Málaga

Los transportistas dejan sin bus a 45.000 alumnos y 5.000 turistas

  • Los padres tuvieron que encargarse ayer de llevar a los estudiantes a los colegios · El paro laboral obligó a desviar un crucero hacia Almería · El paro fue seguido por la inmensa mayoría de trabajadores

En el instituto José María Fernández, en Antequera, las aulas contaban ayer con muchos más huecos libres de lo habitual. Gran cantidad de los alumnos de este centro educativo proceden de localidades de la comarca antequerana como Humilladero, Mollina, Alameda, Valle de Abdalajís o Villanueva del Rosario. Y, como ayer no había autobuses para trasladarlos de un sitio a otro, los chavales se quedaron en casa. "La verdad es que está faltando mucha gente y estos días son muy extraños", explicaron ayer fuentes del instituto. Como ellos, otros muchos estudiantes de la provincia no pudieron acudir a clase. La huelga de los transportes de viajeros, que ayer fue seguida por el cien por cien de los 1.500 trabajadores del sector, se lo impidió. En total, 45.000 escolares se vieron afectados.

También faltaron alumnos en otros institutos antequeranos como Los Colegiales, aunque en muchos otros centros malagueños el problema fue más de infraestructura que de absentismo escolar. "Aquí vienen cada día unos 600 niños en autobús, desde los tres años al Bachillerato y el problema ha sido a la hora de llegar o salir: se ha montado un gran lío de tráfico", explicaba ayer el responsable de Transportes en el colegio de Los Olivos, José Manuel de la Torre, donde la demanda del comedor escolar era mucho mayor que otros días "para evitar más paseos con el coche", añadía. "Aquí ha pasado lo mismo, aunque con la llegada de la jornada intensiva los padres se han evitado, al menos, tener que volver por la tarde", aseguraba el director del colegio Europa, Germán Ordóñez.

En la parte este de la ciudad también ha ocurrido lo mismo, y en centros como Cerrado de Calderón los vecinos se organizaron para que uno llevara a varios niños, "porque el problema realmente es para los padres", explicaron allí, donde señalaron que el problema del tráfico también fue intenso: "es que son muchos coches más trayendo a unos 300 niños, que son los que siempre llegan en autobús", añadieron en Cerrado de Calderón, donde pusieron a disposición de todos los padres el aula matinal, "para que pudiesen dejar ahí sus niños antes de la hora de entrada a clase y así les afectase lo menos posible a sus trabajos".

Además de los centros escolares, el sector turístico también se vio muy afectado por la huelga de transportes. Según la Autoridad Portuaria, el crucero Norweggian Jade desvío su ruta hacia Almería a causa de la carencia de autobuses en el puerto malagueño. Llegaba con 2.550 pasajeros, que hubiesen dejado en la capital unos 150.000 euros. "Pero hemos tenido suerte, porque el resto de escalas no coincide con los paros", explicaba ayer Sebastián Camps, responsable de la Autoridad Portuaria. De hecho, la que no peligra, al menos por ahora y según los consignatarios, es la llegada del crucero con mayor pasaje del mundo, el Independent of the Seas, que visitará Málaga el próximo 10 de junio. Sin embargo, otros cruceros como el Silver Clowd o el Costa Europa, que también llegarán durante junio, podría verse afectados por el paro laboral, según explicaron los consignatarios.

Pero si en el puerto encontrar un servicio alternativo se tornaba "muy difícil", en el aeropuerto los touroperadores confiaron de nuevo en los taxis para trasladar a los turistas que llegaran o partieran de la Costa del Sol por aire. Según las fuentes consultadas, el servicio de taxi se reforzó y "la fluidez fue total", por lo que ni hubo quejas de turistas ni problemas de tráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios