diez o quince minutos puede llegar la ola", apunta Macías y destaca que "tienen al menos un tsunami cada cinco años".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios