Málaga CF-Albacete Pellicer: "Hay que ser depredadores, querer más"

  • El entrenador admite que la permanencia está "en la palma de la mano" y que están "al límite a nivel físico" pero quiere mantener un mensaje ambicioso

Sergio Pellicer, con Alejandro Menéndez.

Sergio Pellicer, con Alejandro Menéndez. / Marilú Báez

Sergio Pellicer no podía disimular su satisfacción con la victoria del Málaga sobre el Albacete. La permanencia está "en la palma de la mano", decía el entrenador castellonense, que con varias jornadas de antelación acaricia el objetivo. Es cierto que pensar en algo más es complicado porque el Rayo Vallecano se ha enchufado y es difícil pelear por el ascenso, pero el entrenador deja volar la imaginación.

"Estamos al límite a nivel físico, pero mentalmente estamos muy fuertes. Hay raza y corazón, cuando las piernas no van hay algo más dentro. Cada jornada hay más obstáculos y el grupo ha sabido pelear en cualquier circunstancia, sin excusas. Los imposibles no existen, estamos en situaciones que pensábamos que no podíamos alcanzar", decía el técnico, que mandaba un mensaje ambicioso: "Hay que ser depredadores, querer más, sabiendo que es todo muy complicado. Con el trabajo con los chavales, con cada entrenamiento, el grupo se recupera. Se lo he dicho a ellos, estoy orgulloso de ellos. Sólo puedo darles las gracias. Pero quedan ocho partidos, hay que tener raza y hambre. Lo tenemos cerca, en la palma, pero ya decía que las victorias hacen que haya prepotencia y eso es un enemigo. Hemos mantenido un equilibrio en la victoria y en la derrota. Tener 48 puntos y estar más cerca de los de arriba que de los de abajo nos da un plus de motivación. Nos queda ese broche final para que sea matemático. El corazón nos hace ir al límite. La pena es que no podamos compartir con la afición esto. Podemos jugar mejor o peor, pero se puede sentir identificada con este grupo".

"Mientras hay matemáticas, hay posibilidad de ir hacia abajo o pelear por todo", proseguía Pellicer: "Nos ha ido muy bien focalizándonos en el día a día, el presente. Nos anclamos a veces en el pasado o pensamos en el futuro, pero se mejora en el día a día. Si pensamos en el entrenamiento del martes nos irá mejor. Cuando uno genera ilusión... Me enorgullece que me preguntéis por la liguilla, da idea del trabajo que ha hecho este equipo. El de Las Palmas será un partido tremendo. Pero es el día a día y no pensar más allá. Que siga esta dinámica y que haya alegría. Hemos mantenido un nivel, con una derrota o dos como máximo, ahora hemos ganado dos seguidas. No hemos hecho tres triunfos seguidos y queremos conseguirlo. Será nuestro mensaje. Tendremos que luchar por todo y luego veremos. Hay distancia notable por abajo o por arriba que se ampliará o reducirá según lo que hagas".

"En estos dos últimos meses, cada semana ha sido un jeroglífico, hemos encontrado unos jugadores con una estructura, una forma de jugar y una flexiblidad. Nos falta quizá ataque posicional, hemos conseguido un gol a balón parado y otro en transición. Nos queda mejora en estático, pero nuestra forma de jugar es que vamos directos al campo rival, hay mecanismos para ser protagonistas en el campo rival, es lo que penalizó contra el Almería, cuando perdimos el balón en nuestro campo. Hemos ganado en esa contundencia que nos faltaba en las dos áreas. Y estamos fuertes con Escassi y dos interiores ahí. Estamos fuertes en el centro del campo, donde muchas veces se diluye o se gana el juego. 

¿Cómo motivar al equipo en lo que resta de temporada? "Queda temporada, a nivel matemático. Sabemos que costará mucho. El discurso de entrenador e igual me van a odiar en el vestuario, pero hay que querer más. Es la metodología del hambre, del corazón, la cercanía, la exigencia, ponerte una camiseta del Málaga conlleva eso. La gente espera que su equipo compita y gane, hay mucho sentimiento, sabemos la responsabilidad que tenemos, sabemos lo que es resolver cada faceta, la historia que tiene este club. Para mí es la mayor ambición que hay. Desde la cercanía y la exigencia, no podemos parar, se lo he dicho tras el partido y me van a coger manía. Estamos al límite. Los objetivos están más cerca. La mayor ambición es lo que representamos", cerraba un satisfecho Sergio Pellicer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios