Marbella

Familiares de la residencia Azalea de Marbella piden atención médica

  • l El centro asegura que mañana martes se incorporará un nuevo facultativo a prestar el servicio

Familiares afectados se concentran en la puerta de la residencia Domusvi Azalea de Marbella. Familiares afectados se concentran en la puerta de la residencia Domusvi Azalea de Marbella.

Familiares afectados se concentran en la puerta de la residencia Domusvi Azalea de Marbella. / M. H. (Marbella)

Varios familiares de personas mayores alojadas en la residencia Domusvi Azalea de Marbella, donde se detectó un brote de Covid-19 a mediados de septiembre, demandan más información y dotar a los residentes de la atención médica necesaria, mientras que el centro asegura que el próximo martes se incorporará “un nuevo facultativo”.

Ello se debe, según la residencia, a que “la doctora titular del centro está de baja por maternidad y la sustituta finalmente estuvo unos meses y después se marchó”. Los familiares señalan que tanto la médica como la enfermera “dimitieron” tras detectarse el brote de coronavirus, registrando en estos momentos un total de 108 contagios y 14 fallecidos, según los últimos datos de la Junta de Andalucía.

Pepi Morales tiene a su madre de 73 años en la residencia desde hace seis y ha dado “positivo” en Covid-19 en al segunda ola de la pandemia. Ha apuntado que la familia se enteró del brote “a través de los medios”. “Es frustrante que no te den información”, ha lamentado. Por otro lado, ha asegurado que la doctora y la enfermera “han dimitido”, por lo que “desde mediados de septiembre están sin médico y va el 061”. 

Así, ha señaló que “desde mediados de agosto” no ve a su madre porque “las visitas están restringidas” y desde entonces solo ha mantenido dos videollamadas. También ha destacado que a los positivos “no les vuelven a hacer un segundo test” y “pasan a la zona limpia sin saber si están recuperados o tienen los anticuerpos”. Por ello, pide “que los abuelos estén bien, personal sanitario adecuado y que nos den información precisa”.

Otro familiar cuyo padre ha sido positivo, y que ha preferido estar en el anonimato, ha denunciado que “en agosto por protocolo la residencia se cerraba y no nos dieron explicaciones”, y que según ha valorado fue “porque tenían el Covid dentro y no nos dijeron nada”. Asimismo, ha lamentado que tras pasar el anciano 15 días aislado, “pedimos la repetición de la prueba” y “la han desestimado”. Aseguró que “no me dejan sacarlo” del centro. “Están encerrados, nos les da el aire”, ha lamentado, al tiempo que ha criticado la “falta de personal”, que es una demanda compartida por los familiares consultados.

En la misma línea se ha manifestado otra hija que también ha preferido mantenerse en el anonimato “por miedo a represalias”, quien ha apuntado que la mayor necesidad de los residentes es “socializarlos ya”, para lo que ha sugerido “habilitar” espacios para los ancianos que han superado el virus . Su madre, de 90 años, dio “positivo” y “lo ha pasado sin mayor preocupación”. A pesar de ello, ha lamentado que una vez que se confirma el contagio “los individualizan en habitaciones aisladas 15 días”, sin “terapia ocupacional” ni “fisioterapia”.

Otros casos más drásticos hablan de fallecidos, como es el de Milagros Hernández, cuya madre murió el 18 de septiembre. “Después de ocho días estando estable, sin fiebre y comiendo por sí sola, según dice la residencia; al noveno ingresa en el hospital y al décimo fallece”, asegurando que la anciana llegó al centro sanitario “en muy malas condiciones”, con un “fallo renal y deshidratación extrema”.

La misma situación ha vivido Lorena Moret tras la muerte de su abuelo el 19 de septiembre. Critica que “solo tenía el oxígeno puesto, cuando llevaba dos días sin comer, ni beber. ¡Ni un suero!”, según observó en una visita que realizó el día 14 tras informar la residencia el día anterior de que había dado “positivo”, por lo que le permitieron acceder ante su estado de salud . También llegó al hospital con “insuficiencia respiratoria y renal”, “deshidratación y ningún tipo de medicación”.

Mari Ángeles Cuadro perdió a su padre el 29 de junio. “Llegó al hospital grave, con todos los síntomas del Covid, insuficiencia respiratoria y neumonía”, según sostiene que le trasladó el personal sanitario, mientras que en la residencia “lo estaban tratando por una bronquitis”. Aunque ha aclarado que la PCR que le practicaron en el Costa del Sol salió “negativa”. Por ello, han afirmado que están buscando un abogado para “denunciar el caso de manera colectiva”.

Por su parte, Domusvi Azalea asegura que mantiene una “comunicación diaria con los familiares de todos aquellos residentes que son positivos, independientemente de que sean asintomáticos, y semanalmente con los de aquellos que son negativos”.

En cuanto a la asistencia médica, indica que tras la marcha de la doctora sustituta “en todo momento hemos estado respaldados por el centro de salud de referencia”. En este sentido, detalla que “para cualquier asunto médico”, se pone en contacto con la Unidad de Residencia, que es un servicio similar al de médico de cabecera. También con Epidemiología, con el centro de salud, y con el 061 en caso de urgencia, algo que siempre se hace para cualquier emergencia, “como ocurre cuando el mayor está en su domicilio”.

Respecto a la falta de personal, la residencia destaca que “el centro está muy por encima de la ratio” y “no es cierto que falte”, subrayando que “hay personal de Enfermería que cubre todos los horarios y también del resto de especialidades como auxiliares, psicólogos, fisioterapeutas, trabajadores sociales y animadores sociales”.

Preguntada por las visitas, desde el centro han señalado que “siempre se ha seguido la normativa autonómica”, sin detallar en qué fecha empezaron a restringirse. Igualmente, han apuntado que es el área de Epidemiología del Distrito Sanitario Costa del Sol “la que determina los protocolos y la que puede informar” sobre la realización de pruebas de detección del coronavirus. Sobre la posibilidad de sacar a un usuario del espacio, han indicado que “siempre que el residente es negativo se puede marchar” y también “disponen de un permiso de vacaciones” si no son positivos.

En relación a la denuncia de la mala situación en la que han llegado los enfermos al hospital y que han fallecido deshidratados y con insuficiencia renal, así como que el centro no ha suministrado suero, han apuntado que “no es cierto”. Y añadieron: “No hay problemas o deficiencias de materiales de seguridad y sanitario, todo lo contrario. Se cuenta con un stock de material permanentemente para abordar cualquier situación durante un período de tres meses”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios