Málaga

El verano arranca con un gran pulso entre hoteles y viviendas turísticas

  • Los hoteleros estiman un 1% más de pernoctaciones y las viviendas prevén altas ocupaciones

Varias turistas llegan a una vivienda de uso turístico en la capital. Varias turistas llegan a una vivienda de uso turístico en la capital.

Varias turistas llegan a una vivienda de uso turístico en la capital. / javier albiñana

"El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó. Y la fiesta comenzó, comenzó, comenzó. El verano ya esta aquí para hacerte feliz. Llénalo de colores, de sueños y amor". Eso dice una de las canciones más pegadizas sobre la temporada veraniega y podría ser el lema del sector turístico malagueño que tiene en los meses de julio, agosto y septiembre la mayor ocupación del año y los precios más altos. De hecho en estos tres meses se decide una gran parte de la rentabilidad de todo el ejercicio, si bien es cierto que en los últimos tiempos la estacionalidad es menor y que la Costa del Sol está recibiendo amplios volúmenes de turistas desde marzo hasta octubre. Los hoteles han sido siempre los protagonistas pero ahora tienen a las viviendas turísticas como principal rival alojativo. Los dos quieren llevarse al cliente y la decisión final del usuario depende de múltiples factores como el precio, la ubicación, el número de turistas, los servicios que busque o el grado de confianza.

Málaga lleva varios años batiendo su récord turístico y este verano también se prevé una buena temporada, aunque se desconoce aún si se podrá alcanzar una nueva cota histórica. Los hoteleros son prudentes. "Nuestra previsión es que, como máximo, aumentemos un punto nuestras pernoctaciones en julio respecto al julio del año pasado y un 1,5% en agosto", explica Luis Callejón, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). Ese posible aumento, según detalla Callejón, paliaría el punto negativo que llevaban en pernoctaciones en el acumulado hasta abril "por lo que vamos a intentar recuperarlo en verano y quedarnos a la par". La firma del preacuerdo del convenio de hostelería y la eliminación de la convocatoria de huelga puede servir de acicate para conseguir más reservas de última hora, aunque los grandes paquetes de touroperadores están vendidos y contabilizados desde hace meses.

En la otra esquina del ring -valga el símil pugilístico- están las viviendas turísticas, una fórmula que está teniendo un inmenso éxito en los últimos años gracias a las facilidades que dan plataformas como Airbnb o Homeaway, entre otras, para encontrar viviendas en los municipios que se busquen. Suelen ser utilizados por familias con hijos o grupos de amigos, aunque también hay parejas que prefieren alquilar una vivienda unos días a irse a un hotel. Carlos Pérez Lanzac, presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (Avva), afirma que, por ejemplo, este mismo fin de semana "estamos completos en la capital" y que el número de reservas para los próximos días es cada vez mayor. "Para el verano esperamos tener una ocupación en torno a un 90% en la capital y zonas como Marbella o Nerja estarán llenas. Ya hay plataformas que nos dicen que está habiendo llenos en algunas zonas pero todavía no sabemos si este verano será tan bueno como el del año pasado", comenta.

Los datos de viajeros y pernoctaciones de los hoteles son estudiados por el Instituto Nacional de Estadística y publicados mensualmente. De las viviendas turísticas no hay nada, por lo que es imposible saber cuántos turistas se alojan en ellas, cuántas noches están o cuál es el precio medio y así es difícil hacer un estudio comparativo con los hoteles y conocer la realidad del sector turístico en Málaga, porque vienen muchos más turistas de los que refleja el INE. Pérez Lanzac apunta que están "trabajando" para que puedan conocerse y publicarse las estadísticas de viviendas turísticas en el INE, como ya lo hacen desde hace años los apartamentos turísticos o los campings, además de los hoteles.

El presidente de Avva prevé una gran ocupación, aunque también indica que ha aumentado la oferta y eso provoca que para tener ocupaciones altas tengan que atender a muchos más clientes. En cualquier caso, uno de los puntos débiles de las viviendas turísticas era su vacío legal y eso se está solucionando. La Junta de Andalucía obliga a todos los propietarios de inmuebles a que los apunten en un registro cumpliendo una serie de requisitos y las plataformas solo aceptan ya viviendas legalizadas. A eso hay que añadirle un mayor control de Hacienda con el modelo 179. Desde Avva están satisfechos con todas estas medidas porque quieren acabar con la ilegalidad, que les genera mala imagen y competencia desleal.

Se alojen donde se alojen los turistas, uno de los sectores beneficiados es el de la restauración. El presidente de la patronal hostelera Mahos, Javier Frutos, señala que "las previsiones son parecidas a las del año pasado y si conseguimos superarlas sería beneficioso porque la primera parte del año ha estado más floja". Manuel Villafaina, presidente de la Asociación de Empresarios de Playas, destaca que "hay mucha gente" y aunque ve complicado repetir los datos del verano pasado, sí piensa que con el tiempo ya estabilizado y el calor los chiringuitos estarán a rebosar.

Hace unos días la Consejería de Turismo, en un estudio de previsiones, afirmaba que los hoteles malagueños tendrían este mes de julio 2,5 millones de pernoctaciones, lo que supondría un crecimiento del 2,5% respecto a julio del año pasado, con una ocupación media del 77%. Los hoteleros no son tan optimistas, pero quedan aún muchos días por delante. El turismo nacional se está recuperando y el internacional siempre ha apostado por la Costa del Sol, aunque este verano habrá que contar con la recuperación de otros destinos mediterráneos como Turquía, Grecia, Egipto o Túnez que están volviendo a captar turistas a base de precios muy bajos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios