Marítimas

El superyate ‘Octopus’, a la venta en Málaga

  • El barco que fue propiedad del cofundador de Microsoft Paul Allen está a la espera de que un comprador pague 295 millones de euros

Superyate ‘Octopus’ en el pantalán de levante. Superyate ‘Octopus’ en el pantalán de levante.

Superyate ‘Octopus’ en el pantalán de levante. / J. C. Cilveti

Después de permanecer un día fondeado en la bahía, el lunes 21 de septiembre el superyate Octopus quedaba atracado en el pantalán de levante. Cumplimentando su cuarta visita malagueña, este buque de recreo privado que fue propiedad el cofundador de Microsoft Paul Allen, llegaba bajo una circunstancia muy especial; una escala de larga duración en busca de un comprador.

Tras fallecer en octubre de 2018, este yate, que formaba parte del patrimonio de este magnate norteamericano, en febrero de este año se ponía a la venta; una operación que está siendo gestionada por la empresa Fraser Yachts y que supondrá para el nuevo propietario que se haga cargo de este barco un desembolso de 295 millones euros.

Después de permanecer un tiempo en la localidad francesa de Antibes, en plena Costa Azul entre Canes y Niza, el Octopus se ha posicionado en Málaga. Tras cambiar por necesidades de tráfico interno dos veces de atraque, desde su llegada el 21 de septiembre ha estado amarrado en el pantalán de levante y en el muelle número dos, este superyate se mantiene en aguas malacitanas consignado por la agencia Cabeza Marítima.

Construido en los astilleros alemanes Lürssen y entregado en 2003, el Octopus, que durante muchos años formó parte de la lista de los diez yates más grandes y lujosos del mundo y que en la actualidad está posicionado en el número 14, participa de una serie de características técnicas que muy pocos barcos de recreo privados poseen.

Con 126 metros y 9.932 toneladas de registro bruto, este buque con casco de acero y posibilidad para navegar por mares con hielo está tripulado por 63 personas. Habilitado para albergar a 26 pasajeros en 13 camarotes, entre lo más destacado de sus instalaciones se encuentran un cine y un estudio de grabación musical; unas estancias que se completan con diversos salones y zonas deportivas interiores y exteriores.

Pero con independencia de todo esto y de tener además dos helipuertos y un garaje donde se albergan los dos helicópteros que lleva, el Octopus destaca por disponer de un espacio interior inundable donde se sitúan una gran lancha de 19 metros llamada Man of the War y un mini submarino para 10 personas que se completa con un robot sumergible. Un superyate que tras realizar varias salidas a la bahía desde su llegada hace unas semanas permanece en aguas malagueñas a la espera de encontrar un nuevo propietario.

Más información sobre marítimas en El blog de Juan Carlos Cilveti: La mar de historias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios