Málaga C.F.

Alberto González, doble hito con Albacete y Betis Deportivo

  • El malagueño fue fichado por el cuadro manchego para lograr la salvación a mitad de temporada y lo logró con solvencia

  • Al mismo tiempo, el equipo en el que estaba ascendió a Primera RFEF

  • Llegó a finales de marzo

Alberto González, entrenador del Albacete.

Alberto González, entrenador del Albacete.

A finales de marzo, el malagueño Alberto González (Tolox, 1979) fichaba por el Albacete Balompié. El equipo manchego estaba en puestos de descenso y el fantasma de la Primera RFEF era intenso. González estaba en el Betis Deportivo, al que tenía en puestos de fase de ascenso a la misma Primera RFEF. La oportunidad de subir dos escalones y trabajar en el fútbol profesional sedujo al toloxeño, que no dudó. La temporada la cerró con el doble objetivo conseguido. Salvó al Albacete con bastante solvencia, puesto que acabó 13º y con seis puntos de ventaja sobre la zona roja. Y el Betis Deportivo que construyó y desarrolló durante dos tercios de temporada consiguió este fin de semana el ascenso, ahora bajo los designios de Arzu, ex futbolista bético. 

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Alberto González comenzó su andadura como preparador en categorías inferiores de equipos de su tierra hasta ingresar en la disciplina del Málaga CF, con el que, en 2011, logró el hito de quedar subcampeón de España en categoría juvenil. Fue la generación de Samu Castillejo, Juanpi Añor, Rafa de Vicente o Fabrice Olinga. Estuvo a caballo entre Segunda B y Tercera en el CP El Ejido, Real Jaén y San Fernando. Después aterrizó en el Linares Deportivo, con el que juega las eliminatorias para subir a Segunda. Tras marcharse en verano, volvió a Linarejos en la jornada 5 y vuelve a meter en el play off de ascenso al equipo azulino, siendo eliminado por el Deportivo de La Coruña en Riazor. Pulió, de hecho, en sus filas al ahora jugador del Barça y la selección española Fermín.

Este verano recaló en la disciplina del Real Betis para dirigir a su filial, en Segunda RFEF, en una buena oportunidad en un club que está trabajando de forma intensiva la cantera. Y le llegó la opción del fútbol profesional desde el Albacete, donde el malagueño Víctor Varela, vicepresidente y consejero delegado, tiró de su paisano en una situación límite. Y la respuesta fue sensacional. González firmó un año extra si conseguía la salvación, como así ha sido. 

"Uno se marca retos cuando llega. Ponemos el listón alto. El reto era hacer algo importante y concienciar para hacerlo. Que dejásemos de mirar dónde estábamos, poner la vista más allá. El equipo creyó, trabajó concienciado y hay que dar la enhorabuena a este equipo, como supo adaptarse al cambio, salir de la mala dinámica y cómo creyó para conseguir esto. Me encantan los retos. Ese es uno bonito. Mantenernos sin perder. Una vez que cerramos el objetivo de la salvación nos fijamos otro reto y ya es de cara a la siguiente temporada. Llevamos ocho partidos sin perder” dijo el técnico albacetista: "Desde ya estamos con la vista puesta en el nuevo proyecto. Desde la dirección deportiva ya se van dando pasos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios