Cultura

Chiquito, vanguardista del más allá

  • El filósofo y crítico de arte Ernesto Castro analiza en una conferencia las influencias del maestro del humor malagueño y su legado en la 'commedia'

El humorista Chiquito de la Calzada, una figura de preclara influencia. El humorista Chiquito de la Calzada, una figura de preclara influencia.

El humorista Chiquito de la Calzada, una figura de preclara influencia. / javier albiñana

"Chiquito es el artista más revolucionario nacido en Málaga después de Picasso". Así de contundente es el filósofo y crítico de arte Ernesto Castro al hablar sobre el humorista malagueño Gregorio Esteban Sánchez Fernández, más conocido como Chiquito de la Calzada, al que hubo que decir adiós el pasado 11 de noviembre. De su legado y las influencias que forjaron al maestro de la comedia habla hoy el pensador en una conferencia en el Museo Carmen Thyssen de la ciudad.

Bajo el título Chiquito de la Calzada: folclore y vanguardia, Castro analiza las influencias en el humorista de una serie de figuras del "flamenco irónico de Torremolinos", como El Brillantina -fallecido en un accidente de coche en los 70-, que "incorporaban chistes en sus cantes como una forma no solamente de aliviarse la voz, sino como de creación y subversión del lenguaje", explicó ayer a este periódico el filósofo.

Empleó el término 'mariquita' para referirse a todo el mundo y así subvertió el lenguaje homófobo desde dentro"

En cuanto a la vanguardia, Castro indaga en la influencia que Chiquito ha tenido como artista contemporáneo en otros humoristas que se mueven más en Internet, como Ignatius Farray o Venga Monjas, que entran en la categoría del "posthumor", "una forma de humor que no tiene gracia por sí misma, por el chiste que se cuenta, sino más bien por la persona que lo está contando y cómo lo está contando", detalló.

La influencia en estos cómicos es tal que Venga Monjas incluso dedicó hace un año un vídeo titulado 25 años en comorl, apuntó Castro. En el corto, un desorientado Miguel Noguera -otro de los "posthumoristas"- despierta tras 25 años en coma y lo primero que le dicen es que tiene que ponerse al tanto sobre Chiquito. Ignatius Farray también recurre al manual de Chiquito al tomar de éste los diálogos entre padre e hijo, como se aprecia en uno de sus monólogos: "Papá, lo de Wikileaks".

"Ese tipo de estructura de chiste que consiste en alargar una historia hasta que acaba siendo ridícula por una cuestión de tiempo más que de contenido es algo que está en el propio Chiquito", señaló. Otros que también recurren al malagueño son Muchachada Nui y principalmente Joaquín Reyes, con "la imitación de famosos que no intenta adecuarse a su tonalidad de voz o su acento, sino que los españoliza o los convierte en castizo a través de un acento local". Esto es algo que Chiquito hacía en Torremolinos al cantar canciones de Sinatra en "inglés inventado", técnica que tomó a su vez de El Brillantina, destacó el filósofo.

Pero el humor de Chiquito no guarda solo recursos para los cómicos, en él había mucha filosofía. "Hablaba habitualmente al público en grandes relatos, lo que recuerda a aquella tesis de François Lyotard, el filósofo posmoderno, en que la posmodernidad consiste en el fin de los grandes realtos". En sus historias, Chiquito "era posmoderno en términos estéticos porque violaba las tres órdenes aristotélicas -el espacio, el tiempo y la acción- y mezclaba la alta y la baja cultura en sus chistes", precisó Castro.

Sin embargo, en términos filosóficos se le podría considerar moderno "porque sigue de alguna forma creyendo en esas figuras clásicas del humor de toda la vida como el médico, el borracho o el cornudo", apuntó.

Además, su uso del lenguaje oculta más de lo que parece a simple vista. Con el empleo "indiscriminado" de las palabras "mariquita" y "vaginal", lejos de los chistes homófobos que pueden parecer, lo que Chiquito hacía al utilizar estos términos "de manera sintáctica y no semántica -esto es atendiendo más bien al sonido que al contenido de los términos-", apuntó Castro, es que todo el mundo tuviera una vagina.

"Chiquito fue el primero que universalizó la vagina y universalizó el término mariquita para referirse a todo el mundo, con lo cual subvertió el lenguaje homófobo desde dentro. Es una tendencia clásica de los movimientos marginales de tomar los insultos con los que los designan para reapropiárselos", continuó Castro en este sentido.

Incluso en el aspecto más superficial de Chiquito, que es su forma de vestir, dicen mucho de él mismo, pues "cuando contaba un chiste no parecía que lo contara una persona sino 8, porque en Chiquito está el mariquita de pueblo que no ha salido del armario, está el señor mayor flamenco que se sabe todas las canciones de memoria, está el niño y está la persona que ha viajado a Japón y tiene un conocimiento de otras culturas", subrayó el filósofo.

Según Castro, Chiquito fue además el "primer friki" de las televisiones privadas, impulsó a Antena 3 en sus inicios y su figura "es esencial, como alguien que apela al mismo tiempo a una señora de 60 años o a un intelectual" en la mezcla de programas de entretenimiento, humor y cultura, frente a los de la cadena pública, algo que se consolida más tarde en Internet. Este papel "crucial" y su capacidad para evadir a la gente de la situación económica y política hacen que su humor perdure hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios