blanco leschuk

Hay 'nueve' y se llama Blanco Leschuk

  • Sensacional partido del delantero argentino, que da un recital en varios conceptos

  • Notable colectivo

Hay 'nueve' y se llama Blanco Leschuk Hay 'nueve' y se 	llama Blanco Leschuk

Hay 'nueve' y se llama Blanco Leschuk

En un notable partido coral, con peligro ofensivo y pocas dificultades en la portería propia, emergió por encima de todos los jugadores la figura de Gustavo Exequiel Blanco Leschuk. El delantero argentino dio un clinic de lo que le pide Muñiz a un ariete. No sólo condicionó los duelos aéreos. Da mucho oxígeno jugando de espaldas, pero aumenta las expectativas cuando tiene el balón en los pies. Hay que verle con más continuidad y con los rivales estudiándole. Sólo le faltó el gol para rubricar una actuación sensacional que condicionó el partido. Quiso buscarlo en una cabalgada postrera en la que se le acabaron subiendo los gemelos cuando Koné estaba en mejor posición.

Del resto del equipo, es evidente que N'Diaye multiplica el nivel colectivo. A veces parece que se juega con 12 cuando él está en el césped. Jack Harper pega bocados pero también deja algunas filigranas de estilista. La zaga está más segura con un Munir que no recoge el balón de su portería desde el minuto 5 de la primera jornada. Adrián y Ricca, dos jugadores del descenso, tuvieron una alegría en forma de goles. Y qué decir de Ontiveros e Hicham, las alas de la Academia. El marroquí se lesionó en la jugada del gol que marcó tras su primera titularidad en Liga. Muñiz ha conseguido, hay que ver la continuidad, centrar mentalmente a Ontiveros. Y el marbellí es un jugador de calidad superior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios