Málaga

Los sindicatos instan a mostrar el espíritu reivindicativo del 1º de Mayo en las urnas

  • Unas 4.000 personas participan en Málaga en la movilización del Día del Trabajo.

Comentarios 2

"Rescatan al banquero, desahucian al obrero". Así coreaban esta mañana algunos de los participantes en la marcha del 1º de Mayo que ha recorrido las calles del centro de Málaga para reprobar el desempleo, los desahucios, los recortes, la privatización de servicios públicos y la precariedad laboral. La movilización ha congregado a unas 4.000 personas. (Según sus convocantes –UGT y CCOO–, han sido en torno a 10.000. Para la Subdelegación del Gobierno, alrededor de 800 y unas 200 la manifestación de la CGT en Alameda de Capuchinos). 

Una marea roja ha marchado durante alrededor de dos horas desde la Alameda de Colón hasta la Plaza de la Constitución para recordar que hay 100.000 familias malagueñas con todos sus miembros en paro y que en la provincia se han perdido 43.000 puestos de trabajo. 

Había rabia y malestar entre los participantes por los derechos perdidos y por el retroceso laboral. Por ello, el secretario provincial de CCOO, Antonio Herrera, ha instado a "seguir la movilización" del 1º de Mayo expresando el descontento en las urnas en las próximas elecciones europeas del día 25 "para echar a los manijeros del poder y la banca". En el discurso de cierre de la marcha, Herrera ha arremetido contra "el cinismo, el engaño y la estafa del PP" y ha urgido a "salvar al pueblo, no a la banca".

Después ha hablado Auxiliadora Jiménez, secretaria provincial de UGT y la primera mujer que como líder de un sindicato ha intervenido en el acto del Día del Trabajo. "Ahora hay más motivos que nunca para luchar y pelear. Nos dejan las sobras, porque los sobres se los quedan ellos", ha dicho.  

Jiménez ha denunciado que el trasfondo de las políticas de ajuste "es ideología, es política" porque "los ricos no comparten sus riquezas a no ser que se les obligue". La líder ugetista ha lamentado que ahora haya gente que se ha enriquecido especulando con la crisis, mientras en el otro extremo están los mayores de 45 años que se han "aburrido" de buscar trabajo, los jóvenes que emigran para tratar de encontrar un empleo o los castigados por la precariedad que ha propiciado la Reforma Laboral. 

Ambos sindicatos han coincidido en que en la actualidad hay tantos motivos para protestar "como hace un siglo", cuando en Chicago hubo trabajadores "ejecutados" por reclamar la jornada de ocho horas. El lema de la marcha era "Sin empleo de calidad no hay recuperación. Más cohesión social para más democracia".

La manifestación, como siempre, ha sido una caja de resonancia de diferentes conflictos laborales. Estaban los empleados de Aifos, vestidos de naranja, gritando que no cobran; los monitores escolares, ataviados con camisetas violetas; los trabajadores de la Empresa de la Vivienda de Vélez, luchando contra la privatización; los despedidos de Gamesa; el personal de AENA... 

 

La movilización se ha producido justo en la semana en que la Encuesta de Población Activa (EPA) cifra en más de 285.000 los parados en la provincia. En la protesta ha habido dirigentes de IU, PSOE, PCE y Equo. Ninguno del PP y nadie de la patronal. Pero sobre todo, han participado militantes sindicales de toda la vida y ciudadanos anónimos, familias enteras y manifestantes que acudieron con sus perros o sus bicis. 

Cada uno ha protestado a su manera. Por ejemplo, un grupo ha escenificado en plena calle la complicada búsqueda de empleo. "Mi currículum es mi mejor amigo. Tengo que disparar con él al enemigo que quiere quitarme el trabajo", han repetido unos simulados reclutas dirigidos por un instructor. Los empleados de Gamesa han recreado un aerogenerador eólico de unos dos metros y otros más pequeños sobre sus cascos para llamar la atención sobre sus despidos. 

Después de unas dos horas de catarsis frente al "recorte de derechos" y tras entonar la Internacional, la manifestación se ha disuelto –como se había desarrollado– pacíficamente. Sobre las 13:00, los participantes se han ido dispersando bajo los sones de Resistiré, con la letra cambiada para arremeter contra "los años de gobierno del PP". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios