Turismo en la Costa del Sol ante la crisis del coronavirus La estrategia turística: todos a una como Costa del Sol y captar españoles

  • El presidente de la Diputación y Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, y varios alcaldes y empresarios trazaron ayer las líneas maestras para salvar al motor económico de la provincia

Turistas en Málaga capital.

Turistas en Málaga capital. / Javier Albiñana (Málaga)

El sector turístico malagueño, el motor económico de la provincia, se enfrenta a la peor crisis de las últimas décadas por el coronavirus. Ni siquiera el desplome financiero de los años 2008 y posteriores tuvo el mismo calado, ya que en esos ejercicios los hoteles y restaurantes, con más o menos clientes, seguían abiertos y generaban ingresos, aunque fueran mínimos e incluso insuficientes para mantener la totalidad de las plantillas. El escenario actual es demoledor: todo está cerrado, no hay ingresos, los empleados en Expedientes Temporales de Regulación de Empleo y, lo que es peor, nadie sabe cuándo se podrá volver a la normalidad -pueden ser semanas o meses- y qué tipo de turista podrá realmente venir.

En este contexto, lo único que se puede hacer ahora es tener una estrategia clara y cruzar los dedos para perder lo menos posible. La que seguirá el sector turístico malagueño es unificar la promoción en la marca Costa del Sol y apostar, sobre todo, por el turista español.

La voz cantante público-privada en el sector turístico malagueño la lleva Turismo Costa del Sol, pues está formado por la Diputación de Málaga y los empresarios. Su presidente, Francisco Salado, conversó ayer durante dos horas mediante videoconferencia con alcaldes y responsables turísticos de Málaga, Marbella, Torremolinos, Benalmádena, Estepona, Nerja, Mijas, Rincón de la Victoria, Vélez Málaga, Antequera y Ronda, así como de las dos mancomunidades de municipios de la costa. En la reunión también estuvieron presentes el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón, y otros empresarios como Miguel Sánchez o José Prado.

El sector turístico local se enfrenta a su peor crisis en las últimas décadas

Turismo Costa del Sol ha decidido crear un grupo de expertos turísticos del sector público y privado para elaborar un nuevo plan estratégico -el actual queda lógicamente invalidado porque ha cambiado todo- en el que se empezará por unificar el mensaje promocional y centrarse, al menos a corto plazo, en el cliente más cercano, el español.

La marca Costa del Sol es conocida en todo el mundo y, aunque siempre se ha publicitado como tal, no es menos cierto que cada municipio, principalmente Málaga y Marbella, también han realizado numerosas acciones por su cuenta. En tiempos de crisis toca ir todos a una, independientemente del municipio y de su signo político en el ayuntamiento. Salado defendió coordinar todas las acciones bajo ese paraguas de Costa del Sol porque “es una marca que aglutina toda la provincia, potente y consolidada, que tenemos que reactivar todos unidos”. Las actuaciones que se lleven a cabo se añadirán a las que vaya promoviendo la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía para salir de este atolladero.

El mayor miedo del sector turístico es la incertidumbre y ahora nadie sabe nada

Otro factor clave es que habrá que cambiar el chip. Los hoteles captan tradicionalmente a muchos más turistas extranjeros que nacionales y va a ser difícil mantener esa tendencia, al menos, este verano. El principal cliente internacional de la Costa del Sol es el británico y en Reino Unido han empezado más tarde a protegerse del coronavirus, por lo que todo apunta a que saldrán también más tarde. El coronavirus campa además a sus anchas por Alemania, Italia, Francia y otros países europeos importantísimos para la Costa del Sol y se desconoce cuándo esos turistas podrán viajar a Málaga con total seguridad para todos. Por eso, se buscará primero atraer a más turistas españoles con la confianza de que se pueda salir antes del confinamiento y que los nacionales quieran invertir su dinero para vacaciones, si les queda, en el propio país para ayudar a la recuperación económica general.

El mayor miedo del sector turístico es la incertidumbre y está en máximos. Nadie sabe nada y así es difícil trabajar y planificar. Turismo Costa del Sol actuará como ventanilla única para la petición de ayudas e insta al Gobierno a marcar los pasos a seguir. Queda mucho por hacer y el reto es salvar algo de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios