Resultado y crónica del Cádiz - Málaga CF De VAR y barreras (0-1)

  • El Málaga gana al líder de Segunda, el Cádiz, en el Ramón de Carranza con un gol de Adrián de penalti

  • Los de Pellicer supieron sufrir en un encuentro marcado por varias revisiones

Tete y Perea luchan por un balón. Tete y Perea luchan por un balón.

Tete y Perea luchan por un balón. / LaLiga

Derriba el Málaga barreras, muros que le impedían crecer, sentirse uno más de la categoría. Logra sumar dos triunfos seguidos, ganar fuera de casa, superar la presión ambiental. Tumba al líder, cuya tela de araña tejida por Álvaro Cervera es tremenda. Supo vencer y supo reconciliarse consigo mismo. Tuvo la intensidad continua que le faltó en otras citas (independientemente del resultado). Sabía dónde estaba y cómo afrontarlo. Y aparte de todo hubo VAR, mucho VAR. Con aciertos y con errores, situaciones con las que hay que saber convivir.

Empezó el partido con los dos equipos respetándose mucho, eliminando las áreas prácticamente de la ecuación y dejando que la intensidad y el orden gobernaran. Una igualdad evidente y una actitud blanquiazul acorde al encuentro y a lo que debe ser este equipo. Se echaba de menos en el Carranza, de todas maneras, algo más de acción.

Los primeros guantes que se vieron, exagerando un poco la cuestión, fueron los de Cifuentes en el minuto 32 y tras una acción de Luis Muñoz, que a trompicones y sorteando rivales, llegó al área pero sin el control suficiente para ejecutar el remate, que fue más bien un rechace hacia portería.

A partir de ese instante se agitó el partido. Luis Hernández empalmó un balón en el área que parecía tener buena dirección pero que golpeó en Adrián. Después Malbasic hizo una aparatosa brecha a Ismael Casas; el Cádiz demostró que del más mínimo error te puede montar una contra; el gol de Adrián anulado por una supuesta falta de Sadiku al portero; el lío con Álvaro Giménez... Y un 45-55% de reparto en la posesión.

Sobre el papel, el Málaga había ganado a los puntos en la primera mitad, pero el Cádiz ya había demostrado muchas veces que es como mejor le gusta afrontar los encuentros. Hacía falta algo más o el líder terminaría por hacer del error rival una virtud. Pero los blanquiazules no cedieron. Juanpi amenazó desde 40 metros y Tete acabó forzando un penalti que Adrián transformó.

Con 0-1 el guion cambiaba. El Cádiz se tenía que quitar la careta y lanzarse a por el Málaga, que ahora encontraba alguna manera más de rondar el área de Cifuentes. Los amarillos también tuvieron su dosis de polémica, pero Pulido Santana –antes y después de consultar el VAR– entendió que no hubo penalti sobre Nano Mesa, que lo pareció. Lo pareció tanto como el de Fali a Sadiku un poco después.

Los últimos diez minutos fueron un asedio absoluto del Cádiz, que arrinconó a un Málaga que se defendió con todas las herramientas posibles y que tuvo en Munir un héroe. Una magnífica mano de puros reflejos que necesitaban tanto él como el equipo. Tan clara fue esa como la que sacó apurado Diego González a tiro de Salvi pasado el 91’. Sufrió el equipo blanquiazul hasta el último segundo de partido, con Cifuentes a la desesperada subiendo a rematar un córner. No, no era el día. Estaba para el Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios