Willy Bárcenas. Vocalista de Taburete

“Nos pusieron palos en la rueda, pero el público decidió que siguiéramos”

  • Taburete actúa este sábado en el Open Festival de Tomares, donde el dúo presentará 'Matadero 5', un disco que consideran distinto y el "más radical" de los publicados en los casi diez años de trabajo

Taburete, en un concierto en Madrid el pasado abril.

Taburete, en un concierto en Madrid el pasado abril. / Kiko Huesca / Efe

Hay grupos que son imprescindibles para armar las piezas de un relato generacional. Hablamos de referentes cuyas propuestas forman parte de un ideario colectivo o de nuestra memoria sentimental. Diríamos que, sin ellos, el engranaje de un tiempo se nos queda torpe, inacabado. Es el caso de Taburete, banda madrileña que surge en una época de no demasiada bonanza para el indie pop español. Sin embargo, con aciertos y con trabajo, el grupo consigue hacerse hueco entre los principales nombres de nuestra música. Tomando un estilo convencional, pero que no suena a lo convencional. Y, además, convenciendo a un público amplio. Todo un mérito. Taburete actúa hoy en el Open Festival de Tomares, abriendo cartel. Aprovechamos para abrir conversación con Willy Bárcenas (Madrid, 1989), su vocalista.

–¿En qué momento se encuentra el grupo?

–Ahora mismo Taburete se encuentra en un punto de consolidación. El año que viene vamos a hacer diez años como banda, con cinco discos sacados, y nos vemos en el lugar al que queríamos llegar, es decir, en aquello que buscábamos desde el principio. Algo que es muy difícil de conseguir. En 2017 tuvimos ese boom muy fuerte, y ahora nos encontramos asentados. Sentimos respeto por parte de la industria y del público. Estamos en una fase de estabilidad, digamos, y en cuanto a los sonidos, probando nuevas vías. En nuestro último disco, Matadero 5, hemos arriesgado y evolucionado. Haciendo propuestas diferentes.

–Nos indicaba que el año que viene Taburete celebra la década. No sé si tienen algo preparado.

–Pues la verdad es que no lo hemos pensado todavía. Estamos centrados en la gira de verano, que hemos empezado en Lucena, y hemos estado liados con los dos conciertos que celebramos en abril en el WiZink, que lo volvimos a llenar. También estamos trabajando en temas que iremos sacando a lo largo del año, aunque no van a pertenecer a ningún disco. Y el año que viene, veremos. Pero sí tenemos claro que algo tenemos que hacer por los diez años.

"Estamos en una fase de estabilidad, y en cuanto a los sonidos estamos probando nuevas vías”

–Más próximo a estos proyectos es el concierto que tienen hoy en el Open Festival. ¿Qué es el sur para Taburete?

–En el sur siempre nos han querido mucho. En Sevilla recuerdo ese primer concierto que dimos en la sala Malandar. Me acuerdo de cómo nos recibieron, de lo bien que nos recibieron. Luego hemos vuelto muchas veces, como con aquella gira de Hombres G de hace unos años. El sur para nosotros es un sitio donde siempre estamos felices. Y para este concierto en particular, y con este último disco, nos vamos a adentrar un poco en el mundo flamenco. En el flamenco fusión, no puro, claro. En el Open Festival os vamos a proponer un concierto en el que habrá mucha fiesta del sur.

–En Matadero 5, su último disco, se puede intuir una evolución. ¿Incluso una ruptura de lo que venían trabajando?

–No sé si tanto una ruptura… A nosotros, a Taburete, nos ha gustado mucho la música latina. Desde siempre. Nos interesa mezclar estilos, hacer discos divertidos, donde veamos canciones diferentes unas de otras. Más aún en esta época en la que escucharse un disco entero parece algo de otro tiempo. Matadero 5 es el disco en el que más hemos cogido esta idea de lo distinto y la hemos hecho de manera más radical. El hecho de meter electrónica por primera vez, la incursión en el flamenco con Miguel Campello, incluso el flamenco urbano con Omar Montes… Hemos querido llevarlo todo al extremo. Pero creemos que queda un disco muy divertido. Y también nos gusta que no hay canciones que despunten. Hay algunas con más eco y otras que aún no son tan conocidas. Pero hay canciones para todos los públicos.

–¿Con qué se quedan de estos casi diez años de carrera?

–Nos quedamos con que somos los mismos que hace ocho o nueve años. Creo que nada de lo que nos ha ocurrido nos ha cambiado. Seguimos siendo el mismo grupo de amigos que disfruta viajando en la furgoneta a todos los destinos, o grabando, o dando los conciertos. Creo que seguimos con los pies en la tierra y siendo un grupo de amigos. Muchas veces los egos y tal hacen que todo sea más frío, incluso que los grupos lleguen a romperse. En nuestro caso no estamos ahí. Y eso el público lo ve cuando estamos en el escenario. Esa naturalidad. Un grupo de amigos que hacen música.

–¿Qué o quién cree que ha sido imprescindible para que ustedes al lugar en el que hoy día estáis?

–Es bastante evidente, pero yo creo que el público. Sin el público nosotros hubiésemos tenido un palo en la rueda… Aunque se nos daba visibilidad, al final era por temas ajenos a la música. El público es el que se ha encargado de demostrar que no debía ser esto así. Nos quedamos con eso: con el apoyo incondicional del público.

"Yo suelo actuar de forma impulsiva, y me equivoco, pero ¿volver atrás, arrepentirme? No es una opción?”

–¿Por qué se quiso dedicar a la música?

–La verdad es que fue por una serie de situaciones que se fueron dando. Yo venía de otro mundo. Primero estudié Económicas, después estudié Dirección de cine, que era mi sueño. Pero al final se dio un momento en el que, bueno, estaba sin trabajo y estaba componiendo canciones. En ese momento apareció Jokin Deloxly, que fue el primer miembro de Taburete, aunque después abandonara el grupo. Pero él fue el que me dio el impulso para grabar y para dedicarnos a la música. Todo fue un poco casual, derivando de las situaciones que estaba viviendo en mi vida.

–Dándole vueltas a una de las letras de vuestro último disco: ¿de verdad mejor perderse que retroceder?

–Pues yo creo que sí. Yo creo que no hay que estar mirando tanto al pasado. O a lo que pudo ser. Mejor ser uno mismo, y ya. Yo suelo actuar casi siempre de manera muy impulsiva, y a veces haces cosas que te equivocas… Pero ¿arrepentirte, volver para atrás? Pues para mí no. Yo prefiero seguir mi camino, con mis aciertos y mis errores, pero no volvería atrás. Para ningún momento de mi vida. Estoy muy contento en el punto en el que estoy.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios