Cultura

Descubren en la Cueva de la Pileta de Benaoján una nueva especie de isópodo terrestre

  • Del nuevo género hallado en esta cavidad del municipio de Benaoján da cuenta una revista científica de Nueva Zelanda

  • La cavidad es conocida por su arte rupestre, descubierto a principios del siglo XX

Documentación de una de las pinturas de la Cueva de la Pileta, en una imagen de archivo. Documentación de una de las pinturas de la Cueva de la Pileta, en una imagen de archivo.

Documentación de una de las pinturas de la Cueva de la Pileta, en una imagen de archivo. / Javier Flores (Benaoján)

Una nueva especie de crustáceo isópodo terrestre, ciego y despigmentado y de unos 3,5 milímetros, ha sido descubierta en el interior de la Cueva de la Pileta de Benaoján, que es famosa por sus pinturas rupestres prehistóricas.

El nuevo género hallado en esta cavidad de la sierra de Grazalema ha sido bautizado como Baeticoniscus bullonorum y su descripción ha sido publicada en la revista científica internacional Zootaxa, editada en Nueva Zelanda, informó ayer el Grupo de Espeleología de Villacarrillo (GEV) en un comunicado.

El hallazgo ha sido dado a conocer a la comunidad científica por el espeleólogo jiennense Toni Pérez-Fernández, presidente del GEV; el entomólogo catalán Adrià Miralles, y el naturalista mallorquín Lluc Garcia, éste último especializado en el estudio de los crustáceos terrestres.

Desde hace años el GEV desarrolla un trabajo de exploración biológica en las cavidades de Andalucía, también en colaboración con Adrià Miralles, y el estudio de los crustáceos terrestres recolectados se ha encargado a Lluc Garcia, del Museo Balear de Ciencias Naturales de Mallorca.

El trabajo de gabinete ha sido laborioso hasta conseguir establecer las correctas afinidades de este isópodo, para poderlo clasificar describir correctamente. Finalmente se ha tenido que instaurar un nuevo género para él, de momento monotípico, es decir, que solo se conoce por una única especie.

Pertenece a la familia de los triconíscidos y a la subfamilia de los haploftalminos (Trichoniscidae Haplophthalminae, en su denominación técnica), familia zoológica que incluye actualmente cerca de un centenar de géneros y unas seiscientas especies.

La mayoría de triconíscidos viven en ambientes epigeos húmedos y se encuentran, sobre todo, en cavidades subterráneas, son de tamaño pequeño o muy pequeño, generalmente despigmentados y muchos de ellos, sin ojos.

La nueva especie andaluza también es ciega y despigmentada, una característica habitual en los artrópodos troglobios que se encuentran en las cuevas, ya que su hábitat es el medio subterráneo profundo, y los ejemplares miden unos 3,5 milímetros de largo.

“Baeticoniscus bullonorum” presenta afinidades con otro representante del mismo grupo que vive en la misma Cueva de la Pileta y que también se conoce de otra cueva de Cádiz y de una de Gibraltar (Iberoniscus breuili).

También presenta afinidades con algunas especies encontradas únicamente en cavidades subterráneas de la región balcánica, de los Alpes orientales, en Italia, y de la región de Ática, en Grecia, por lo que se trata de un hallazgo de gran interés para entender la evolución de estas especies en Europa y su origen.

La familia Bullón es la gestora de esta cavidad, conocida internacionalmente por su arte rupestre y, desde el descubrimiento a principios del siglo XX, los integrantes de la familia han querido dar a conocer al público en general el mundo subterráneo de esta cavidad.

Además, han priorizado la conservación de su valor histórico, así como de la fauna tanto vertebrada (murciélagos) como invertebrada (multitud de artrópodos) que viven en su interior.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios