Málaga C.F.

Juanpi, de vuelta con una exhibición

  • "Vuelvo a sentirme jugador de este equipo", afirmó el venezalono

  • Muñiz lo calificó de "sorpresa"

Juanpi Añor conduce el esférico durante el encuentro de ayer en La Rosaleda ante el Rayo Majadahonda. Juanpi Añor conduce el esférico durante el encuentro de ayer en La Rosaleda ante el Rayo Majadahonda.

Juanpi Añor conduce el esférico durante el encuentro de ayer en La Rosaleda ante el Rayo Majadahonda. / marilú báez

Juanpi Añor fue una de las notas más positivas del sexto triunfo del Málaga esta temporada. Ante el Rayo Majadahonda, el venezolano saltó como titular en lo que suponía su exculpación. El mediapunta se pasó todo el mercado de fichajes en la rampa de salida y, finalmente, se acabó quedando ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo por él. Desde principios de septiembre comenzó a entrenar integrado con el grupo. Ayer, ante casi 20.000 malaguistas, Muñiz consideró que había llegado el momento para él. Es inteligente el gijonés, que consideraba al conjunto madrileño un buen rival ante el que perdonar al vinotinto. Éste, respondió.

Fueron casi 70 minutos los que sostuvo Muñiz a Juanpi sobre el tapete de La Rosaleda. Algo más de una hora en la que el venezalano completó una soberbia exhibición de sacrificio, robos, asistencias, participación, conducción, gambeta y disparo. De una recuperación suya salió el genial centro de Iván para Harper en el 1-0. Se desgastó en lo físico y mejoró el juego combinativo del equipo partiendo desde la derecha, aunque apareció mayoritariamente por dentro.

Tras el partido, Muñiz tuvo palabras para él y no escondió su asombro por el buen nivel que mostró: "Es una sorpresa, se lo está ganando y en los entrenos se está esforzando, aportó muchas cosas al equipo y es una buena noticia para todo el club y afición. Nos va a ayudar a sacar encuentros, a remar en la misma dirección y a ser un mejor equipo".

Juanpi pasó por zona mixta tras el encuentro y expuso sus sensaciones tras su vuelta a la titularidad casi 11 meses después -no lo hacía desde 5 de noviembre del pasado 2017-. "Sabía que no iba a ser fácil empezar a jugar y tener minutos, y sobre todo una titularidad como la de hoy [por ayer]. Estoy bastante contento", expresaba el venezolano, que fue ovacionado por La Rosaleda al ser sustituido: "Está claro que salir del campo con aplausos es mucho mejor que salir de otra manera. Hay que seguir con esta línea de trabajo, de sacrificio y de esfuerzo, y eso la gente lo valora".

También destapó lo que le pidió Muñiz antes del partido, "que hiciese lo que llevaba haciendo desde que empecé a trabajar con el grupo cuando se cerró el mercado. El esfuerzo y la humildad que estaba teniendo. El resto todo saldría". Además, comentó como se siente en esa posición, intermedia entre la banda y la mediapunta: "Es la posición natural en la que juego desde que empecé en el Málaga. Es donde me siento más cómodo, donde puedo participar más y dar mi mejor fútbol".

"Estoy feliz, estoy bien conmigo mismo, con el equipo y con los compañeros. Y eso se nota", reconocía, abriéndose ante los medios: "De cabeza me siento mucho mejor, más feliz, más liberado. Vuelvo a sentirme jugador de este equipo, que es lo que siempre he querido".

"Estamos contentos por otros tres puntos, pero con la mente puesta en Coruña. Mañana que es un nuevo día y un nuevo entrenamiento. Toca otra semana durísima y otro partido por ganar", zanjó sobre el próximo objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios