Mundo

Maduro se aferra a los militares y Guaidó los atrae con la amnistía

  • El líder chavista anuncia los ejercicios castrenses "más importantes en 200 años"

  • El opositor afirma que quiere "rematar el trabajo" y echar al presidente

Maduro posa con las tropas durante unos ejercicios militares en el fuerte Paramacay, en Carabobo. Maduro posa con las tropas durante unos ejercicios militares en el fuerte Paramacay, en Carabobo.

Maduro posa con las tropas durante unos ejercicios militares en el fuerte Paramacay, en Carabobo. / Prensa de Miraflores

Comentarios 5

El Ejército se ha convertido en un botín para los dos frentes que pugnan por el poder en Venezuela: el Gobierno presidido por Nicolás Maduro y el bloque opositor, cuya figura principal está encarnada por Juan Guaidó, el jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento), y autoproclamado hace unos días mandatario de Venezuela.

Maduro encabezó ayer, en un acto que demuestra la relevancia de los soldados en este conflicto, unas maniobras militares con las que mostró su confianza en el Ejército, mientras que la oposición recorre los cuarteles para entregarle a los uniformados del país el texto de una ley con la que pretenden que no lo acate y trata de atraerlos con una amnistía.

Tras acabar las maniobras en el Fuerte Paramacay, ubicado en la localidad de Naguanagua del céntrico estado de Carabobo, Maduro se acercó a los militares que habían participado en los ejercicios y aseguró que los opositores "quieren que la fuerza armada se convierta en golpista". "¿Ustedes son golpistas?", les preguntó, a lo que los soldados reunidos le respondieron con un sonoro "no, presidente".

A continuación, les preguntó si eran constitucionalistas y antiimperialistas y respondieron de nuevo a coro que sí lo son. Tras escuchar sus respuestas, Maduro les gritó "traidores nunca, leales siempre", eslogan que ha acuñado recientemente y que repite con frecuencia.

La oposición venezolana inició una campaña para hacer llegar a los militares y policías del país el texto de una ley que aprobó recientemente el Parlamento, donde tiene amplia mayoría, y que pretende que no acaten la autoridad de Maduro. El documento fue entregado en varios destacamentos de Caracas y en algunos casos los militares lo destruyeron.

Tras su visita al cuartel militar Paramacay, Maduro aseguró que se iba "cargado de energía" y con confianza "plena" "en el Ejército bolivariano". Poco antes, les había dicho a los militares que ellos conforman "la fuerza armada chavista" y les pidió que estuvieran orgullosos de ser chavistas porque Hugo Chávez fue "el que refundó este Ejército".

Además, les pidió que se preparen para "los ejercicios militares más importantes de la historia en 200 años", si bien no precisó en qué fecha se producirán.

"Orden" de no disparar

Guaidó, a su vez, dio ayer "una orden" a los militares para que no disparen ni repriman a los ciudadanos que se manifiestan en las calles para exigir el fin de la crisis en el país. "Hoy te doy una orden: no dispares al pueblo de Venezuela, a los que de manera clara, constitucional han salido a defender a tu familia, a tu pueblo, a tu trabajo, a tu sustento. Hoy, soldado de Venezuela, te doy una orden: no reprimas manifestaciones pacíficas", afirmó tras ir a misa en la iglesia de San José en Chacao, en el este de Caracas.

Subrayó que la oposición quiso "tenderle la mano" a militares y policías al iniciar una campaña para hacerles llegar el texto de una ley que aprobó recientemente el Parlamento y que busca que los funcionarios ignoren como gobernante a Maduro.

Además, informó de que el vicepresidente de la Cámara, Édgar Zambrano, está "organizando una reunión con víctimas y familiares" y señaló que, pese a esa ley, "no va a quedar impune el asesinato de tantos jóvenes venezolanos". "La amnistía es para generar gobernabilidad y avanzar", recalcó.

Asimismo, Guaidó aseguró que está dispuesto a "rematar el trabajo" para forzar la marcha del presidente Nicolás Maduro y ocupar su puesto de manera pacífica, en una entrevista que publicó The Guardian. "La frustración se ha tornado en esperanza. La gente se atreve a soñar de nuevo. Hemos despertado de una pesadilla para tener nuevos sueños, soñar con el futuro, con nuestro país, no con lo que éramos, sino con lo que podemos ser", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios