Marbella

Marbella lanza un plan para extinguir los coches de caballos en tres años

  • El Ayuntamiento destinará 330.000 euros este año para rescatar unas diez licencias

Vista de un coche de caballos en el centro de Marbella. Vista de un coche de caballos en el centro de Marbella.

Vista de un coche de caballos en el centro de Marbella. / Mª Jesús Serrano (Marbella)

El Ayuntamiento de Marbella ha lanzado un plan para extinguir en los próximos 3 años las 19 licencias de coches de caballos que hay activas en la ciudad, para lo que en este ejercicio destinará 330.000 euros con el fin de rescatar unas 10 concesiones, según ha anunciado este martes el portavoz municipal, Félix Romero. 

El concejal ha destacado tras la Junta de Gobierno Local que en la misma se han expuesto las “líneas maestras” de la iniciativa municipal, que ha diseñado el Consistorio en colaboración con las asociaciones. 

“Para esta Corporación resulta de interés público establecer medidas que puedan ir generando la disminución de ese número de licencias”, ha apuntado Romero, quien ha señalado que el rescate de estas concesiones se haría en tres años “con carácter voluntario” de los titulares del servicio de coches de caballos.

Para ello, ha asegurado que se prevé abonar a éstos “las cantidades que por indemnización les correspondiese como consecuencia de la restitución de las licencias, que serían directamente suprimidas”.

En este sentido, ha destacado que “hay una partida presupuestaria prevista ya en este ejercicio de 330.000 euros” para rescatar unas 10 licencias, la cual se irá incrementando hasta culminar la revocación de las 19 concesiones en 3 años.

Así, y según la tasación que ha realizado una “empresa externa”, el coste que debería asumir el Ayuntamiento por cada licencia es de 30.500 euros, unas cuantías que “no pueden ser negociadas porque son fruto de una tasación independiente y externa”.

Romero ha manifestado que “lo ideal” sería terminar con los coches de caballos en la ciudad, un planteamiento que ha argumentado en aspectos como la dificultad que supone para estos vehículos prestar el servicio tras peatonalizar muchas calles del centro que formaban parte de su circuito turístico o “la implantación de una red básica que tiene que ser complementaria de la peatonalización” con vías vertebradoras como las avenidas Ricardo Soriano, Ramón y Cajal o Severo Ochoa. También la dificultad de ubicar paradas y el descenso de los ingresos debido a la Covid-19.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios