Oviedo-Málaga CF | Vestuarios Muñiz: "Hay que estar satisfechos del trabajo, del esfuerzo y del punto"

  • El técnico ofrece una mirada optimista tras el empate en Oviedo

  • "El partido tiene dos fases, ofensiva y defensiva", dijo al ser cuestionado por Ontiveros

Muñiz se abraza con Anquela. Muñiz se abraza con Anquela.

Muñiz se abraza con Anquela. / LaLiga

No estaba contrariado Juan Ramón Muñiz tras el partido en el Tartiere. El técnico asturiano jugó en el campo del que era su rival cuando era joven. Privilegió el hecho de no perder y sumar un punto por encima de no haber conseguido los tres. Tenía la oportunidad de ser líder provisional el Málaga y no lo consiguió.

Siempre veo todos los partidos igualadísimos ante buenos rivales, los dos están bien, el partido estuvo en todos esos detalles de los que hablamos cada fin de semana. Se pudieron llevar el encuentro los dos equipos”, afirmaba el técnico asturiano, que daba valor al punto conseguido en el estadio carbayón: “Hay que estar satisfechos del trabajo, del esfuerzo, del punto. Llevamos tres partidos con buena puntuación, hemos sumado siete de los últimos nueve puntos. Sumamos, que es importante, y ahora tenemos 15 días para descansar. No hay ningún tipo de descanso después y hay que recuperar bien”.

Los últimos seis meses serán difíciles, duros y largos, con partidos competidos y con intensidad. Hay calidad en esta categoría en muchos jugadores, que no se había visto en otros años, y cuesta mucho sacar puntos”, incidía Muñiz.

Admitía el técnico que no había sido, eso sí, un partido muy brillante. “Muchas veces la categoría te exige mucha pelea, segunda jugada, balón dividido. Cuando coinciden dos equipos que saben que en cuanto uno de los dos desquilibra hay dificultad. El estado del terreno era pesado. Los dos equipos tuvimos nuestras ocasiones y ninguno pudo hacer gol”, afirmaba el entrenador malaguista, que recordaba que “tuvimos la ocasión de Cifu, la de Ontiveros y el gol anulado, que no sé si era fuera de juego o no”.

La sensación colectiva es que el técnico tardó demasiado en poner en el campo a Javi Ontiveros. El marbellí está con chispa y, nada más puso un pie en el terreno de juego, propició el desequilibrio con varias jugadas en las que aceleró el biorritmo del encuentro. “Hay que tener en cuenta que los dos partidos son dos fases, ofensiva y defensiva”, contextualizaba Muñiz para explicar por qué había tardado en poner en el césped a Ontiveros, que está en buena forma en los últimos encuentros y ofrece algo diferente: “Romper el partido era complicado. El partido estaba controlado. El partido va a ese detalle, ese córner o esa falta. Cuando se abrió un poco más el partido consideramos que Ontiveros podía dar velocidad o uno contra uno. El Oviedo era un equipo que replegaba bien. Acumulaba jugadores a 30 metros de la portería y era complicado que el partido se rompiera antes”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios