Málaga CF El Adrián más llegador y su idilio con el gol

  • El madrileño es uno de los nombres propios de la temporada, actual pichichi con 10 dianas

Las fotos del Málaga CF - Zaragoza Las fotos del Málaga CF - Zaragoza

Las fotos del Málaga CF - Zaragoza / Javier Albiñana

A falta de dos jornadas para que concluya la temporada regular, los nombres propios de la misma ya se pueden pronunciar. Ha sido una temporada de altibajos, con picos de rendimiento altísimos en el primer tramo de la etapa de Juan Ramón Muñiz al frente del barco y como la que vive el equipo ahora con Víctor Sánchez del Amo. También una buena gama de grises en este trayecto aunque son pocos los que han mantenido una regularidad, una constancia en su propuesta. Uno de ellos es Adrián González.

El madrileño es el cuarto jugador más usado esta temporada por Muñiz y Víctor (3.101 minutos), superado solo por Pau Torres (3.330), Munir y Blanco Leschuk (3.150). Con el tanto logrado la pasada jornada ante el Zaragoza, el centrocampista mantuvo su título de pichichi del equipo con 10 goles –Blanco hizo el noveno en su cuenta particular y apenas un cuarto de hora después hizo el suyo el 8 blanquiazul–.

Ya llegó a Málaga en 2017 con el cartel de mediocentro llegador. Venía del Éibar de firmar su temporada más goleadora de su carrera deportiva. Sin ser titular indiscutible (jugó 28 partidos, 19 de inicio), alcanzó los siete goles aquel curso 2016/17 que le serviría de trampolín para llegar al cuadro blanquiazul meses después. Lo hacía como hombre libre, cumpliendo su contrato con el club armero. La temporada en Primera del curso pasado, con dos técnicos diferentes, Míchel y José González, fue también el cuarto jugador más usado aunque no brillara de cara a puerta, con tres goles.

Ocho de estos 10 goles que acumula esta temporada han llegado en los últimos cinco meses, ocho en 2019. Además, exceptuando el encuentro ante el Osasuna en La Rosaleda (1-2), siempre que marcó el equipo puntuó: ocho triunfos y un empate. El madrileño está promediando un tanto cada 310 minutos, algo más de un gol cada tres partidos. Números positivos a tenor de su posición en el campo, ya sea como acompañante del delantero, descolgado tras él, o como pareja del mediocentro, habitualmente N’Diaye. En cualquier posición Adrián ha acabado apareciendo para sumar a menudo.

De hecho, el blanquiazul ha sido desde su llegada uno de los jugadores más criticados, aunque su rendimiento siempre estuvo por encima de la media. Esta temporada ha destapado su mejor versión en Segunda División, tras una década en la élite del fútbol español entre Getafe, Racing de Santander, Rayo Vallecano, Elche y Éibar. Aún le restan dos partidos ligueros a Adrián para aumentar esa cifra goleadora, además del camino que tome el Málaga en unos play off que parecen prácticamente sellados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios