Resultado y crónica del Espanyol - Málaga CF Frontera cerrada (3-0)

  • El Málaga hizo un partido decoroso ante el Espanyol, que demostró su tremenda pegada

  • Polémicas en el 1-0 por manos de Raúl de Tomás y un posible penalti sobre Jairo que se señaló fuera del área

Las fotos del Espanyol - Málaga CF

Las fotos del Espanyol - Málaga CF / La Otra Foto

El Málaga sigue al otro lado de la frontera, esperando un turno que no llega. El peso de Segunda está empujando a los blanquiazules a una ubicación más acorde a sus posibilidades. No está rendido ni mucho menos, sigue siendo un conjunto decoroso pero al que no le está llegando para mucho más. Caer ante el Espanyol entra dentro de la lógica. Tuvo dignidad pero no sólo fue víctima del imperial líder, también aparecieron frecuentes fantasmas. El toque arbitral y las flaquezas a balón parado.

Viendo que el castillo del 4-1-4-1 ha sido derruido por las lesiones, Pellicer apostó por una regresión a esa isla que a veces le funciona de los cinco defensas. Un giro para tratar de exprimir las últimas gotas de una plantilla disminuida y agotada. Un escudo ante un Espanyol feroz.

El Málaga empezó con una presión altísima, mirando a los ojos al jefe del patio. Casi todo pasaba cerca del área del Espanyol hasta que los pericos sacaron la fusta. De un balón largo de un presionado Diego López, un gol. Bastó una conexión Puado-Raúl de Tomás para que el delantero batiese a Dani Barrio –la tocó pero con poca firmeza– de seco disparo desde el borde del área.

Protestó insistentemente en la banda Pellicer por la no revisión de la jugada. Las imágenes de televisión dejan ver que De Tomás toca el balón con las manos al controlar en el origen del tanto. Una cicatriz más que se olvidará.

No se resintió en exceso el Málaga por el gol, aunque ya no presionaba al Espanyol con el mismo brío. Pese a todo, volvió a asomarse por los dominios de Diego López y rondó el gol en una acción en la que Caye Quintana no anduvo hábil tras una pérdida perica en la salida.

Y de repente, otro zasca. Una llegada, un córner. Servicio excelente de Embarba al primer palo y Puado se alzó para ejecutar un cabezazo preciso que desesperó a Barrio. Es uno de los males de este Málaga, terrible en la defensa a balón parado.

Aun así, los jugadores blanquiazules tuvieron arrestos para seguir buscando la portería contraria. Primero con un disparo de Escassi que obligó a Diego López a dar lo mejor de sí y una falta casi consecutiva sobre Jairo que el colegiado quiso ver justo fuera del área aunque eso no quedó nada claro. ¿Cuántas acciones contra los intereses del Málaga no se han revisado esta temporada?

No dejó de intentarlo el Málaga, ante un rival que demostró que es mucho más que calidad, que bebe del orden y el trabajo. Posesión estéril una y otra vez de los malaguistas, el toque sin parada final. Casi nada era trascendente. Tampoco los cambios, protocolarios, de administración de esfuerzos.

Raúl de Tomás redondeó su faena haciendo el 3-0 y llevándose una herida que le produjo accidentalmente Wu Lei. Con todo más que decidido Pellicer dio entrada al juvenil Haitam, una de las grandes esperanzas de la cantera. Quizás sea tiempo para eso, para buscar motivos con los que ilusionarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios