Málaga C.F.

Escassi, palabra de capitán

  • "Nos hemos metidos solos en esta situación, seguimos siendo débiles en las dos áreas y eso nos lastra", dice el de Pedregalejo, que defiende al grupo: "Entrenamos como animales cada día y estamos unidos"

Alberto Escassi y Paulino, esta semana.

Alberto Escassi y Paulino, esta semana. / Javier Albiñana

Alberto Escassi es uno de los capitanes del Málaga y como tal ejerció en la sala de prensa de La Rosaleda. El de Pedregalejo es perfectamente consciente de la situación. Con más de 300 partidos en Segunda División, las ha visto de todos los colores. Por ser de la tierra tiene más presión. El lunes, día de su 33 cumpleaños, hay un partido esencial para el futuro del club.

"Se ven brotes verdes, pero la realidad es la que la es. Nos hemos metido en una situación delicada nosotros mismos", admite Escassi: "Que nadie dude de nosotros, somos los primeros que queremos ganar, entrenamos día a día como animales, pero no nos están saliendo las cosas como las trabajamos entre semana. Estamos en una dinámica muy negativa, ninguno hubiésemos querido estar. Desde la unión que tenemos todo el grupo lo vamos a sacar adelante, pero no hay que dejarlo pasar porque ya estamos en una situación complicada en la que el Málaga no se merece estar".

"Hemos tenido muchas reuniones, hablamos mucho entre nosotros. Es una putada, se lo digo a muchos. Ojalá pudiera ver la gente cómo se trabaja, la unión de grupo que hay. Pero llega la hora del partido y no nos salen las cosas como nos gustaría que nos saliesen. Seguimos siendo débiles en las dos áreas, defendiendo y atacando, y eso nos lastra. Nos hemos metido solos en esta situación tan delicada. Pero aquí tienen que estar los hombres para sacar esta situación adelante", proseguía Escassi, que cree que sí hay una mejoría con Natxo: "Tenemos mejoría. No cuento el partido de Miranda porque Natxo no tuvo tiempo de trabajo. En Zaragoza el equipo a nivel táctico y de orden se vio otra cosa. Contra el Almería es verdad que perdimos pero bajo mi punto de vista ante el mejor equipo de la categoría dimos muy buena imagen. Y es una realidad que en Anoeta dimos un paso atrás. Tiran por primera vez en el minuto 36 y es gol. Tenemos que tener mucha más concentración, más responsabilidad. Hemos mejorado con Zaragoza y Almería, estuvimos más ordenados y compactos".

Un grupo de aficionados fue el domingo a recibir al equipo a La Rosaleda tras la vuelta de Anoeta. Escassi explicó cómo fue aquello. "Cuando firmas por el Málaga sabes la presión que hay y el gran club al que venimos. Tienen todo el derecho a protestar y entendemos el enfado de la afición. Nadie quiere ver al Málaga en esta posición en la tabla. Salimos los capitanes a hablar con ellos, se quedó todo aclarado. De vez en cuando es bueno que nos metan un tirón de oreja para que espabilemos. Nos transmitieron su malestar y nos dijeron que no dudáramos de que el siguiente partido iban a estar a muerte con el equipo. Esa unión es la que nos hará salir adelante. Es comprensible el enfado de la afición y que se presentaran aquí. Hubo mucho respeto, diálogo muy sano. Y seguro que nos animan el próximo partido", explicaba el malagueño, que decía dos palabras claves: "Creer y unión. Entendemos el enfado que tienen. Soy de Málaga, los que más caña me meten son mis familiares y amigos. Les pido disculpas, esta afición enorme no se merece vivir esta situación. El mensaje es de creer. Quedan 42 puntos y tiene que haber unión. En los malos momentos es cuando se ven los verdaderos grupos. Y con unión seguro que saldremos adelante".

Antes de llegar a Málaga, Escassi vivió una situación en Soria en la que el Numancia hizo una buena primera vuelta, pero encalló y no sumó los puntos necesarios para salvarse. "Me lo han comentado lo de Soria. Es una situación muy diferente. Más que tengamos 32 puntos es que en la primera vuelta habíamos jugado muy bien en tramos, habíamos generado una ilusión en los partidos de casa y ahora estamos en un momento malo, en el peor de resultados de la temporada. Con la vivencia que tuve de Soria no me parece que sea igual, es diferente", reseñaba el ahora centrocampista malaguista, que admitía que el tema mental es clave: "La cabeza en el fútbol es lo más importante, como en la vida. Si nos metemos en un bucle mental nos podemos hacer muchísimo daño a nosotros. Insisto en que me gustaría que le gente nos viera, cómo entrenamos. Vamos a salir 100% de esta situación. Es verdad que lo llevamos diciendo mucho tiempo, pero no podemos dejar pasar más jornadas. Este lunes tenemos que dejar los tres puntos en casa, como sea. Va a ser a muerte".

"Me dedico al día a día, a entrenar a tope, en mi vida personal intento cuidarme y dar el máximo rendimiento. Me puede salir mejor o peor, intento dejarme todo en el campo. Por actitud no es, no va a faltar. Con José Alberto y Natxo estoy jugando en el centro del campo. Más allá de que me salgan mejor o peor las cosas intento dejarme todo y vaciarme", decía sobre su actuación personal: "Las tarjetas llevo varios partidos que me la sacan al comienzo del partido y eso me condiciona, como en el segundo gol, que no puedo hacer falta porque me expulsan. También es la función que tengo, hacer un poco de stopper, ese juego destructivo de recuperador de balones. Cada uno en el campo tiene su rol. Las cualidades que tiene un medio centro organizador no las tengo yo. Me siento más a gusto en esa faceta de robar, sé mis cualidades. Es normal que haga faltas y me saquen más tarjetas. Estoy muy cómodo con cualquier compañero. Creo mucho en mi equipo. Hay jugadores de un nivel muy, muy alto".

"Esta semana es clave. La realidad es que ya miramos hacia abajo lo que hacen los otros equipos. Pero dependemos de nosotros. No hay que dejar pasar más partidos. Tenemos que salir a ganar todos. Los rivales tienen partidos complicados, pero tenemos que preocuparnos de nosotros. No es una final, no me gusta decirlo, porque quedan 13 partidos después, pero es muy, muy importante para tener tranquilidad. El siguiente es contra el Amorebieta es muy importante. Va a ser muy complicado. Nos tenemos que fijar en nosotros mismos más que en el Cartagena. Lo que tenemos que hacer es ganar por la urgencia de puntos. No cabe otra cosa que la victoria, salir a muerte y ganar", incidía Escassi sobre lo que debe pasar este lunes. 

"Cuando uno tiene más experiencia, en el fútbol y la vida, sabe gestionar mejor la presión y ciertos momentos. Pero aquí hay jóvenes con carácter y personalidad y lo demostraron toda la temporada. No les afecta la situación. Todos, veteranos y jóvenes, tenemos la cabeza al 100%, a nivel de concentración y entrenamiento cada día. Estamos todos en la misma escala. Los veteranos debemos tirar del carro. Por las vivencias tenemos ese rol de ayudar a los más jóvenes si no saben gestionar la presión. Ayudarles, estar encima de ellos. Eso es lo que estamos haciendo. El grupo, si algo me fastidia, es que es la hostia. Entrenamos día a día como animales, pero no se ven en los partidos. Tenemos que guiar a los más jóvenes y sacarlo adelante", destacaba Escassi cuestionado por el papel de los veteranos y por si tenía un rol de líder: "Con mucha responsabilidad sí me siento. Hay muchas formas de demostrar ser un líder. Al tener más edad, al llevar 12 años en Segunda, al ser de aquí... Se incrementa el nivel. Cargo con esa mochila, pero es un placer y un privilegio. Doy gracias cada día por jugar en Málaga, me encanta tener esa responsabilidad y tener ese rol en el equipo".

"El objetivo es la permanencia, ojalá los 50 puntos se pudieran haber hecho en marzo y mirar hacia arriba. Para pensar en algo más debes pasar por ese punto. Es verdad que el club, la ciudad, el estadio... Se merecen mucho más. Pero ahora estamos en una situación de transición. El año pasado estuvimos muy cerca de desaparecer. Estamos mejor, pero no tenemos esa estabilidad. El objetivo sigue siendo la permanencia", cerraba Escassi antes de querer eludir la palabra descenso: "La realidad es la que es. Es verdad que el equipo está con ese nerviosismo. Te metes en esa situación ahí abajo, en esa dinámica tan mala, y es complicado salir de ahí. Con ese trabajo que hacemos seguro que salimos. No nos ronda por la cabeza estar en una situación peor. Simplemente decir la palabra [preguntado por el descenso] me duele mucho, ese pensamiento es imposible. Todo pasa por ganar este lunes, jugando mejor o peor. Hay que ganar para afrontar con algo más de tranquilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios