Málaga

La queja vecinal logra la retirada del andamio del Palacio de Trinidad Grund

  • La estructura cubría las fachadas de Vendeja y Trinidad Grund y estaba en pie desde hacía cinco años

El edificio ayer, sin el andamio. El edificio ayer, sin el andamio.

El edificio ayer, sin el andamio.

Al Palacio de Trinidad Grund se le empieza a caer la segunda piel de acero y malla que ha tenido cosida a sus fachadas protegidas desde hace ya cinco años. Los gigantescos andamios que durante ese largo lapso de tiempo han ocultado sus rincones exteriores están ya parcialmente desmontados después de que la Gerencia de Urbanismo ordenase a la propiedad, una empresa en manos de Ricardo Arranz, la retirada de los mismos ante la queja de los vecinos y comerciantes del entorno. La fotografía en la tarde de ayer permitía observar ya completamente liberada la parte del edificio que da a la calle Vendeja, mientras que los operarios se afanaban en desnudar la parte de la calle Trinidad Grund.

Fue precisamente la insistencia de los residentes de la zona lo que ha llevado al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto, instando a la propiedad a actuar de manera voluntaria o, en caso de no hacerlo, intervenir de manera subsidiaria. La polémica en torno a estos andamios se remonta a marzo de 2013, cuando el desprendimiento de parte de su cubierta forzó a la propiedad a instalar la estructura para ejecutar las obras de reparación. Pero desde entonces se mantiene en pie sin que se haya realizado la tarea para la que fueron instalados.

La reacción ayer de los vecinos era de satisfacción. Así lo aseguraba Claes Norrlof, quien desde jace meses vienen poniendo voz y letra a las reclamaciones. "Estamos muy satisfechos de que estén haciendo este trabajo; he hablado con varios vecinos y comerciantes y están muy contentos", afirmó. Claes recibió días atrás una carta remitida por la Junta del Distrito 1 (Centro) en la que informaban de la existencia de una orden de ejecución subsidiaria por parte de Urbanismo. La retirada de los andamios, en cualquier caso, no evita la posibilidad de que en unos meses vuelvan a levantarse. Sobre ello, Claes dijo que tras haber hablado con algunos de los trabajadores que están dentro del edificio pudo saber de la necesidad de "reforzar las vigas antes de poder poner las tejas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios