MÁLAGA CF - UD ALMERÍA | ERIK MORÁN Debut esperanzador de Erik Morán

  • El de Portugalete disputó sus primeros minutos como malaguista

  • Dio muestras de lo que puede aportar en los esquemas de Juan Ramón Muñiz

Erik Morán se dirige al colegiado tras ver tarjeta amarilla. Erik Morán se dirige al colegiado tras ver tarjeta amarilla.

Erik Morán se dirige al colegiado tras ver tarjeta amarilla. / Marilú Báez (Málaga)

La presencia de Erik Morán en el once de Juan Ramón Muñiz fue una de las principales sorpresas de la noche. El de Portugalete ya confesó en la rueda de prensa de su presentación que estaba disponible para lo que el técnico asturiano necesitase, pero los pocos minutos que tuvo en el AEK Atenas no invitaba a pensar en su colocación en el dibujo inicial.

“Soy un jugador al que le gusta tener el balón y dar continuidad al juego”, fue la frase con la se definió Morán en su primera comparecencia ante los medios. No mintió el jugador formado en Lezama, que durante los 73 minutos que estuvo sobre el verde de La Rosaleda dio las primera pinceladas de su rigor futbolístico.

Erik Morán fue el protagonista de una jugada un tanto desafortunada del colegiado, puesto que le mostró la única amarilla de la primera mitad en una acción muy leve. En cuanto al juego optó por no complicarse, cada vez que tenía el balón en sus pies lo distribuía con suma facilidad y siempre fue un apoyo para sus compañeros. Sin embargo, el paso de los minutos los fue acusando. Algo normal, puesto que en la presente temporada ha disputada 575 minutos entre la liga helena y la Champions League.

En caso de poner algún pero a sus primeros minutos con la elástica malaguista, sería su dificultad para replegar con velocidad. Aunque para suplir esta carencia, Muñiz le acompañó de dos centrocampistas veloces de la talla de Keidi Bare y Alfred N´Diaye.

“Que te empaten en el minuto 90 siempre es doloroso. El partido ya acabó y toca pensar en el partido ante Las Palmas del domingo en La Rosaleda”, fue la primera valoración que hizo en zona mixta. El centrocampista vasco se mostró afectado por perder dos puntos en los últimos instantes. “Da igual como lo haga uno. Te vas fastidiado a casa por el resultado. Agradezco la oportunidad al míster y ahora a trabajar para que vengan más”, señaló.

Segunda es muy complicada. Los que hemos jugado aquí sabemos que hay que trabajar mucho y cualquier equipo puede ganar”, fue el análisis que realizó sobre la categoría. Por último, Erik Morán quiso lanzar un mensaje de ánimo para la afición: “Aún queda mucho. El domingo tenemos otra ocasión en casa."

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios