Cultura

El mestizaje de Macaco revoluciona el Festival 3 Culturas de Frigiliana

  • Más de 3.000 personas arroparon al grupo catalán, capitaneado por David Macaco, que presentó su nuevo disco, 'Puerto presente', cargado de ritmos de fusión

El hombre que revolucionó el verano con una "cancioncita", "un pequeño movimiento" como él dice, cautivó a Frigiliana. A Macaco no le hizo falta llegar a su famoso Moving para que el público levantara sus manos, y los pies no permanecieran en su sitio. Más de 3.000 personas disfrutaron de la música mestiza de Macaco en el Polideportivo Municipal en un concierto incluido en el Festival 3 Culturas. Y es que este joven artista abanderado de la fusión sin confusión dejó sin respiro a los asistentes con la mezcla de ritmos que se esconden en sus temas. El rocksteady se hace rumba, mandolas y cumbias se afinan en clave hip hop.

Las letras, un canto a la naturaleza o a la igualdad entre la cultura y sus gentes, encandilan a un público entregado al artista catalán. No en vano, Macaco encaja a la perfección con el espíritu con el que nació el Festival 3 Culturas de Frigiliana en el que se trata de resaltar los valores de solidaridad, diferencias entre razas o religiones.

Y así, desde uno de los balcones marineros de la Axarquía, Macaco presentó los temas de su último disco, Puerto presente. Bajo la mirada de un faro y con brújulas y banderas que comunican sobre el agua, Dani El Mono Loco arrancó un recital en el que tampoco quiso olvidar canciones de otras épocas como Giratutto de su segundo disco Entre raíces y antenas.

Macaco, en su nuevo disco, defiende el hoy, el ahora, que "es el único bien que atesora el hombre". Sus seguidores, jóvenes, rastas, hip-hoperos, mayores y niños se hicieron eco del mensaje disfrutando con el recital que comenzó con Aquí ahora. También interpretó Puerto presente, Tengo, Mensaje del agua o Amor marinero.

El artista catalán aprovechó su canción SOS del disco Rumbo submarino para hacer un llamamiento de solidaridad por los refugiadas saharauis. Basta una visita a www.todosconelsahara.

No fue ésta la única interpelación del artista catalán al público, ya que durante todo el concierto existió una gran conexión entre ambos y la participación de la gente fue plena. Palmas, movimientos de caderas y voces desde el suelo para acompañar a la rumba, los ritmos caribeños y árabes que trajo hasta Frigiliana. La tierra llama o Seguiremos son algunas de las canciones que interpretó apelando a la condición humana o a la naturaleza en una tierra rodeada de montañas y con la vista al mar.

Entre los momentos más aplaudidos del concierto sonó Giratutto que tocó sólo acompañado de una guitarra como hiciese en sus inicios cuando tocaba en las Ramblas de Barcelona. También tras el Moving que no dejó a nadie quieto, Con la mano levantá revolucionó el pabellón de Frigiliana. Tras una petición del público, Macaco volvió al escenario con nuevos temas y cerró con Incomunicados, donde todo el mundo bailó. No sólo se conformaron con eso sino que bajaron todos los miembros de la banda a saludar a los asistentes. Y es que a la calidad de este grupo que rebosa de sonoridad acústica con los instrumentos de cuerda pulsada y la percusión, se le suma la imaginación de sus letras donde prima el mestizaje como foco de conexión entre los pueblos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios