Pellicer, tras el Málaga CF-Zaragoza "Jugar en La Rosaleda nos está golpeando"

  • Sergio Pellicer analizó lo ocurrido en La Rosaleda ante el Zaragoza: "Nos ha faltado contundencia en las áreas"

Sergio Pellicer grita durante el partido. Sergio Pellicer grita durante el partido.

Sergio Pellicer grita durante el partido. / Marilú Báez

El Málaga volvió a perder en La Rosaleda y se va convirtiendo en costumbre. Los partidos se tuercen y, a lo sumo, saca un punto. Este domingo, ante el Zaragoza, ni siquiera eso. Se marcharon los puntos tras un 0-2 en el primer tiempo y Sergio Pellicer analizó lo que ocurrió en el encuentro disputado en el coliseo malagueño.

"Es una rutina que hay que cambiar", decía el técnico castellonense en la sala de prensa Juan Cortés: "Siempre lo decimos. Estamos tristes porque teníamos mucha ilusión. Más allá del resultado y de un análisis general, hay que felicitar al rival porque ha sido más contundente en las dos áreas. En lo que ha sucedido de área a área, excepto el uno contra uno que se queda delante del portero poco después del 0-1, hemos sido mejores. Nos ha faltado contundencia en las áreas. El segundo gol ha sido a balón parado. Hemos tenido opciones en la primera mitad, generando ocasiones, dominando, más o menos acertados, pero con actitud innegociable. El equipo ha seguido contra corriente, dando la cara. Excepto un balón a la espalda no hubo en la segunda mitad ocasiones suyas".

"Fuera de casa tenemos menos opciones y dominio y conseguimos un botín mayor", proseguía el técnico blanquiazul: "El rival ha estado mucho más efectivo en los 16.50 metros del área. Hay que resetearnos, los números están ahí. Cada partido son tres puntos, sea en casa o fuera. No ganamos desde el Sporting y el domingo tenemos un partido de alto voltaje y hay que limpiar la cabeza y la mente y seguir trabajando. No se puede pedir perdón por la actitud. Después nos pueden analizar varios aspectos, pero la actitud ha sido muy buena. Jugar en La Rosaleda nos está golpeando, la competición nos golpea. Nos queda un largo trayecto, duro, pero sabemos cuál es el objetivo".

"Yo veo todos los partidos de esta categoría, en directo o diferido. Ayer un portero realiza nueve paradas y se lleva un empate su equipo", respondía el entrenador malaguista cuando se le preguntaba por esos goles recibidos: "Tenemos que ser más agresivos y contundentes, estar pendiente a esa acción posterior. El rival juega, pero tiene un centro, un remate, se gira... Hay que ser contundentes y ganadores en esos espacios del juego. Debe ser el primero o segundo gol el que hemos marcado fuera del área. Hay que ser contundentes cuando estamos defendiendo. Hay que tener velocidad y precisión ahí. La táctica ofensiva va con la técnica. Puedes transportar a unas posiciones del campo el balón, pero debe haber un buen centro, un buen remate, una buena ocupación de espacios. El equipo ha generado. En nuestra propia área, con muy poco, salvo en lo de Narváez, nos metieron dos goles. En las transiciones somos fuertes, pero nos han dejado pocas. Tenemos que ser mucho más agresivos. Que al rival les cueste llegar a esas zonas. Hay que mirarlo, analizarlo y tomar decisiones. En esta segunda vuelta no podemos encajar el mismo número de la primera vuelta porque no conseguiremos el objetivo así".

La contundencia fue un término muy empleado por Pellicer: "Hemos empezado bien, pero el primer acercamiento rival ha sido gol. Cuando encajas un gol o metes, los cinco minutos siguientes son muy importantes. Pero nos hemos sabido recomponer, nos faltó un gol antes del descanso. Ellos la meten en la última acción. Te vas con un 0-2 y, por méritos, es injusto. Pero es justo por la contundencia en las áreas. Jugar de local crea ansiedad, parece que juguemos fuera. Tenemos que abstraernos. En esta sociedad no hay público ni a favor ni en contra. Es 11 contra 11. Cambia el estadio y tenemos que olvidarnos. Esa ansiedad se quita ganando. Vendrán rivales de gran entidad ante los que tendremos que manejar registros de alto nivel. Tenemos que estar al 150% los que inician y los que salen del banquillo. Somos conscientes de que tenemos que trabajar y mejorar".

"Llevamos ya varios momentos en los cuales nos da rabia porque el grupo trabaja de una manera infernal en el día a día", decía el técnico sobre la imposibilidad de encadenar seis puntos en dos partidos: "Hemos tenido momentos en los que una victoria nos enganchaba y marcaba diferencia y nos daba mucha distancia con los de abajo, pero no fue posible. Hay que calmar el estado de ansiedad. Hemos mejorado en el juego, pero no en contundencia defensiva, pero hay un camino. La afición espera la hora de que empiece su equipo y ve que no consigue la victoria. Y da rabia. Hay que darle continuidad, pero esto es una noria y ahora viene en el Sporting. Tenemos que ver las cosas con mucha alerta para sumar y marcar las diferencias".

Por último, Pellicer contestaba a la pregunta sobre si era un tema psicológico o de planteamiento por el que el equipo no sumaba en casa. "Cada equipo tiene su ADN y DNI, más allá del contexto. Nos gusta mantener ritmo alto, apretar arriba en bloque alto, con diferencias las alturas de la línea defensiva. Es muy ventajista quizá con tanta diferencia, pero la clave está en ser contundentes. Hay momentos en los que fuera de casa estamos siendo más contundentes. Cada rival tiene unas características. Tenemos que hacer un análisis más profundo y exhaustivo. El sambenito está ahí, si hubiésemos mantenido el ritmo de fuera estaríamos en play off y si tuviéramos fuera el ritmo de casa estaríamos ahí abajo. Tenemos que mantener el equilibrio que sí tenemos fuera de casa. Así tendríamos mucho más puntos. Quiero liberar a los jugadores, son los que tienen muchas ganas de conseguir la victoria. La mejor medicina es ganar, libera tensiones y mantener el equilibrio", cerrada el adiestrador malaguista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios