málaga cf | CÓRDOBA

Muñiz corta y cambia

  • El técnico resta importancia al marcador del triunfo y mira adelante: "Esto es como ir al cine, hoy ves una película y mañana es otra distinta"

  • "La afición merecía disfrutar de su equipo"

Muñiz da instrucciones a Mamadou Koné antes de su entrada al campo. Muñiz da instrucciones a Mamadou Koné antes de su entrada al campo.

Muñiz da instrucciones a Mamadou Koné antes de su entrada al campo. / MARILÚ BÁEZ

Sigue la racha y van cinco. El Málaga gana y por un día, como un lujo, sin ese cara o cruz que hasta ahora salía de su lado. Lo ve como algo circunstancial Juan Ramón Muñiz, que no mira al marcador. "Nosotros tenemos que mantener el nivel de esfuerzo que teníamos. Hoy [por ayer] se vio recompensado con goles y tuvimos un margen que nos permite llegar a ese final de partido más tranquilo, pero en las pasadas jornadas también se pudieron hacer más goles", apuntaba el técnico asturiano en sala de prensa tras endosar un 3-0 al Córdoba que hizo venirse arriba a La Rosaleda. A la afición, no a él. No va a cambiar su discurso.

"Entiendo a la afición y le agradezco que apoye y anime, pero para nosotros se acabó ya. Eso significa que están contentos con el trabajo, pero la obligación es pensar mañana en el próximo partido. El equipo trabajó, ha ganado, ha hecho goles, la afición ha disfrutado y a casa", asegura Muñiz, que tira de símil cinematográfico: "Esto es como ir al cine. Hoy ves una película y mañana ves otra totalmente diferente, y hay que prepararse para ella".

Insiste el asturiano en ese deseo de hacer disfrutar al público, habla de devolver el calor recibido, y en cambiar el chip desde hoy: "Lo que merecían es pasar un día feliz en familia y disfrutando de su equipo. Desde el primer momento, hablo por todos, intentamos que se sea lo más feliz por ser del Málaga, por apoyar a su equipo e intentamos que disfruten con nosotros. Como comentaba, fue un buen partido, disfrutó toda la afición y se lo merecen porque desde el primer día el apoyo fue masivo. Los abonados, el aficionado que te apoya por la calle, el apoyo es grande tras un descenso y nosotros se lo agradecemos. ¿Cómo? Cada domingo mostrando este nivel, independiente del resultado, nuestro trabajo tiene que estar encima de la mesa".

Trabajo y más trabajo es la filosofía que busca transmitir. Insiste en no distinguir un 3-0 de otros marcadores por la mínima. "Es el fútbol y hay que jugar en todos los escenarios. Me gusta el equipo desde la jornada uno y hay que seguir en esa línea, disfrutar de este resultado, descansar y pensar en el próximo", explica mientras aguanta su otro mantra. Cuestionado por N'Diaye, no se habla de individualidades: "Sería muy injuusto hablar de un solo jugador. Igual que hablamos de Alfred podemos hablar de otro. No suelo individualizar porque somos un equipo y la virtud del club debe ser tener un equipo en el terreno de juego y sería injusto con otros que han tenido un nivel muy alto, y la labor del equipo ha sido buena, muy buena".

En ese sentido, Juan Ramón Muñiz alaba la capacidad defensiva del Málaga. Solo un gol en contra en cinco jornadas: "Es una satisfacción que sea difícil que el equipo no encaje goles y es una de las situaciones fundamentales en la categoría. Hay que rentabilizar goles y para ello hay que encajar poco. Todo el equipo tiene que estar satisfecho. El primero en defender es el más adelantado, que entorpece la labor ofensiva del rival para sacar la pelota y a partir de ahí es un trabajo de grupo".

A título personal, esboza una sonrisa y habla orgulloso sobre la fortaleza del equipo. Se ve compacto y trabajado sobre el campo, aunque lógicamente se quita responsabilidades y señala al césped: "Es satisfactorio ganar, meter y que no te metan. Para un entrenador hay momentos complicados pero tiene muchas cosas satisfactorias. Con mi trabajo disfruto mucho e intento que se vea que disfruto. A veces se nos escapan detalles, pero lo importante es que los de dentro sepan elegir y el mérito es suyo, que son los que tienen que atacar, defender, despejar... El mérito en un partido siempre es de los que están dentro de las líneas y los de fuera intentamos ayudar equivocándonos lo menos posible.

Por delante, Las Palmas. Niega que sirva para pulsar el estado real del equipo ante un rival por el ascenso: "Es un partido más de los 42 de toda la temporada. Hay tres puntos en juego y hablo del siguiente como si fuera un equipo de Regional Preferente en Copa. Hay que hacer bien nuestro trabajo, que esto es una liga y el premio es a la regularidad y hay que seguir manteniéndola como hasta ahora. El único objetivo no es el nombre del rival, sino trabajar, prepararnos bien, saber cómo afrontarlo y llegar bien para ello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios