Marbella

Ecologistas contra las concesiones de los chiringuitos de hormigón y con sótano en Marbella

  • El grupo verde ‘Malaka’ ha interpuesto una serie de denuncias y alegaciones ante la Junta de Andalucía para revocar las licencias, sancionar y evitar que se den nuevos permisos

Vista de un chiringuito denunciado en la playa Real de Zaragoza, en Marbella.

Vista de un chiringuito denunciado en la playa Real de Zaragoza, en Marbella. / M. H. (Marbella)

El grupo ‘Ecologistas Malaka’ ha iniciado una campaña contra las concesiones de chiringuitos de hormigón y con sótano, así como la ocupación de la playa que suponen estas estructuras, para lo que ha presentado una serie de denuncias y alegaciones ante la Junta de Andalucía con el fin de que se revoquen las mismas, se sancione y no se otorguen nuevos permisos, según ha destacado el abogado del colectivo, Salvador Campos.

Así, la agrupación ha lanzado esta iniciativa “en defensa del uso público de las playas”, con la que han presentado “alegaciones” a “una serie de concesiones que la Junta está sacando a información pública para la concesión de nuevos chiringuitos de hormigón” y que “en algunos de los casos incluyen sótano”, los cuales corresponden a “particulares que están solicitando” el permiso para este tipo de establecimientos. En concreto, las peticiones son para construcciones en las playas de El Pinillo, El Realejo y La Víbora, según ha precisado.

Asimismo, desde el colectivo ecologista denuncian que “están saliendo solicitudes de concesión a otros chiringuitos ya existentes” y que “en muchos casos no tienen la situación regularizada”, a las que han presentado alegaciones. El objetivo es, según el abogado, “legalizarlos y en muchos otros casos construir nuevos establecimientos más grandes y de hormigón”. En la actualidad existen “al menos 3” de estos proyectos en información pública, ha agregado.

Por otro lado, Campos ha mostrado el rechazo de ‘Ecologistas Malaka’ a las concesiones “otorgadas por la Junta de Andalucía entre 2012 y 2013 al Ayuntamiento de Marbella” y que se dieron para “cambiar los chiringuitos tradicionales por otros de hormigón”, en la “mayor parte de los casos con sótano”. Sobre las mismas, ha detallado que el Consistorio las sacó a “concurso público y las otorgó a una serie de particulares”, asegurando que “en los últimos años esas concesiones se están construyendo”, cuando las autorizaciones marcan que las obras deben producirse en el período de un año. Al detalle, ha indicado que “se han denunciado concesiones que incumplen el plazo y aún no se han construido” en las playas de San Pedro (2), Nueva Andalucía (1), Nagüeles (1) y Real Zaragoza (1), aunque ha matizado que esta última autorización fue “posterior” al período indicado.

En este sentido, ha subrayado que “hasta ahora en Marbella, casi todas las concesiones de los chiringuitos las ha tenido el Ayuntamiento”, por lo que ha valorado que éste “tiene la obligación de vigilar que se cumpla la concesión por parte de los concesionarios”, asegurando que “esos terceros las están transmitiendo a otros particulares” sin “haber realizado la obra”. Estos traspasos “están previstos en la concesión”, por lo que “no es nada ilegal”. 

Otro de los problemas que genera este tipo de construcciones y que denuncian desde el colectivo ecologista es que la “ocupación” de la playa es “muy superior” a “los 150 metros cuadrados autorizados” que tiene “la mayor parte” de los establecimientos, mientras que aseguró queestán ocupando 400, 500 e incluso 1.000 metros cuadrados”.

Por ello, desde el colectivo han presentado una serie de denuncias ante la Junta de Andalucía para que “se sancione por el exceso de ocupación” y se “revoque la concesión para la instalación de chiringuitos de hormigón con sótano”. Al mismo tiempo, que se retiren aquellas concesiones por “incumplir la obligación de construir en el plazo de un año”, que es el tiempo que se marca en la autorización, ha señalado. 

La Demarcación de Costas en Málaga -dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España-, ha apuntado por su parte que la competencia para otorgar las concesiones a los chiringuitos corresponde a la Junta de Andalucía, mientras que al organismo de carácter estatal “le corresponde el informe preceptivo, tanto de la integridad física como del uso público del dominio público marítimo-terrestre”.

En relación a este asunto, desde el organismo han señalado que “los sótanos rigidizan la costa y dañan la propia dinámica” por lo que lleva “desde hace unos años informando desfavorablemente concesiones nuevas” que tengan este elemento.

Al hilo de ello, ha indicado que este tipo de edificaciones de hormigón con sótano “dificultan enormemente la regeneración del entorno, ya que al ser una obra fija, hormigonada y de cimentación altera profundamente ese espacio natural”. Además, ha añadido que “suponen obstáculos al alcance del mar, a la propia marea”, que cuando alcanza esas construcciones no funciona “con el efecto amortiguador de las arenas, sino como roqueo o acantilado natural que aumenta la energía del oleaje y produce que se pierda más arena”.

Por su parte, el Ayuntamiento de Marbella ha especificado que durante los años 2012 y 2013 “se obtuvo el título concesional de 25 chiringuitos que ya estaban en las playas” de la ciudad por parte de la Junta de Andalucía, con los “informes favorables” de la Demarcación de Costas para todos los establecimientos. Una vez obtenidas las concesiones, el Consistorio “tramitó el correspondiente expediente de concesión a favor de terceros, que fueron los adjudicatarios” de la contratación.

Sobre los proyectos que se tramitaron a la Junta y que obtuvieron la concesión administrativa, ha señalado que “fueron los que en su momento se presentaron”, destacando que en aquella época era “habitual” solicitar “edificaciones de hormigón con sótano”. Según han detallado desde la Administración local, el título concesional de los mismos “exige hacer las actuaciones conforme a lo que en él se determina, ya que en caso contrario se puede producir la pérdida”.

Respecto a las actuaciones realizadas por los chiringuitos, el Ayuntamiento ha destacado que “una decena de estos establecimientos ha realizado las obras conforme al proyecto, otros están ejecutando la actuación y una tercera parte no ha realizado aún las obras”. En este último punto, ha precisado que no se han desarrollado los trabajos “por motivos económicos”, porque “en algunos casos estaban pendientes de informes externos” o “han ido realizando actuaciones menores y no desean modificar un concepto de chiringuito que se aleje de lo que tiene”.

En cuanto al cumplimiento de las concesiones y del desarrollo de las obras, el Consistorio ha apuntado que “está contactando con los titulares de los establecimientos, ya que la Junta ha solicitado que se acredite la realización de las obras”. En el caso de aquellos negocios que no quieren ejecutarlas, ha subrayado que “será necesario tramitar una modificación del título concesional, para lo cual deberán aportar el proyecto”. En todo caso, ha matizado que “el control del cumplimiento de la superficie de los títulos corresponde a la Junta de Andalucía”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios