Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Llega Fancine Málaga

  • La Semana de Cine Fantástico celebra su décimo octava edición del 6 al 14 de noviembre ya convertida en festival

Ya falta menos para volver a pasar miedo y vivir aventuras increíbles en las salas malagueñas. El próximo jueves comienza Fancine, la muy renovada Semana Internacional de Cine Fantástico. El filme británico Penelope (Mark Palansky, 2006) es el elegido para abrir esta nueva etapa, ya en su décimo octava edición, que subirá su telón el próximo jueves 6 de noviembre en el Teatro Cervantes. Hasta el viernes 14 de noviembre, se sucederán novedades y clásicos en las pantallas del Teatro Alameda Multicines y de diversos centros universitarios, como el Paraninfo y el Rectorado.

El certamen que organiza la Universidad de Málaga, con el apoyo del Ayuntamiento, la Diputación y la Junta de Andalucía, celebra su mayoría de edad cambiando de imagen y nombre pero no de personalidad. Mucho cine oriental es lo que ofrece en su sección informativa, mientras que concursan en la sección oficial un buen número de producciones europeas. Lo que tampoco varia es el gran número de clásicos que se podrán ver, con la versión completa de Metrópolis, la obra maestra de Fritz Lang, como oferta más destacada –este montaje incluye escenas nunca vistas–. Además, se han organizado mesas redondas y conferencias –con temas como la robótica–. Los aficionados a la televisión tendrán la oportunidad de participar en un encuentro con los creadores y protagonistas de El internado, uno de los productos más populares de Antena 3 –será el viernes 7 de noviembre en el Paraninfo a las 19:00, y a partir de las 22:00 habrá un maratón de episodios–.

Más allá de las sorpresas que deparen las películas a concurso, la sección de premieres asegura algunos grandes momentos para el cinéfilo. Será posible disfrutar del experimentalismo de Peter Greenaway, del que se proyectará la inédita Nightwatching, una exploración por La ronda nocturna (1642), una de las grandes obras de Rubens.

En el campo de la animación, Fancine ha apostado por Idiots & angels, la producción más reciente del animador Bill Plympton, el gran outsider de la industria y uno de sus mayores revolucionarios. Esta cinta de 78 minutos se la juega y no utiliza diálogos.

Esto es un pequeño repaso a lo que se nos viene encima el próximo 6 de noviembre.

Una gran ventana a los clásicos que visitaron en el futuro

Una gran sección de clásicos, bajo el nombre de Así es el futuro, repasa el celuloide que intentó mostrarnos mundos alejados en el tiempo. Se podrá recordar cómo mostraban el porvenir maravillas como Alien. El octavo pasajero (Ridley Scott, 1979) o Atmósfera cero (Peter Hyams, 1981). Para los más pequeños se ha programado un guiño, la algo olvidada Dentro del laberinto (Jim Henson, 1986), película ochentera que mezclaba muñecos de la factoría Henson con estética pop –destaca la participación de David Bowie–. No está sobrado de material español esta edición de Fancine, pero sí que recupera una de esas obras que pocos han podido ver: Vampir-Cuadecuc (1970), el largometraje que Pere Portabella montó con la filmación del rodaje del filme comercial El Conde Drácula, de Jesús Franco. Portabella eliminó totalmente el color y sustituyó la banda sonora por un paisaje de colisiones imagen-sonido a cargo de Carles Santos: pura experimentación. Esta obra, por razones obvias, protagoniza la sección La película maldita. Algunas otras viejas producciones que se recuperan para la gran pantalla son Star Trek (Robert Wise, 1979), La fuga de Logán (Michael Anderson, 1976) y The man who fell to Earth (Nicolas Roeg, 1976), una explosión glam que protagonizó David Bowie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios