Cultura

'Camino' derrota a 'Los girasoles ciegos' en los Goya de Penélope

  • Seis premios fueron los que se llevó el largometraje de Javier Fesser, todos los importantes, mientras que las expectativas de José Luis Cuerda se quedaron en el galardón póstumo a Rafael Azcona

Un anegado Palacio Municipal de Exposiciones y Congresos de Madrid, al que las lluvias le sacaron las goteras, acogió anoche la gala de la vigésimo tercera edición de los Premios Goya, la gran fiesta de nuestro cine, que también hace aguas: ni una sola película española estrenada en 2008 se encuentra entre las diez de mayor recaudación en la taquilla nacional y el número de espectadores ha vuelto a descender. Es lo que hay, pero ayer era el momento de poner buena cara y echarse unas palmadas en la espalda. Ah, tampoco quedaron fuera del guión el arremeter contra la piratería, el demonio, así como las repetidas peticiones de mayor apoyo y protección institucional. Entre tantas penas -hasta se rompió un Goya al caerse al suelo-, consoladas por el humor de los chicos de Muchachada Nui, Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda se quedaron tuertos y Camino gozó de una sorprendente buena salud. La imagen de la ceremonia fue la de Penélope Cruz con su Goya a la Mejor Actriz de Reparto por su interpretación en Vicky Cristina Barcelona, ¿un empujón para el Oscar? Lo recogió, muy emocionada, y se marchó al aeropuerto rumbo a Los Ángeles -es el tercero que coloca en su chimenea-. "Yo siempre he sido muy fan de Woody Allen", manifestó Penélope.

Había pocas apuestas malagueñas en estos Goya, como la del cantante Zenet, que en la categoría de Mejor Canción Original se quedó sin subir al atril porque era el turno del hip hop, así que la estatuilla se la llevó El Langui, quien también buscó hueco en su butaca para la de Mejor Actor Revelación -esos dos más el de Mejor Dirección Novel, para Santiago A. Zanou, formaron el pleno al tres de El truco del manco-. Pero 3 días, ganadora del Festival de Málaga. Cine Español, y producida por Antonio Banderas, al menos se llevó algo, uno por el Mejor Sonido. El buen ojo de Banderas como productor le dio otro premio, el Goya a la Mejor Película de Animación que recayó en El lince perdido, un producto andaluz al cien por cien.

No muy español fue el Goya al Mejor Actor Protagonista, que fue para Benicio del Toro, el Che más cool posible. En ese momento se mascaba la tragedia el grupo de José Luis Cuerda, porque Los girasoles ciegos no veía la luz al final del túnel del fracaso que vivía. Mientras, ah Plutarco y sus montajes paralelos, Fesser y su Camino ya acariciaban un buen número de premios.

Y ocurrió lo que se intuía desde el comienzo de la ceremonia, que Camino destrozó a Los Girasoles Ciegos. La cinta de Javier Fesser, polémica para algunos, se llevó seis premios Goya, todos los importante, y la gran aspirante, el filme de José Luis Cuerda, se confirmó con uno, de las quince candidaturas que había recibido. Eso es una derrota de las que duelen -Almodóvar sufrió una peor hace ya bastantes años-.

El homenaje oficial de la Academia era para el cineasta Jesús Franco, incombustible hasta en silla de ruedas, pero el Goya al Mejor Guión Adaptado que recibió Rafael Azcona a título póstumo, por su trabajo en Los girasoles ciegos, supo mejor. Con él se fueron las mejores palabras de nuestro cine.

Por lo demás, todo el mundo se fue contento a casa. Bueno, no todo el mundo, porque Agustín Díaz Yanes y su muy nominada Sólo quiero caminar también se llevaron una buena bofetada, aunque salvaron la cara con el Goya a la Mejor Fotografía.

En felicidad, nadie superó anoche a Nerea Camacho, Goya a la Mejor Actriz Revelación por su trabajo en Camino, quien reconoció que anoche se sentía "protagonista de un cuento de fantasías" después de haber llorado "mucho" por la emoción y por el apoyo de sus padres. Camacho se mostró muy contenta por ganar el "pedazo de cabezón" -en referencia al galardón-. Y a candidez tampoco se pudo superar a la joven actriz, que dijo que todas sus compañeras y amigas de colegio se habían reunido en una casa para ver juntas la gala de los Goya.

En una noche en la que hasta Mortadelo y Filemón se fue a casa con un Goya, al Mejor Maquillaje, la decepción de Cuerda tuvo que ser grande, como la alegría de Fesser, aunque ninguno de los dos ha triunfado en los cines.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios