Flamenco

‘Diálogo con navegante’ abre este miércoles en el Teatro Cervantes la Bienal de Arte Flamenco

  • El montaje de Rubén Olmo, recién nombrado director del Ballet Nacional de España, está dedicado a José Tomás, cuya presencia en el público está prevista para el estreno

Rubén Olmo, en primer término, en la presentación del espectáculo. Rubén Olmo, en primer término, en la presentación del espectáculo.

Rubén Olmo, en primer término, en la presentación del espectáculo. / M. H.

La bailaora Triana Ramos encarna al diestro José Tomás en el espectáculo flamenco La imagen de una pasión: Diálogo con Navegante, que abre este miércoles a las 20:00 en el Teatro Cervantes la sexta Bienal de Arte Flamenco de Málaga, en el que se escenifica un reencuentro metafórico con el toro que casi acabó con su vida de una cornada en la plaza de Aguascalientes (México). El director escénico y coreógrafo de la obra, Rubén Olmo, recién nombrado director del Ballet Nacional de España, afirmó que se trata de un espectáculo en el que se ve “perfectamente” la “tragedia” de aquella tarde y en el que la bailaora de 21 años Triana Ramos interpreta al torero. Olmo aseguró que se ha ido “enamorando” del toreo y la personalidad del matador, al que calificó de “un personaje impresionante”. “José Tomás es una persona muy cariñosa, muy hermética y muy humilde y no se va a meter en temas de teatro”, ha expresado el director escénico, que ha resaltado que para el torero (que cedió los derechos de la obra) va a ser una “sorpresa” el espectáculo.

El diestro estará presente entre el público para ver el estreno de la representación, según afirmó el coreógrafo, y el director del Teatro Cervantes, Juan Antonio Vigar, adelantó que el Ballet Nacional de España dirigido por Olmo actuará el 22 y 23 de noviembre en el recinto malagueño.

Por su parte, el bailaor Antonio Canales interpreta al toro Navegante, al que considera también una “víctima de las circunstancias” a la que le toca “hacer que el torero sea bravo”, e hizo hincapié en el orgullo que sintió por el nombramiento como director del BNE de Rubén Olmo, que definió como “el verdadero bordador de la danza”. Triana Ramos se mostró muy agradecida por el trato recibido por parte de Olmo, del que ha resaltado que “no se puede tener un corazón más bonito y un alma más blanca”, y de Canales destacó que con su entrada al ruedo en el primer ensayo quedó tan “impactada” que no se acordaba ni de su propio nombre. “Desde que era niña soñaba con hacer esto. No recuerdo un día en que el flamenco, la música y la danza no estuvieran presentes”, declaró la bailaora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios