Cultura

Hallan una vasija funeraria del Neolítico en la Cueva de Nerja

  • La pieza, fabricada hace entre 4.000 y 5.000 años, ha sido localizada en una de las galerías de la cavidad abiertas al público

Imagen del vaso y su protección lítica desde la zona en la que se produjo el hallazgo. Imagen del vaso y su protección lítica desde la zona en la que se produjo el hallazgo.

Imagen del vaso y su protección lítica desde la zona en la que se produjo el hallazgo. / fundación cueva de nerja

De alguna manera, se encontraba a la vista de los visitantes dado que estaba en una de las galerías abierta al público. Entre 4.000 y 5.000 años -desde finales del Neolítico y principios de la Edad de Cobre- ha permanecido oculta una vasija funeraria en la Cueva de Nerja. Ayer, la Fundación daba a conocer el hallazgo definiéndolo como "uno de los descubrimientos arqueológicos más notables que se han producido en la cavidad en los últimos años". Los protagonistas, los miembros del equipo del Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja.

Fue a finales de marzo cuando la doctora Cristina Liñán, que trabaja junto al conservador de la gruta, Luis Efrén, descubrió esta vasija funeraria en una grieta a escasos metros del pasillo habilitado para el recorrido turístico en el lateral oeste de la Sala del Cataclismo. Se trata de un vaso esférico de unos 40 centímetros de alto y color gris, con un diámetro de boca entre los ocho y diez centímetros y buen estado de conservación, que pone de manifiesto el rito funerario empleado, semejante al utilizado en el mundo romano, consistente en colocar un depósito en el pequeño divertículo y taparlo mediante una lastra de roca carbonatada, acuñada en su zona superior con otro fragmento menor de espeleotema.

El descubrimiento cuadra perfectamente con la historia arqueológica de la Cueva de Nerja, que apunta a un intenso uso funerario en todo el espacio de las galerías turísticas, al tiempo que refuerza el peso que la cavidad tuvo en estas fases de la Prehistoria reciente en lo relativo al mundo funerario y simbólico de estas sociedades prehistóricas.

La Fundación Cueva de Nerja destacó que este sector ya era bien conocido por el equipo arqueológico y geológico de la cavidad. De hecho, según indicaro el extremo sur de la grieta donde se ha producido el hallazgo presentaba restos de una enorme hoguera con un rango de fechas que oscila entre el Paleolítico Superior y el Calcolítico. En la grieta también se aprecia sobre el lienzo oeste interno, un signo triangular, posiblemente doble, ejecutado en pigmento rojo con base de óxido de hierro, fechado en principio en el Paleolítico Superior.

La institución también señaló que la zona está bien estudiada apuntando a la masa de moonmilk, que engloba carbones prehistóricos con huntita como mineral predominante, así como del goteo natural, que presenta unas características hidroquímicas particulares. Precisamente fue el muestreo de agua lo que permitió este extraordinario hallazgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios