Funeral Manuel Alcántara El último adiós a Manuel Alcántara

  • Decenas de familiares, amigos y lectores despidieron hoy al periodista y poeta malagueño

  • Los asistentes destacaron su sabiduría, sentido del humor y bonhomía

Francisco de la Torre le entrega la bandera de la ciudad a Lola Alcántara Francisco de la Torre le entrega la bandera de la ciudad a Lola Alcántara

Francisco de la Torre le entrega la bandera de la ciudad a Lola Alcántara / A. Recio (Málaga)

Y llegó el último adiós. Decenas de personas pasaron hoy por la mañana por la capilla ardiente de Manuel Alcántara, ubicada en el salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga, para despedirse del maestro de periodistas, que falleció el miércoles en su vivienda en Rincón de la Victoria a los 91 años de edad. Unos minutos después de las 13:00, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, le entregó a la hija de Manuel Alcántara, Lola Alcántara, la bandera de Málaga ante los aplausos de todos los presentes. El silencio era respetuoso y casi sepulcral, solo roto por alguien que gritó “Viva Manuel Alcántara” y que fue acompañado por el “viva” de los familiares y amigos que acudieron.

“Manuel Alcántara representa un malagueño de proyección nacional y universal de la lengua española, una persona inteligente, culta, sensible, con un sentido del humor extraordinario, con una capacidad de ironía simpática y constructiva”, detalló De la Torre, quien subrayó que Alcántara “ha tenido una vida fecunda y plena”. “Para Málaga y para España es una gran pérdida y le agradezco la proyección que ha hecho de Málaga. Por eso fue hijo adoptivo, tiene la medalla de oro de la ciudad, una plaza con su nombre y habrá una escultura en su homenaje. Tengo mucho dolor”, añadió el alcalde.

La capilla ardiente se instaló el miércoles por la tarde, con la presencia de centenares de personas, entre las que se encontraban, por ejemplo, Juan Manuel Moreno o Antonio Banderas. Hoy jueves estuvo abierta entre las 9:00 y las 13:00 y hubo también decenas de asistentes, entre familiares, amigos y seguidores de sus artículos que querían mostrar sus respetos al fallecido, a su hija y sus nietas.

“La riqueza de conocerle y tratarle de cerca ha sido increíble. Siempre me hizo mucha gracia que escribiera con la Olivetti y no usara el ordenador. También me llamaba mucho la atención la capacidad que tenía para recordar poemas enteros, sus amistades... Tenía una gran memoria fotográfica. Yo pensaba que tenía un libro de citas para sus artículos al hacer tantas referencias cultas de otros autores, pero su libro de citas era su memoria. Estar junto a él era aprender. Se ha ido un hombre impresionante”, señaló Antonio Pedraza, presidente de la Fundación Manuel Alcántara.

“A Manolo, aparte de su figura como poeta y articulista, le conocí como persona. He tenido la oportunidad de estar en tertulias con él en los últimos 15 años y me enseñó a ver la vida de otra manera, valorar otras cosas. Me ha hecho mejor persona y me da mucha pena que se haya ido”, comentó el empresario Francisco Barrinonuevo, propietario de los colegios Novaschool.

“Se ha muerto una parte muy grande de Málaga. Cuando se muere un poeta no hay nada más triste, porque son de las personas que más admiro. Mi padre se bebía las noches con Manuel Alcántara en sus restaurantes y yo jugaba alrededor de ellos. Tengo tantas vivencias con él, sobre todo de mis padres... Se ha quedado huérfana la sensibilidad, Málaga y el planeta”, recalcó el torero Javier Conde.

El ataúd estaba repleto de coronas de flores como símbolo de la admiración que despertó El ataúd estaba repleto de coronas de flores como símbolo de la admiración que despertó

El ataúd estaba repleto de coronas de flores como símbolo de la admiración que despertó / A. R. (Málaga)

Juan Cobalea, presidente de la Fundación Málaga, recordó que Alcántara colaboró con varias colecciones.“He tenido el honor de trabajar juntos y era un ser humano excepcional, tanto desde el punto de vista de la amistad como de la literatura, el periodismo o la poesía. Ha sido un orgullo para Málaga”, explicó.

“Es un día triste para todos. Es una pérdida enorme. Era un patrono de referencia en la Fundación Unicaja, pero su legado perdurará por siempre. La obra de Manuel Alcántara ha sido uno de los pilares de nuestros proyectos culturales”, argumentó Sergio Corral, director general de la Fundación Unicaja, quien adelantó que tienen dos proyectos en marcha con la Fundación Manuel Alcántara que se harán públicos en las próximas semanas.

“Manolo fue un ejemplo para todos”, dijo el ex secretario general de CCOO en Málaga Francisco Gutiérrez, quien recordó la anécdota de que Alcántara fue el que dio el discurso de inauguración del 25 aniversario de la legalización de CCOO. “Me dijo: Paco, el sacrificio que hago por ti y por CCOO de levantarme y estar a las 10 de la mañana en el teatro Cervantes no lo hago por nadie”, porque no le gustaba levantarse temprano.

“Manuel Alcántara era un genio, alguien inolvidable que ha marcado una etapa muy importante en Málaga en el ámbito de la cultura. A nivel personal, me siento una auténtica privilegiada por haber conocido en primera persona a don Manuel, que era entrañable y un regalo para todos”, dijo la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Málaga Gemma del Corral.

“Ha sido brillante en todas sus facetas. Siempre se dice cuando falta alguien que es una pérdida irreparable pero el caso de Manolo es realmente insustituible. Ser amigo suyo era enriquecerse de sabiduría y de la vida. Es un dolor difícil de superar”, afirmó el socialista Luciano Alonso.

El pintor Evaristo Guerra le conocía desde joven y ayer recordaba emocionado sus andanzas. “Le vi por primera vez en Vélez Málaga cuando yo tenía 18 años en el bar de mi hermano Antonio y siempre hemos sido amigos. Me ayudó mucho artísticamente, me dio buenos consejos, me presentó a mucha gente en Madrid... Siento mucho su pérdida. Me ha dejado tan buenos recuerdos. Siempre hemos tenido una amistad muy justa y verdadera”, detalló. “Me llamaba Federico el de los jamones. Le tenía mucho cariño porque era un hombre especial, con un gran carisma. Se hacía querer”, decía el empresario Federico Beltrán.

A las 13:00, Francisco de la Torre cogió la bandera de Málaga del ataúd, se la dio a Lola Alcántara y los asistentes aguardaron la salida del féretro para su posterior entierro en un acto privado de la familia. Manuel Alcántara ya no está en persona, pero sí en sus artículos y, sobre todo, en el recuerdo de todos sus amigos. Recuerdos de felicidad, de amistad, de sabiduría, de bonhomía... de Manuel Alcántara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios