Málaga

El turismo de borrachera fuerza al Ayuntamiento a triplicar la vigilancia policial en el centro de Málaga

Policías locales pasan junto a un grupo de hinchas de un equipo de fútbol en el cento de Málaga.

Policías locales pasan junto a un grupo de hinchas de un equipo de fútbol en el cento de Málaga. / Marilú Báez

El Ayuntamiento de Málaga endurece su postura frente al turismo de borrachera tras las incesantes quejas de los vecinos del Centro, a las que se han venido sumando las de los propios hosteleros. Con la llegada del verano y de la normalidad, la ciudad viene notando un aumento significativo de turistas, muchos de ellos con ánimos festivos, así como de despedidas de soltero.

El Área de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga ha diseñado un nuevo dispositivo especial de vigilancia, que refuerza y amplía el ya existente que se desarrollará todos los fines de semana a partir de este viernes y que estará vigente hasta el final del verano. Por el mismo, se aumentará el llamado 'Plan de la Movida', dispositivo especial por el que se refuerzan en 15 los agentes presentes en las zonas del Centro con más locales de ocio, a 45, triplicándose de esta manera. 

Este dispositivo se desarrollará en horario de 23.00 a 06.00, sumándose así al servicio ordinario habitual de cada noche y al servicio de movida de los viernes y sábado, lo que supone que se tripliquen los efectivos en la calle. Así, cerca de medio centenar de agentes de policía uniformados y de paisano estarán de servicio cada noche y madrugada.

El concejal del Área de Seguridad, Avelino Barrionuevo, ha explicado en rueda de prensa que "el objetivo es insistir en el cumplimiento de las ordenanzas de convivencia ciudadana, ruidos y ocupación de la vía pública en este momento en donde se ha recuperado por completo la normalidad tras varios años con restricciones debido a la crisis sanitaria" derivada de la pandemia de la Covid-19.

Málaga está de moda, volvemos a la normalidad y empiezan a aflorar los problemas del pasado, aumento de celebraciones, de ruido, del ocio”, ha advertido Barrionuevo, que ha avisado de que estas son situaciones complejas de atajar y que requieren que se actúa transversalmente desde distintas áreas como son Medioambiente, Comercio o Turismo.

Zonas por las que patrullarán los agentes del servicio especial. Zonas por las que patrullarán los agentes del servicio especial.

Zonas por las que patrullarán los agentes del servicio especial. / M. H.

Con esta vuelta a la normalidad, ha dicho, "se han incrementado las actividades lúdicas en la vía pública por lo que se requiere un refuerzo de los servicios habituales".

El dispositivo se va a desarrollar en la calles del centro histórico, teniendo algunas de ellas la consideración de zona ZAS (Zona Acústicamente Saturada), y pretende priorizar la vigilancia en espacios y establecimientos de ocio que con incumplimiento de las normativas relativas a convivencia y ruidos pudieran ocasionar molestias e interferir en el descanso de los vecinos.

Básicamente, las funciones de este operativo de fin de semana es el control de las acciones que pueden ocasionar más molestias y generar más ruidos como el consumo de bebidas fuera de los establecimientos y de las terrazas, cantar, gritar, trascender la música fuera de los establecimientos, ocupaciones no autorizadas de la vía pública, la venta de alcohol fuera de horario, control de establecimientos y espectáculos musicales no autorizados.

Para ello, se ha sectorizado la zona, estableciendo cinco espacios de actuación prioritaria en los que los policías locales actuarán por unidades. Esta labor de calle se verá apoyada por el sistema de videovigilancia, por lo que desde el Centro Municipal de Emergencias habrá un visionado continuo y en directo de las zonas videovigiladas.

Todo este dispositivo se complementa con los habituales controles de alcohol/drogas para conductores de vehículos en las proximidades de zonas de ocio y los que se establecen de forma específica por el desarrollo de un evento o circunstancia particular.

Este dispositivo de refuerzo en vigilancia también se despliega en otros puntos de la ciudad con zonas y establecimientos de ocio como son la zona ZAS de Teatinos, entre otras, en donde se duplica en número de efectivos en calle en horario de 22:00 a 04:00 los fines de semana, viernes y sábados. Además, también se extenderá a la zona de Echevarría de Huelin durante el verano.

Desde el Ayuntamiento han recordado que las denuncias relacionadas con la contaminación acústica pueden suponer una sanción administrativa cuyo importe oscila entre los 600 euros, las catalogadas como leves; y los 300.000 euros, las muy graves; respecto las relacionadas con la ordenanza de Convivencia Ciudadana a partir de los 300 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios