Málaga C.F.

Los fichajes, en 'stand by'

  • El tope salarial frena al Málaga para cerrar a Álvaro Jiménez, que ayer pasó reconocimiento médico

  • El club le pidió paciencia al jugador ante la solución

  • Hay más jugadores afectados

Álvaro Jiménez celebra un gol en su etapa en el Getafe. Álvaro Jiménez celebra un gol en su etapa en el Getafe.

Álvaro Jiménez celebra un gol en su etapa en el Getafe. / @alvaro1jimenez

Para entrar dejen salir. Es una muletilla bien usada en época de fichajes pero jamás gozó de tanto significado como lo tiene ahora en el mundo del fútbol. El tope salarial -otro de los términos que ahora tan de moda están- tiene al Málaga agarrotado. Ayer por la mañana, Álvaro Jiménez pasaba reconocimiento médico en las instalaciones de La Rosaleda, como en la víspera había publicado este periódico. Las cámaras de Canal Málaga eran testigo del momento en que Jiménez llegó a La Rosaleda, con sus botas cargado. Después vería el entrenamiento de los que esperaba que fueran sus compañeros. El interés por el jugador era fuerte, pero se torció.

El acuerdo con el cordobés era total y no había resistencia a dejarle salir por parte del Getafe, que no contaba con él y no le asignaba dorsal. Había permitido que Manuel García Quilón, su representante, que ya ha cerrado otras operaciones este verano con el Málaga, le buscara equipo. Pese al acuerdo existente para que todo quedara pendiente de oficialidad, se comunicó al jugador que no se podía ejecutar en este momento su fichaje, al igual que sucede con otros jugadores en cartera. El tope salarial limita el margen de maniobra, a menos que se den algunas salidas enquistadas por diversos motivos.

El Málaga tiene una masa salarial acumulada que le hace exceder el límite que establece LaLiga según diferentes parámetros. La operación salida, con nombres como los de Roberto Rosales, Juanpi Añor o Álex Mula, principalmente los dos primeros, podría desbloquear la situación. El dúo venezolano cuenta actualmente con dos de los salarios más altos de la plantilla. Su salida liberaría holgadamente el problema que ahora preocupa en la dirección deportiva. Cabe destacar que el Málaga no es que se vea imposibilitado para fichar a Álvaro Jiménez, sino que no podría inscribirlo al jugador ante LaLiga. De hecho, en esa situación se encuentran varios jugadores más de la plantilla. Fueron evidentes los casos de Medhi Lacen o Badr Boulahroud, convocados por Muñiz el pasado fin de semana ante la posibilidad de que la venta de En-Nesyri permitiera su inscripción, como apuntó Sur. No fue el caso. Tanto la dirección deportiva como el cuerpo técnico le han dado prioridad a otros jugadores, como pueden ser N'Diaye o Blanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios