Arte

El CAC Málaga presenta ‘Drum Solo’, de Liliana Porter

  • El Espacio 5 del centro proyecta hasta el 9 de diciembre la pieza de vídeo de la artista argentina

Un fotograma de ‘Drum Solo’, de Liliana Porter Un fotograma de ‘Drum Solo’, de Liliana Porter

Un fotograma de ‘Drum Solo’, de Liliana Porter / CAC Málaga

El CAC Málaga presenta el vídeo de la artista argentina Liliana Porter Drum Solo (Solo de Tambor) (2000) en su Espacio 5, que acogerá hasta el 9 de diciembre esta pieza de videoarte tiene casi 19 minutos de duración. Drum Solo es una videocreación realizada mediante animación stop motion (animación fotograma a fotograma). En el vídeo, Porter le da vida a un reparto de personajes de juguete que han aparecido en sus obras de arte a lo largo de los años. Estas figuritas se presentan en escenas humorísticas, absurdas e incluso a veces, conmovedoras.

La artista manipula lo kitsch llamando la atención sobre los objetos y la ridiculez de estos como materiales esencialmente inútiles. Jugando con las subversiones espaciales, los diálogos inesperados y perturbando las proporciones, desde los años 70 del siglo XX ha ido creando un universo propio y unas sólidas y fascinantes propuestas de revisión de lo establecido, según informaron desde el CAC. Su amplio espectro creativo (pintura, instalaciones, estampas, video, dibujos, esculturas o teatro) describe un mundo particular y asombroso, que en cada momento hace gala de un finísimo sentido del humor, una ironía inteligente y una sutileza muy personal.

La obra que se proyecta en el CAC está realizada mediante animación fotograma a fotograma, una técnica que aparenta el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. Podría también definirse como animación artesanal, debido a que se construye el movimiento manipulando un objeto, con las propias manos. Como una película clásica, a modo de teatro, el primer minuto transcurre con un fondo negro y letras en blanco, primero inglés y después español con una música circense donde se puede leer: “Su extrañeza fue tal que permaneció un buen rato en su sitio, con los ojos fijos en el lugar donde había estado el palacio y donde ahora no lo veía, intentando convencerse de algo que no podía comprender”. Tras un redoble de un cerdito de porcelana, se suceden los títulos, los diferentes fragmentos y escenas de figuras en situaciones cómicas, dramáticas y sorprendentes. La música y los sonidos son esenciales en el montaje de la obra.

Liliana Porter (Buenos Aires, 1941) estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y en la Universidad Iberoamericana de Ciudad de México y obtuvo la Beca Guggenheim en 1980 y la Beca New York Fundation for the Arts en 1985. Ha expuesto individualmente en el Museum of Modern Art (MOMA) de New York, en los Museos de Bellas Artes de Caracas y Santiago de Chile, en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, en el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá, en el Museo Nacional de Artes Plásticas de Montevideo, en el Bronx Museum for the Arts de New York, entre otros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios