Cultura

Luis Antonio de Villena analiza la rebelión vital de los Panero

  • El escritor madrileño mezcla ensayo y memoria en la obra 'Lúcidos bordes de abismo'

Luis Antonio de Villena aúna ensayo y memoria personal en su nuevo libro, Lúcidos bordes de abismo. Memoria personal de los Panero (editorial Fundación José Manuel Lara), en el que recuerda su "cercana relación" con casi todos los miembros de la familia de los Panero, cuyo denominador común es su "rebelión ante la vida"

El libro también cuenta con un cuadernillo de fotos que ilustra la visión personal del autor sobre esta familia que, recuerda, "al principio estaba en contra del padre, para volverse luego contra la madre, la familia y finalmente contra la vida".

De Villena detalla que el punto de partida de la obra es El desencanto, la película dirigida por Jaime Chávarri en 1976 que narra las vivencias de la viuda (Felicidad) y los tres hijos del poeta Leopoldo Panero, fallecido en 1962, pero después sus protagonistas "llegaron más lejos, fueron mucho más allá".

"El mito de la familia Panero empieza contra su padre", recordó el poeta y ensayista, que también hace alusión a "un modelo de familia que ha hecho infelices a todos". Posteriormente, indica, los hijos se volvieron contra la madre, que era "elegante, distinguida y se inventa un mito romántico para salvarse de la soledad".

En cuanto a los hijos, Leopoldo María Panero, que vivió más de 30 años en un psiquiátrico, "era un maldito, que lo único que hacía era fumar y beber coca-colas, y para el que la escritura era una terapia". Su estancia en los psiquiátricos "le estabilizó, aunque no le ayudó a mejorar". "Leopoldo no murió: dejó que la vida le matase", apostilla el especialista.

De Villena lamenta que, a pesar del éxito literario que tuvo, "la gente que lo iba a ver, iba a ver un monstruo", fruto "del final de un proceso de una enfermedad psíquica que lo iba desfigurando". Además, asegura que, aunque "su obra corresponde a la de un gran poeta", algunos de sus poemas "son muy repetitivos" y han sido publicados "tal cual", sin que el autor haya podido depurarlos.

Además, el experto indica que, como el resto de los hermanos, se volvió "contra su madre para volverse luego contra la vida", al igual que les ocurrió a Juan Luis, al que describe como "el más normal pero a quien su pose de señorito le pasó factura porque eso no gustaba", y a José Moisés, conocido como Michi, al que define como "un gran perdedor".

En este punto, alude a "la facilidad que siempre han tenido los Panero para que las mujeres les protejan", pues, en el caso de Michi, cuando perdió su empleo como columnista también tuvo que dejar su casa y finalmente unas amigas le proporcionaron un pequeño apartamento en el que vivió hasta su muerte. "Era el más joven y fue el primero en morir", recuerda De Villena.

En cualquier caso, el autor afirma que los tres hermanos estaban "en contra de la familia tradicional", lo que se reflejó en su vida personal, ya que ninguno tuvo hijos "porque no se podía continuar la vida". "El error es la vida, la paternidad también era un error", asevera.

Otro tema que se aborda en el libro es la soledad de todos los miembros de la familia de los Panero, que ejemplariza en el fallecimiento de la madre, Felicidad Blanc, que murió sola pues sus hijos "no pudieron llegar a tiempo para verla con vida".

Por los numerosos detalles y vivencias reunidos en este libro -con el que la Fundación José Manuel Lara inicia una nueva línea editorial que combina el ensayo literario y la memoria personal-, De Villena califica la obra de "rara", sobre todo en España, "no tanto en la cultura anglosajona", por el perfil que se hace de todos los personajes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios