Málaga CF Seis años de litigio entre Al-Thani y Bluebay

  • La cronología de un conflicto que tiene al Málaga en los tribunales desde hace un lustro

Al-Thani declara en el juicio con BlueBay. Al-Thani declara en el juicio con BlueBay.

Al-Thani declara en el juicio con BlueBay. / Javier Albiñana

La sentencia no es firme, cabe recurso ante el Audiencia Provincial de Málaga, pero la justicia ha dictaminado que el jeque Al-Thani debe compartir con BlueBay la propiedad del club. Es la última novedad en un proceso interminable que aún no ha escrito su último capítulo.

Hay que remontarse a finales de 2012, cuando, tras la sanción de la UEFA al Málaga por incumplimiento del fair play financiero, representantes del Málaga se reúnen con Jamal Iglesias propietario de BlueBay para buscar financiación. En marzo de 2013, justo cuando el Málaga tocaba sus picos históricos sobre el césped tras ganar al Oporto y se disponía a medirse al Borussia Dortmund, se constituyó la sociedad Nas Spain 2000 S.L., en la que supuestamente entraron el propio Al-Thani con el 51% del capital social y Jamal Iglesias mediante la sociedad Management Empresarial Málaga, vinculada BlueBay, con el 49% de las acciones. En esa época Al-Thani se había desentendido del manejo del club y dejó a Moayad Shatat como representante.

Esta nueva compañía resultante del acuerdo adquirió por un euro las acciones del club. Según el acuerdo pactado, Al-Thani cedía la gestión del club y se comprometía a pagar 30 millones de euros en cinco años. En agosto de ese año, el CSD autorizó la adquisición de las acciones del Málaga, un total de 565.861, por parte de la mercantil Nas Spain 2000, S.L.

El club quedó por entonces a cargo en la gestión de BlueBay con Iglesias y Gonzalo Hervás gestionando y operando en el Málaga. BlueBay hizo una aportación de capital de dos millones de euros, devuelta con intereses, y el equipo lucía publicidad de la hotelera en la espalda. Es la época en la que Vicente Casado llevaba la gestión del club en los despachos como hombre fuerte y Bernd Schuster era el entrenador. Ese verano de 2013 se hicieron ventas importantes como las de Isco (30 millones de euros por los bonus) al Real Madrid.

En julio de 2014, el jeque Al-Thani constituye una sociedad unipersonal denominada Nas Football S.L. en la que transfería las acciones desde Nas Spain y así tomó el control en la junta general de accionistas, impidiendo el paso a Jamal Iglesias, que presentó ya en febrero de 2015 una demanda contra Al-Thani y su socio Abdullah Ghubn por "apropiación indebida" de las acciones del club, admitida a trámite por el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Málaga, que lleva el juicio.

En mayo de 2015, se celebró la vista oral entre Al-Thani y BlueBay en la Ciudad de la Justicia. El juez acepta las medidas cautelares en las que impide al jeque poder contar con todas las acciones del club para poder venderlas. Están congeladas y en febrero de 2016, Al-Thani presenta una querella criminal contra Shatat, Ghubn e Iglesias por falsedad documental. Alegaba que desconocía el acuerdo y la firma cuando se formalizó. El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga admite a trámite esa querella criminal de Al-Thani.

En julio de 2016, Moayad Shatat, Jamal Iglesias y Abdullah Ghubn declaran ante la jueza por la querella criminal y la jueza desestima la querella criminal presentada por Al-Thani a Shatat, Iglesias y Ghubn. La Audiencia Provincial tampoco estima el recurso de Al-Thani, en un proceso que dura casi dos años. Se dio a conocer la fecha para retomar el contencioso civil, el 4 de diciembre de 2018, que fue retrasado finalmente hasta febrero de 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios