Resultado y crónica del Numancia - Málaga CF Pasito al frente (0-0)

  • El Málaga regresa con un punto de Los Pajaritos, donde empezó mal y acabó rondando la victoria

  • El árbitro anuló un gol a Pacheco tras consultar el VAR

Antoñín y Héctor Hernández, en el Numancia-Málaga. Antoñín y Héctor Hernández, en el Numancia-Málaga.

Antoñín y Héctor Hernández, en el Numancia-Málaga. / La Otra Foto (Soria)

El Málaga regresa de Soria con un punto de esos que no sabes si son buenos o malos hasta que acaba la temporada y ves la clasificación. Desde luego, dejó alguna lectura positiva pero también volvió a exhibir algunos de sus peores defectos el conjunto de Víctor Sánchez del Amo. Sí puede elevar el listón del optimismo que hombres como Juankar y Pacheco empiecen a conjugar. No fue tan insulso el encuentro como un 0-0 invita a pensar.

Siguiendo la ruta natural del reloj y añadiendo como aliño el tópico de que los partidos duran 90 minutos, el Málaga volvió a entrar mal por enésima vez esta temporada. En los últimos encuentros está resultando de lo más normal sufrir una ocasión del rival al poco del pitido inicial. 56 segundos tardó el Numancia en disparar a Munir por primera vez. La mala puntería de Nacho Sánchez evitó el 1-0, que remató completamente solo cerca del punto de penalti.

El propio Nacho tuvo otro casi mano a mano cinco minutos más tarde. Eso y alguna llegada más del Numancia volvió a evidenciar que el Málaga hace aguas y que tiene que reconstruirse desde atrás hacia delante y no al revés. Eso sí, el conjunto blanquiazul no se escondía y mantenía su apuesta de ir al intercambio de golpes.

Estuvo a punto de dar sus frutos avisaron Sadiku y Pacheco y hasta se llegó a marcar un gol anulado vía VAR por supuesto fuera de juego de Luis Muñoz (que pasa de una jornada a otra de central a casi mediapunta) previo al tanto del propio Pacheco. Las imágenes dan la razón al colegiado Arcediano Monescillo.

El Málaga se fue adueñando completamente del partido en la segunda mitad, no sólo por sus propio acierto sino también por llevar al Numancia a desordenarse y dejar los espacios necesarios para montar su espectáculo. Forzar errores del rival también es un mérito. Pacheco otra vez y Antoñín algo más tarde se quedaron con la miel en los labios.

Lo mejor de todo es que el Málaga dejó de pasar apuros salvo un par de llegadas esporádicas del Numancia y, aunque no volvió a gozar de oportunidades de gol tan nítidas, sí que fue el que más hambre de victoria mostró. Al final se tuvo que conformar con el botín menor. No saca de pobre más allá de la confortable sensación de pasar una noche fuera de los puestos de descenso.

Lo que no se debe dejar de lado es el asunto clasificatorio, al que técnico y jugadores tratan de restar importancia. Son 18 jornadas ya, casi toda la primera vuelta. Es peligroso caer en el conformismo. Un 0-0 puede construir si se orienta bien. De lo contrario, es una tumba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios