Cultura

Compañeros de Mary Carrillo recuerdan en su último adiós la gran labor de la actriz

  • Los restos de la actriz, fallecida el viernes, se incineraron ayer en el tanatorio de Alcobendas

"La mejor intérprete española del siglo XX, una mujer extraordinaria, culta, versátil, amable y divertida" son sólo algunos de los halagos que le dedicaron ayer a Mary Carrillo sus compañeros, entre los que se encontraban la ministra de Cultura, el director Mario Camus y el actor Fernando Guillén, todos rendidos ante su encanto y talento 'fuera de serie".

Los restos mortales de la actriz, que falleció el pasado viernes en Madrid a los 89 años a consecuneica de una parálisis cerebral derivada del alzheimer que padecía desde hacía tiempo, fueron incinerados en la mañana de ayer en el tanatorio de la Paz de Alcobendas en una ceremonia íntima.

La actriz Teresa Hurtado, una de las tres hijas de Carrillo y de Diego Hurtado, quien falleció en septiembre del año pasado, explicó que en estos momentos han querido estar "en familia" y que el funeral por su madre, "una mujer extraordinaria, que lo tenía todo" se celebrará el próximo mes de septiembre.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde que siendo una niña de 10 años "hizo" de hija de Mary Carrillo en la película Love Feroz (1975) destacó "la versatilidad" y el "rigor personal y profesional" de la actriz "en un contexto histórico y social para las artes escénicas y para la mujer muy diferente al de hoy en día".

Para Mario Camus, que la dirigió en Los santos inocentes y La colmena, era "un monstruo escénico", una actriz que sabía "decir" como nadie sus papeles y "una persona encantadora y muy divertida". Fernando Guillén, compañero en la película Más allá del jardín (1996), con la que ella ganó el Goya, resaltó que fue "la mejor actriz de todos los tiempos del teatro español".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios