Cultura

Caramala vuelve al cole

  • La compañía recupera sus viejos espectáculos en la Cochera Cabaret mientras prepara nuevo montaje junto a Chiqui Carabante

Hay noticias que procuran una especial satisfacción y ésta es una de ellas: la compañía malagueña Caramala, integrada por las actrices Carmen Baquero, Virginia Muñoz y Noemí Ruiz, vuelve al cole. O a la carga, que es lo mismo. Quienes han visto alguno de sus espectáculos saben que, en realidad, nunca se han ido del todo: cada representación se brinda como una oportunidad inolvidable para el regocijo, porque para eso, en fin, servía la comedia. Pero la ocasión de volver a disfrutar del trío en vivo y en directo se echaba irremediablemente de menos. En los últimos años han surgido otros proyectos personales y retos de la más diversa índole; y las Caramala, artistas especialmente queridas entre el gremio, han sabido sacarle provecho a todo. Ahora, sí, Caramala vuelve, y lo hace tirando de lo viejo y lo nuevo, recuperando repertorio y con proyecto en marcha bajo el brazo. Por si alguien lo dudaba, hay Caramala para rato.

El come back es inmediato: Baquero, Muñoz y Ruiz llevarán en los dos próximos días al escenario de la Cochera Cabaret sus dos primeros trabajos, La hora feliz (el domingo 9) y Caramelo (el miércoles 12), los dos dirigidos por quien ha sido su principal aliado en esta trayectoria, el también malagueño Sergio Rubio. Además de estos dos montajes, Rubio armó con Caramala un tercero, Barrio de la Paz, que contaba también entre sus protagonistas con Javier Ojeda, en un espectáculo musical que sirvió de promoción al disco del mismo título del cantante y compositor. Ahora, puestas las cosas en su sitio y reunido el trío, sobrepuesto a las distancias y a sus experiencias individuales, Caramala tiene barrunta ya su próximo órdago a la comedia. Su compañero de viaje será en este caso el director de cine y teatro Chiqui Carabante, otro malagueño aunque residente en Madrid, que en la pasada edición de los Premios Max fue finalista al premio a la autoría revelación por su obra Desde aquí veo sucia la plaza, acogida de forma notable por parte de la crítica y del público en Madrid (y que en Málaga, por cierto, sigue pendiente de representación). Es en la capital del reino, de este modo, donde Caramala tiene instalada por ahora su cocina, de la que saldrá el nuevo montaje con vistas a su estreno a lo largo del próximo 2017.

Desde las últimas actuaciones de Caramala, las tres actrices han seguido haciendo de las suyas en registros bien distintos. Carmen Baquero estrenó en el Festival de Teatro de Málaga El desenlace, otra obra de Sergio Rubio que volverá a ponerse en escena el próximo día 21 de octubre en el Centro Cultural Provincial; y el pasado agosto participó en el estreno del montaje de Las troyanas de la compañía La Imprudente en el Teatro Romano (un proyecto para el que la agrupación busca actualmente nuevas funciones); durante todo este mes, además, se la puede ver en Microteatro con La melancolía de las jirafas, de Alberto Conejero. Virginia Muñoz fue una de las protagonistas de la película 321 días en Michigan de Enrique García y recibió el Premio Trayectoria en la gala Málaga Cinema de la pasada edición del Festival de Cine Español de Málaga, si bien en lo que a las tablas se refiere se ha convertido en actriz indispensable para el ciclo de los Clásicos en verano que la compañía Pata Teatro celebra en el patio del Instituto Vicente Espinel en julio y agosto (la pasada edición cosechó un éxito especial con Mucho ruido y pocas nueces de William Shakespeare); y el próximo 28 de octubre estrenará en el Teatro Alameda la comedia de Álvaro Carrero En ocasiones veo a Umberto. Noemí Ruiz, por su parte, forma parte del elenco protagonista de la serie de televisión Allí abajo. Con tanto talento junto sólo podía salir Caramala.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios