Málaga C.F.

La curiosa historia del origen del Atlético Malagueño

  • El Fernández Requena CF, precursor del filial del Club Deportivo Málaga

Una imagen del museo del Málaga CF Una imagen del museo del Málaga CF

Una imagen del museo del Málaga CF / Málaga CF

La historia del Málaga está plagada de anécdotas interesantes. Desde que el balón echara a rodar por primera vez en 1904 y por más que el club blanquiazul haya mutado en tantas ocasiones, no deja de sorprender la cantidad de historias que esconde su pasado. Desentierra una el historiador de la Fundación, Domingo Muñoz, que comparte un capítulo del curioso origen del Club Atlético Malagueño, su filial.

En la búsqueda de un filial

Desde los orígenes del fútbol, los clubes siempre trataron de contar con equipos formados por jóvenes promesas que algún día diesen el salto al primer equipo. El CD Málaga no fue ajeno a ello. Cuando aún se denominaba CD Malacitano y pese a contar con un equipo amateur ya buscó en 1939 tener un equipo vinculado o filial, donde foguear a los jugadores más prometedores de la zona, intentando llegar a acuerdos con clubes de la ciudad como el Racing Club o el CD Europa. Aunque, finalmente, no se llevó a cabo tal acuerdo.

Efímero fue el equipo del Victoria Balompié, que apareció el 26 de febrero de 1942 y cuyo punto álgido fue el partido que disputó en La Rosaleda ante el Betis Trinitario el 19 de abril de ese mismo año. Un encuentro que se jugó previamente al CD Málaga-Real Madrid, en la primera visita del equipo merengue a La Rosaleda.

El directivo Guillermo Santamaría fue el encargado de formar dicho equipo, pero se decidió prescindir de él un 16 de septiembre de 1942, por lo que no llegó a disputar liga alguna. Aun así, daría tiempo para que dos de sus integrantes, Ferro y Trigueros, llegasen a jugar con el CD Málaga.

Fernández Requena CF

En la temporada 1942-43 se constituyó el Fernández Requena CF, equipo que tomaba los apellidos de Miguel Fernández Requena, directivo del CD Málaga en los años 40. El equipo, que vestía con camiseta amarilla y pantalón azul, disputaba sus partidos en Segalerva y tenía la sede social en la calle Don Íñigo (nº 25), ubicación de la fábrica de curtidos y zapatos que regentaba Miguel Fernández.

En su primera campaña empezó compitiendo en la 3ª Regional, donde acabaría campeón. Las dos siguientes temporadas, ambas en 2ª Regional, acabaría siendo también campeón de la categoría. Por si fuera poco, el equipo logró ser campeón de la Copa Comité en 1944, 1945 y 1946. Además, sería el campeón provincial en Aficionados en las temporadas 44-45 y 45-46. El Fernández Requena, sin duda, era el mejor equipo de Málaga en categoría provincial.

A mitad de los años 40, el Fernández Requena CF pasó a ser un club vinculado (filial) al CD Málaga, donde llegaría a contar con Chales de entrenador. Tras ganar en Tercera y en Segunda Regional, a nivel provincial, el equipo logró el salto a la Primera Regional, donde jugaba contra equipos de la provincia de Málaga y de provincias limítrofes. Dicha categoría era por entonces el escalón inmediato a la Tercera División.

En las temporadas 1946-47 y 1947-48 el equipo, que se encontraba en la Primera Regional, llegó a jugar ambas fases intermedias de ascenso a Tercera División, pero no logró alcanzar la fase final, por lo que se mantuvo en la categoría.

La aparición del Club Atlético Malagueño

El 23 de octubre de 1947 la directiva de Manuel Navarro Nogueroles acordó que, para la siguiente temporada, el Fernández Requena CF cambiase de denominación a la de Club Atlético Malagueño. El objetivo, situar al equipo lo antes posible en Tercera División.

Dicho cambio se produjo el 25 de mayo de 1948 cuando se constituyó el Club Atlético Malagueño como equipo filial dentro de la estructura del CD Málaga. Contando, eso sí, con diferente número federativo: 8001 el del CD Málaga y 8003 el del Club Atlético Malagueño (dato de vital importancia para lo que ocurriría en 1992).

El Club Atlético Malagueño empezó su trayectoria en la Primera Regional (Grupo C), con la base de jugadores del CD Santo Tomás, equipo que había ganado varios campeonatos locales. El equipo acabó su primer curso en segunda plaza, por detrás del algecireño Bomba CF.

En 1950 la renuncia del CD Electromecánicas de Córdoba hizo posible el ascenso administrativo del filial malaguista a la Tercera División, donde se convertiría en un asiduo de la categoría. Incluso se enfrentó al primer equipo (para ello se 'desligó' del CD Málaga) en la temporada 1959-60 y fue campeón de grupo en la temporada 1963-64, llegando a jugar dos veces la fase de ascenso a Segunda División. En ambas ocasiones se quedó a las puertas de subir a la categoría de plata de fútbol español.

Los otros filiales del CD Málaga

En lo que concierne a los equipos filiales, pese a que el CD Málaga ya contaba con el Atlético Malagueño, que en los años que fue filial no paró de suministrar jugadores al primer equipo, la estructura del CD Málaga contó con otros equipos que llegaban incluso a realizar el papel de 'filial del filial'. Fue el caso del CD Rosaleda a principios de los años 50, del Atlético Malagueño Aficionados a finales de los años 60 (campeón de Andalucía con Ben Barek de entrenador) y, ya entrados en los años 70, aparecerían equipos como el CD Málaga 'B' o incluso un efímero CD Malacitano. También encontramos el caso del San Félix, en categoría juvenil, que desde 1974 se cobijó bajo el paraguas del CD Málaga.

Sirva este artículo de pequeño homenaje a un equipo, el Fernández Requena CF, de vital importancia para el Club Deportivo Málaga y el devenir del fútbol en la ciudad. Y que, posiblemente, sea desconocido para la mayoría de los aficionados malaguistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios